Saber que te vas de Cuba

Ernesto Carrolero

HAVANA TIMES — Desde el fin del preuniversitario, hace unos tres meses, mi círculo de amigos se ha visto reducido (o expandido, dependiendo de cómo se mire). Uno se fue para Ecuador, dos a los Estados Unidos y uno de los más cercanos espera irse de un momento a otro.

Siempre que alguno se marcha le preparamos una fiesta de despedida y cuando alguien pregunta:

“¿Qué es mejor que irte?”

La respuesta es casi instantánea:

“¡Saber que te vas!”

Que la seguridad de irte sea mejor que el acto de partir, es una muestra adelantada de nostalgia.

Aunque buena parte de mis conocidos tienen básicamente como proyecto de vida el exilio, todos los que lo han logrado padecen, al menos al inicio, la misma nostalgia que aún siente mi madre cuando dice que nunca se va a acostumbrar a vivir fuera de Cuba a pesar de los años que lleva en Holanda.

Abandonar a la familia, los amigos y todo lo que se conoce para comenzar desde cero en un lugar totalmente nuevo, es sin dudas una decisión difícil. Pero el hecho de quedarse es aún más impensable, sobre todo para la juventud.

Salir del país implica que al menos se podrá soñar con tener una casa, un auto, una serie de cosas aunque tengas que privarte de muchas otras. Es cierto que a veces llegarás del trabajo tan cansado que no tendrás ni ganas de sentarte ante el televisor plasma, pero lo mismo sucederá si te quedas, exceptuando que no tendrás el plasma.

De quedarte, el hecho de haber estudiado una carrera universitaria u obtener algún puesto importante en tu trabajo no hará mucha diferencia con respecto al salario.

Un amigo me comentó que quería irse para poder ser “una persona” y me dolió bastante su razonamiento. ¿Acaso no puede serlo en Cuba?

Aunque me cueste reconocerlo, para una generación tan práctica como la mía la respuesta es: no. A pesar de ello y de que la mayoría piensa irse definitivamente pues es la única opción que tienen, a muchos les gustaría regresar con recursos para montar un negocio, o trabajar un tiempo y luego venir a disfrutar de su dinero.

Estamos un poco mejor preparados para la aventura pues por familiares emigrados sabemos que aquello no es jamón pero hay muchas oportunidades. No queremos tener hijos por el momento. ¡Somos muy jóvenes! Tampoco queremos dejarlos atrás si nos toca partir.

Sabemos cómo se extraña a un padre porque los nuestros se fueron también buscando una vida mejor que tardó en llegar, o porque no pudimos reunirnos cuando hubiéramos querido.

Cuántas veces he descubierto que tras la superficialidad o frivolidad de los adolescentes se esconde el ansia de llenar una carencia. Tampoco la madurez prematura es voluntaria sino un mecanismo para sobrevivir solos.

Muchos jóvenes en Cuba han crecido sin alguno de sus padres, y no sólo porque éstos se fueron definitivamente sino porque están cumpliendo una misión internacionalista y ven a sus hijos dos meses al año.

Tantos hemos crecido con alguien que nos falta. Alguien que nos llama el día del cumpleaños y que se le corta la voz cuando escucha la nuestra.

Emigrar no es solo sinónimo de ganancia sino también de pérdida. Para los que se van, y para los que se quedan.

Ernesto Carralero

Ernesto Carralero: Tengo 18 años, vivo en La Habana y creo firmemente en el progreso de Cuba. No entiendo por progreso regresar al pasado, sino siendo realista y considerando nuestras características, evolucionar hacia un estado mucho más inclusivo y con más oportunidades que el que tenemos hoy.


18 thoughts on “Saber que te vas de Cuba

  • el 5 enero, 2015 a las 3:48 pm
    Permalink

    saber que uno allí vive preso desde que nace porque no tienes la libertad de poder ni alzar la vos y cada vez que te molesta por algo que no te gusta tu madre te esta regañando porque tiene miedo que te arresten por solo protestar y luego de exponer tu vida al mar varias veces por salir de aquello que no se que nombre se le pudiera decir y decir hay siento nostalgia porque extraño aquello,que extraña los alumbrones aquello que solo la corriente llegaba por par de horas y no tenias ni agua fría que tomar con un calor el día entero y un clase de ambre y una cochinada en todas parte y si tenias algo era bisniando y metiendo las manos fuertemente capaz que te cogieran y te metieran unos cuantos año para la sombra,que es lo que se extraña,entonses hoy ese que tanto extraña cuando llega allí les dice a aquellos que están allá,yo no se como ustedes pueden vivir así en esta pobreza y cochinada,entonse de que nostalgia esta,es una bendición de Dios lograr poder haber salido de aquella basura y poder vivir aquí como una persona y quien en Cuba era luchador aquí lo sigue siendo y triunfa mucho mas y aquel que allá nunca hiso nada aquí hace menos y nunca va a triunfar eso es positivo,aque que se esfuerce va a llegar hasta donde se lo proponga,y quien sienta mucha nostalgia que regrese y que se quede a vivir allá.

  • el 4 diciembre, 2014 a las 3:04 am
    Permalink

    Ernesto tu comentario me ha tocado profundamente, lo he leido desde mi Laptop(con Internet todo el tiempo,)en mi cama de unos 3 Metros de ancho, en mi cuarto enorme, con la calefaccion a la izquierda porque tenemos afuera -2 grados, se que abajo luego de mi bano matinal en Jacuzzi, ´me espera un deayuno Continental con lo que yo quiera exactamente comer y luego podre decidir entre ver mis peliculas preferidas en mi Plasma, pasear en Auto por esta ciudad hermosa y LIMPIA o quedarme en casa, rodeada de tanta tecnologia que no tengo ni que mover mi mano para cepillarme los dientes cuando me Levante(estoy de vacaciones solo por tres meses aqui) soy abogada en Cuba, hablo 3 idiomas y gano al mes el equivalente a 40 euros aqui, es decir lo que mi esposo se gasta en gasolina para su coche en un dia aqui, sin Embargo y coincido con los de mas arriba la nostalgia no es por la Cuba bella, es por la familia, los hijos, los amigos verdaderos, el clima y lo otro es un pesar profundo, una tristeza infinita por los que estan alla y no pueden ni siquiera imaginan como es el mundo real, por aquellos que en la historia lo dieron todo para un futuro mejor y por suerte no viveron para ver la Cuba actual, yo amo mi Pais, la salud, la educacion es fantastica y mas si la comparas con la del primer mundo y lo que tienes que pagar para aceder a Ella, no se aun me debato entre quedarme o volver porque algo si he descubierto y coincido contigo cuando llamas por telefono y no puedes hablar y finges dicendo que tienes catarro por el frio que hace cuando la verdad es que no puedes hablar de tanta nostalgia que llevas por dentro, es cuando te dices a ti mismo Vale la Pena tanto lujo si Estas lejos de tus seres queridos, No se alguien que me responda con mas experiencia y me de una luz, hay que cambiarlo todo, jamas sere abogada aqui, mis hijos tendran que aprender otro idioma extrano y dificil y yo me levantare cada dia sin poder darle los buenos dias al vecino porque que aqui no hay, todo es muy frio. Tododepende de la personalidad de cada cual y sus intereses y a que estes dispuesto a renunciar. Viva Cuba, pero que viva libre y con posibilidades para todos, Seria el ideal de Pais para ser una persona.

  • el 19 noviembre, 2014 a las 11:08 am
    Permalink

    Y a pesar de ser extranjero disfrutas de derechos que te niegan en tu país.

  • el 17 noviembre, 2014 a las 9:31 am
    Permalink

    He cambiado a Cuba por el Continente Americano.

    Es una suerte poder limpiar piso en Hialeah.

    Puedo mirar a las personas y escribir mis poemas.

    Ya tengo ahorrados 783 dolares.

    Para visitar Nebraska.

    En Cuba no venden cámaras fotográficas.

    Los policías de estados Unidos no me persiguen.

    Cuando estaba en Cuba siempre me perseguían policías y estaban armados frente a mi hijo menor de edad.

  • el 16 noviembre, 2014 a las 8:06 am
    Permalink

    Ernesto: tu articulo es superior, porque es autentico. Lo coloque en mi pagina de facebook y ha sido reproducido imnumerables veces. Felicidades

  • el 14 noviembre, 2014 a las 5:14 pm
    Permalink

    Pues yo si trate de hacer “algo” en mi pais y me costo una semana en los calabozos horribles de Villa Marista donde me torturaron fisica y psicologicamente otros cubanos con las mismas carencias y la misma hambre, uno de ellos tenia una cadena de oro al cuello por debajo del uniforme de la que colgaba nada menos que un crucifijo, habra hipocresia mayor? NO, por eso me fui y solo lamento no haberlo hecho antes y tambien tratar de cambiar aquello, lo que a fin de cuentas le causo amarguras sin par a mis difuntos padres.

    Ahora no solo soy persona, soy un ser humano, libre y con derechos. No pienso volver mientras aquello sea lo que es.

  • el 14 noviembre, 2014 a las 1:19 pm
    Permalink

    Sinceramente emigrar a EEUU me permitió lograr cosas que nunca habría podido lograr en Cuba (económicamente hablando) Sin embargo no es ni la casa (que la debo al banco pero la pago mensualmente) ni el carro, ni la comida, ni el resto de las “comodidades” que tengo aquí y nunca tuve en Cuba lo que me hace admirar este país sino el inmenso privilegio de ser lo que debí ser por nacimiento: Un hombre libre. Digo privilegio porque en países como el nuestro la libertad es un privilegio que solo los que logran escapar consiguen. Dios quiera que no sea así mañana.

    Lo único que me duele haber dejado a Cuba, no es son las palmas, ni el cielo, ni mucho menos las playas o las personas que aunque hermanas y afables viven sumidas en una doble moral insoportable. Lo que mas me duele es haber dejado mi tierra a su suerte, no haber hecho nada por ella, no haber hecho nada por convertir a mi país en un lugar mejor, donde las bellezas naturales acompañen un día la libertad y la belleza espiritual de las personas que viven en el. Eso es lo único que realmente me duele. Por lo demás estoy muy feliz de vivir en un país libre, con defectos, pero libre, donde el ser humano puede ser quien es.

  • el 14 noviembre, 2014 a las 8:56 am
    Permalink

    Conmueve tu post Ernesto! es mi realidad, la de mi familia, y la de muchos cubanos! gracias!

  • el 14 noviembre, 2014 a las 2:36 am
    Permalink

    La nostalgia es muy romántica, muy sentida y todo eso.

    Pero, al final, seamos sinceros, nadie extraña a “la patria”.

    Se extraña a la familia (incluidas las mascotas) y amigos, los lugares importantes para cada cual y poco más.

    Al final descubres que ni el cielo de Cuba es el más azul, ni sus palmas las más altas, ni sus playas las más bonitas, que mujeres y hombres hermosas(os) hay por doquier según los gustos y que la libertad es algo tan grande que te preguntas como has podido vivir tanto tiempo sin ella.

    Caer en las trampas de la nostalgia es un masoquismo del que se debe cuidar quien emigra para no caer en la depresión.

  • el 14 noviembre, 2014 a las 2:15 am
    Permalink

    Muy bueno tu post. Tu amigo te dijo que tenia que irse para ser persona. Bueno, imaginate cuando llega y se da cuenta en que en verdad se es mas persona siendo emigrante diferente en un pais que no es el tuyo que el tuyo propio. Y no hablo de la gente que es fria y demas, no, hablo de que ahi empiezas a ser un ciudadano, te das cuenta que tienes derechos, intercambiando con otros te das cuenta que hablar mal o tener una opinion distinta a la del gobierno es normal, leerlo en el periodico y demas son cosas normales de las sociedades que tienen un verdadero sistema democratico, todas las sociedades son imperfectas, pero te das cuenta entonces riendote y sin que los que te rodean entiendan porque te ries, que las cosas de Cuba son absurdas a un nivel incomprensible, que los gobernantes de Cuba no pueden tener el poder de ser omnipotentes, y que todas las sociedades deben ser capacez de medir y evaluar el trabajo de sus gobernantes sin esperar a que se mueran. Entonces, ahi puedes ver a la gente que quiera regresar a Cuba y ayudar a los que se quedaron, pero regresar ? No. Alla se dice que nosotros traicionamos, hehehe No, nosotros los que nos vamos sabemos que los traicioneros son los que gobernantes que estan alla.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 11:15 pm
    Permalink

    Los que se fueron en los primeros años de la revolucion estuvieron casi 20 años sin poder volver a Cuba ni ver a sus familiares. Hoy, cada dia que pasa, eso de estar aqui o alla se va evaporando. LLegara el dia en que trabajar y vivir en Miami o en La Habana sera algo normal para los cubanos.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 10:45 pm
    Permalink

    Felicitaciones Ernesto. Es bueno saber como piensan los jóvenes de uno de los fenómenos que esta impactando duro en la sociedad cubana: la emigración. Pero Ernesto, es bueno que sepas que a los padres nos duele tener que dejar a los hijos y la familia atrás buscando el progreso y los espacios de realizacion personal que se nos niega en Cuba. La separación se hace mas dura por la falta de Internet en Cuba y el injusto destierro que te aplica el gobierno cuando te pasas de los 24 meses. Ser emigrante es difícil en cualquier pais, pero en Cuba adicionalmente recibes el castigo del gobierno.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 10:04 pm
    Permalink

    Ernesto, Una cosa es que al principio si se siente nostalgia y extrañas todo lo que dejaste, tu familia, tus amigos y tu país, Y otra es que tu madre diga que nunca se va a acostumbrar a vivir fuera de Cuba a pesar de los años. Tu mama podrá sentir nostalgia por Cuba por los siglos de los siglos, lo que jamás podra tu madre es volver acostumbrarse a vivir en Cuba.

    Todo lo demás del texto es verdadero, lo único que te faltó fue resumir el porqué en Cuba “no se puede ser una persona”.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 9:03 pm
    Permalink

    El gran dilema de Cuba… este señor esta igual que la estimada Veronica….. otro gran problema es la adaptacion es verdad, pero mi recomendacion para todo el que se va, es coger un mapa mundi, ponerlo frente a su cama y pintar de azul la parte de la isla, que en su mente en ese pedazo haya solo agua y tratar de acostumbrarce a su nuevo pais… es mi consejo. Por otro lado entiendo tambien que muchos de nueva generacion que se abandonan la isla su principal sueño es regresar con los fulas y vivir su semanita de “””fama””” haciendo lo que nunca pudieron hacer en Cuba, alquilando el Audi que nunca manejaran en Europa o USA, oyar a las jineteras que nunca foyaron cuando vivien en Cuba, y demostrar que son “””triunfadores””” …. y los que mas gracias me dan son los que llegan con acentico raro para que todos vean bien que viven fuera
    por otro lado la gran diferencia entre la juventud cubana de 2014 y la juventd de los ex socialistas de los 80 es que aquellos querian vivir en su pais como vivian los alemanes occidentales… los cubanos lo que piensan es en la pira… al final el pais les importa 3 pitos, solo para regresar a especular y demostrar lo que no son fuera.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 8:19 pm
    Permalink

    Muy honesto este post.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 7:54 pm
    Permalink

    Ernesto:

    Muy bueno tu artículo, has retratado la realidad cubana. Todos nosotros, los que vivimos en otros países, hemos tenido en determinado momento que tomar la determinación de partir buscando nuevos horizontes. Este tipo de decisión es, tal vez, una de las más importantes que pueda tomar una persona, también una de las más desgarradoras,máxime cuando el que emigra no es una persona joven. Bien por tu generación, con mucho son más pragmáticos que los que les antecedimos, el librarse de ciertos sentimentalismos de hecho les permite (desde mi punto de vista) una libertad anticipada y una mejor y decidida disposición para partir. Se puede ser persona en cualquier sitio, lo mismo en Cuba que en Groenlandia, eso depende de las espectativas de cada cual; también es verdad que tener una vivienda propia, un trabajo que aunque no permita sentarse a disfrutar diariamente de la TV posibilite tener cubierta una serie de necesidades elementales ( buena alimentación, la vivienda anteriormente citada, un transporte, y otras ) hacer mucho mejor la realización personal. Lós jóvenes cubanos están cansados de retórica, para ellos no son válidas las promesas incumplidas y postergadas de año en año, la propia ilusión de estudiar y alcanzar, dígamos, un título universitario se la han destrozado con la piramide invertida imperante en Cuba, donde un simple vendedor de viandas ( que conste no tengo nada en contra de ellos pero me parece va´lida la comparación desde el punto de vista del sacrificio personal en los estudios) gana varias veces el salario de u profesional. Por eso es que los jóvenes ( y los no tan jóvenes) se van y continuarán yéndose, es la diáspora cubana. Saludos.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 2:29 pm
    Permalink

    aparte de los jovenes que han crecido sin padres porque los padres se fueron de el pais o los padres que se fueron a cumplir mission internacionalistas que tal los padres que esan presos o murieron estando presos o n los paredones.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 2:23 pm
    Permalink

    Excelente post. Viniendo de un joven que ha conocido el aquí y el allá. Creo que has sido muy justo en tu plantemiento y, por demás, muy respetuoso. Coincido contigo al 100%, aunque mi juventud física hace ratico que se fue, que no la espiritual. Esa no la dejo ni a machetazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *