Yoani, valores y clases sociales

Erasmo Calzadilla

Calle Belascoaín.  Foto: Juan Suárez
Calle Belascoaín. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Me encanta leer a Yoani Sánchez; tiene una fuerza en el verbo que ya muchos quisiéramos. Entiendo perfectamente que gane concursos internacionales, sea famosa y le sobren los enemigos.

La admiro porque, en vez de irse del país o poner su inteligencia en función de intereses personales, como suelen hacer aquí los jóvenes con talento, decidió quedarse a luchar por la libertad y la democracia; falta que nos hacen.

Tampoco soy de los que cree que todo lo que escribe es oro de muchos kilates; suelo coincidir en los detalles pero casi nunca con el enfoque global que da a los temas.

Yoani dedica una de sus últimas entradas a criticar la embestida actual de los medios de comunicación contra las indisciplinas sociales y por el renacer de los valores perdidos.

La campaña es ciertamente ridícula, sosa y poco creíble. Los de arriba se lavan las manos descargando la responsabilidad en la familia y en la escuela. Nada de autocrítica, ni la más humilde confesión de hasta qué punto ellos mismos socavaron la familia, la comunidad, la cultura y las normas sociales de convivencia, como bien expone Sánchez.

¿Qué le vas a pedir a un pueblo al que has bombardeado por medio siglo con el ejemplo de un tipo grosero, agresivo, ególatra y mentiroso que tuvo por principio político el irrespeto y la sordera para con el otro? Yoani cierra el post preguntando ¿Y ahora cómo vamos a arreglar tanto desastre?

Escribo este para exponer mi idea de cómo arreglarlo. Pero antes quisiera matizar la visión de la creadora de Generación Y.

No creo que la causa del lumpen-proletarismo (por decirle de algún modo) sean ni el mal ejemplo del Gran Hermano ni todo el desbarajuste que provocó dándoselas de ingeniero social.

Si así fuera, también lo hubiéramos imitado en su consagración al trabajo, por ejemplo, y claro está que no fue así. La “causa última” de nuestras desgracias radica, según mi modesta opinión, en la alienación social; es decir, en la no participación de los individuos en la cosa pública y en la aniquilación de la sociedad civil. Todo ello estrechamente vinculado a la abismal asimetría de poder entre los mandarines y la gente común.

Estructural más que personal

O sea, la erupción actual de conductas antisociales tiene su origen no en un accidente (la llegada y el enquistamiento en la silla presidencial de un tipo con problemas de personalidad que implantó un régimen anómalo, como parece decir Yoani), el fenómeno hunde sus raíces en las relaciones de propiedad que existen y han existido en Cuba, al menos desde el tiempo de la colonia.

La esclavitud, la explotación y la enajenación propiciadas por el capitalismo, y en los últimos cincuenta y tantos años la megapropiedad Estatal sobre la totalidad de los medios de producción, clasifican entre los factores estructurales que han transmutado a la noble Cuba en chusmilandia.

Eventos particulares de este régimen como la desaparición de la clase media, la migración masiva del campo a la ciudad y la crisis de gobernabilidad por envejecimiento de la casta gobernante, han propiciado la masificación y mejor visibilización de un fenómeno que ya latía con fuerza entre las capas tectónicas de la sociedad.

Intentaré decirlo de manera más clara por si alguien no entendió, y esto va con (no contra) Yoani Sánchez, con Alfonsito, del Departamento Ideológico del Comité Central, con la máxima directiva del ICRT, con Miguel Barniz, con los mofletudos presentadores de la Mesa Redonda y con los profesores de la universidad que ponen su ciencia al servicio de la campaña por los buenos valores:

Habrá y debe haber mala conducta social mientras exista alienación del fruto del trabajo y relaciones asimétricas de poder. Si luchamos contra el síntoma sin tratar la enfermedad, si atacamos la rebelión de la chusma sin atender a su fundamento estructural, estaremos, con las mejores intenciones del mundo, limpiando el terreno para la instauración de una nueva elite (tan refinada como antisocial) integrada por la Burguesía Nacional Revolucionaria en alianza con los Nuevos Ricos.

Si queremos una Cuba mejor (y no una mejor maquillada donde la plebe ocupe el lugar que le corresponde) luchemos contra la diferencia de clases en cualquiera de sus modalidades.

79 thoughts on “Yoani, valores y clases sociales

  • el 21 marzo, 2014 a las 4:30 pm
    Permalink

    Miranda, no escribí en particular para ti pero me inmagino que ahora comprenderás como se pueda sentir Yoani que la acusen sin base de algo de lo que es probablemente inocente.
    Si tienes pruebas de que ella trabaja para el gobierno Cubano entonces presentalas para que las veamos. Si no tienes pruebas simplemente le estas haciendo consciente o inconscientemente el juego a la tiranía.
    Dividir y conquistar ese siempre a sido el mode de acción de la tiranía. Mientras mas desunidos estemos nosotros mejor para ellos.
    Yo le doy el beneficio de la duda considero que no es del gobierno a menos que se pruebe lo contrario.
    Como dice Gabriel lo que Yoani a hecho le hace mas daño al gobierno que todo el beneficio posible que pueda el gobierno tener de tal situación.

  • el 21 marzo, 2014 a las 1:25 pm
    Permalink

    Tú di lo que quieras, …un “opositor” que pida la libertad para los espías, y no pida eso mismo, para el presidio de conciencia cubano, está descalificado,…si pide que levanten el embargo , sólo porque no ha surtido el efecto esperado, …es tan “poco eficiente”, que no merece respeto…si alguien que se dice opositor, y quiere “sumar más…”, desea visitar la tumba del Che, …entonces, …está mal, por lo menos tecnológicamente, …esa es la oposición que tenemos…si alguien se dice opositor, y asiste , a conciliabulos (conciliativos) , para pedir (exigir) que EE.UU. cambié, respecto a Cuba, pero con la misma energía, no se lo exige a los comandantes/generales (brigada , división, en jefes etc.) cubanos, …entonces, no es “opositor”. Oposición es oponerse, para mí, y ni un gramo de coincidencia o complacencia…lo que se salga de ahí, del malo viene…

  • el 21 marzo, 2014 a las 1:03 am
    Permalink

    Miranda,

    No tiene sentido que el régimen financie a quien le perjudica tanto. Es como decir que Batista financiaba a Fidel Castro … salvando las distancias.

  • el 20 marzo, 2014 a las 9:31 pm
    Permalink

    Excuse me!!!! Eso si que le ha quedado fatal.

    “No dudo que el gobierno cubano tenga a varios agentes por aca tratando de hacer creer que Yoani es de ellos para limitar su influencia.”

    Mas preciso fuera que dijera, Que no duda nada de esos dictadores.

    En realidad, Yo si que de Ellos No dudo Nada , y de carambola puedo dudar tambien de Ella, si las suegras en Cuba mandan a los maridos de sus hijas a acostarse con otro hombre para que los saque de Cuba, y cualquiera hace hasta lo indecible por tal de resolver, quien me dice que este no sea el caso tambien?, la disidente vive muy bien y nadie la molesta, porque no puedo dudar?. Demosle tiempo al tiempo. Ojala sea Yoani la que haga tambalear la dictadura al punto de aniquilarla. Yo seria la primera en aplaudirla. Esperemos, y Tiempo al Tiempo.

  • el 20 marzo, 2014 a las 7:22 pm
    Permalink

    Gabriel, me hubiera gustado mucho poder conversar con ella pero donde la vi (embajada checa en Washington) habia mucha gente y no era justo que monopolizara su atención, ni tampoco podía ella dedicar tiempo a cada uno de nosotros.

    Toda mi admiracion a esta mujer increible!

    No dudo que el gobierno cubano tenga a varios agentes por aca tratando de hacer creer que Yoani es de ellos para limitar su influencia. De la dictadura todas las bajezas son creíbles. Hacen todo con tal de conservarse en el poder.

  • el 20 marzo, 2014 a las 1:32 pm
    Permalink

    Perfecto Gabriel, Whatever rocks your boat.

  • el 20 marzo, 2014 a las 11:23 am
    Permalink

    Quiero que sepan todos que es, Mi opinion .
    Yo espero por “su eficiencia “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *