Una polémica “lingüística” en torno al TERROR

Erasmo Calzadilla

Pinochet. Foto: ecured.cu

HAVANA TIMES — En el cumpleaños de Alfredo, amigo y colaborador de Havana Times, nos reunimos algunos de sus amigos para celebrarlo como dios manda. El ambiente estaba rico, con traguitos, buena música de fondo y piquetitos conversando por aquí y por allá. Estaba rico el ambiente, aunque para ser sincero me aburría un poco, y ninguna conversación lograba motivarme.

Así fue hasta que cayó el tema de la política. Digo cayó, pero en realidad fue lanzado a propósito por un pequeño grupo con la explícita intención de calentar el party.

Luego de varios intentos, el tema que logró concentrar la atención general fue la existencia o no de un régimen de TERROR en Cuba: ¿Es apropiado el calificativo TERROR para referir el estado emocional y explicar el comportamiento de la gente acá?

Yo defendía que no, que prefería preservar TERROR (el non plus ultra de los sinónimos de MIEDO) para “temporadas” de tortura, desaparición o asesinato sistemático. Y para reforzar mis argumentos evocaba a los “clásicos”: el Chile de Pinochet, la China de Mao, Ruanda en 1994, Europa en tiempos de fascismo y nazismo, la URSS de Stalin, la Siria de hoy en día etc.

Soy el primero en aceptar el miedo político como estado básico de los cubanos; tampoco se me ocurriría negar la represión que un grupo de opositores políticos sufre hoy día, pero de ahí a que el terror sea un sentimiento popular me parece que va un buen trecho.

La gente teme perder el trabajo, el viaje, las prerrogativas y oportunidades de ascenso, caer en un calabozo unos días o varios años (caso extremo hoy en día), perder un diente a manos de una turba enardecida etc.

Es un miedo crónico que molesta, paraliza y hasta trastorna mentalmente a los más inestables, pero desde mi punto de vista, aún dista mucho de lo que suele llamarse terror.

Mis oponentes acudieron a varios argumentos: Que no te enteras del terror hasta que no te toca, que el terror sufrido por una sola persona es suficiente para declarar su existencia (del terror, no de la persona), que el terror es un sentimiento y como tal incuestionable, que los tiranos acudirán a él en cuanto sientan tambalear su poder etc.

Los ánimos se fueron caldeando y la conversación racional dio paso a un aluvión de anécdotas, reproches y chistes de humor negro dirigidos contra los Castro y sus secuaces, contra Chávez y hasta contra mí por “defenderlos”.

Hice varios llamados a no perder el hilo, a no dejarnos dominar por la pasión, pero fueron desoídos e interpretados como intentos de coactar la espontaneidad de la charla.

En fin, que el tiro me estaba saliendo por la culata. Yo que estuve entre los promotores de la discusión política, ahora me veía envuelto en un ambiente denso con chispitas de odio estallando a mí alrededor.

De pronto me vi convertido en el blanco de reproches cargados, sermones y/o jaranas. Decidí cerrar la boca y escucharlos a todos sin proferir ni un eructo más.

En cuanto se descargó la atmósfera cogí mis bártulos y salí de allí de lo más afligido. Ya se me pasó, pero me ha quedado una especie de terror a negar la existencia del terror.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


18 thoughts on “Una polémica “lingüística” en torno al TERROR

  • el 14 diciembre, 2012 a las 10:24 am
    Permalink

    Erasmo,

    Demonizas al adversario, por ejemplo, al decir: “Soy el primero en aceptar el miedo político como estado básico de los cubanos.”

    Claro que me dirás que no cargas las tintas tanto como muchos otros que también escriben en Havana Times, y en eso te tengo que dar toda la razón.

    El tema no está en determinar si lo que se dice es correcto o no. Las caries y los dolores de muelas son muy reales. El tema está en articular un discurso donde se incida en los aspectos positivos de las ideas propias.

  • el 14 diciembre, 2012 a las 7:15 am
    Permalink

    de acuerdo pero ¿dónde es que yo demonizo al adversario? ¿Me lo puedes indicar? Es que no me doy cuenta.

  • el 14 diciembre, 2012 a las 3:06 am
    Permalink

    Erasmo,

    Te voy a explicar unos principios elementales de venta, de esos que se aplican en los países capitalistas.

    Imagínate que quieres hacer un anuncio para vender pasta de dientes. Puedes poner unas imágenes horribles de personas con caries y dolor de muelas. Alternativamente puedes poner a una chica sonriente y con los dientes limpios que gracias a la pasta de dientes logra que el chico de sus sueños le haga caso.

    Te aseguro que con la imagen de las caries y el dolor de muelas no lograrás vender nada de pasta de dientes. El anuncio de la chica sonriente logrará muchas más ventas.

    Esto trasladado a la política quiere decir que el proyecto que tiene más posibilidades de apoyo es el que se presenta en positivo, mostrando las ventajas de seguirlo; en lugar del proyecto que se basa en demonizar al adversario.

  • el 13 diciembre, 2012 a las 7:56 am
    Permalink

    Pero Gabriel, no te entiendo. ¿Dónde estoy cargando las tintas? Pensé que con eso del MIEDO en lugar del TERROR era yo el que estaba echando el discurso más moderado, pero ahora me pones a dudar.

  • el 13 diciembre, 2012 a las 7:51 am
    Permalink

    Hay una cuestión no meramente cuantitativa entre el miedo y el terror. El terror se ejerce, mayormente desde los cuarteles por un cuerpo de uniformados o paramilitares o por una milicia sanguinaria o unos narcotraficantes etc. O sea es una cuestión vertical, sin embargo el miedo es más capilar u horizontal. El miedo político te lo mete lo mismo tu jefe en el centro de trabajo, el presidente del CDR, tus propios padres y vecinos, el sindicato de trabajadores, tu entrenador… es decir cualquiera. No solo con advertencias sino, sobre también con chantajes y amenazas.
    Por esa razón el terror se puede quitar eliminando al piquete que lo ejerce, pero el miedo es más difícil.

  • el 13 diciembre, 2012 a las 1:23 am
    Permalink

    Erasmo,

    No conviene cargar las tintas demasiado porque eso mete miedo. Lo digo por este artículo y por otros que están apareciendo últimamente en Havana Times.

    Para que el cambio sea posible en Cuba es imprescindible articular una mayoría social con una base lo más amplia posible. Esa base conviene ampliarla hasta abarcar a los sectores moderados del Castrismo, sin los cuales el cambio será muy difícil. El realizar un discurso vehemente se le mete miedo a esos sectores y se dificulta el cambio.

    Más que incidir en en los defectos del sistema actual, que son muchos, hay que focalizarse en las enormes ventajas de una Cuba unida donde quepan los cubanos de todas las opiniones.

  • el 12 diciembre, 2012 a las 12:09 pm
    Permalink

    ya lo tuyo es paranoia papa

  • el 12 diciembre, 2012 a las 10:13 am
    Permalink

    Erasmo, tienes toda la razón. Por poner un par de ejemplos, que el gobierno mande hundir un barco lleno de mujeres y niños (y que después le den incluso medallas a los verdugos), o que el jefe del ejecutivo diga que le ordenó a los jueces que había que condenar con la mayor dureza posible a unos fugitivos para dar una lección: ¿qué mayor terror se puede inspirar?

  • el 11 diciembre, 2012 a las 11:41 pm
    Permalink

    ¿no le parece más terrorífico no volver a ver a su familia porque se la mataron?

  • el 11 diciembre, 2012 a las 5:40 pm
    Permalink

    La omnipresente mano del Estado, a través de sus múltiples instituciones, interviene en todas las actividades de los ciudadanos, entrometiéndose inclusive en su vida privada y hasta en su intimidad.
    La conducta de las personas que piensan y tienen aspiraciones está condicionada por dos temores incesantes: 1- Miedo a que el Estado les quite lo que de todos modos no poseen, y 2- Miedo a que el Estado no les dé lo que de todos modos nunca les dará.
    Estos temores, unas veces conscientes y otras no, son los responsables del mantenimiento de un estatus quo absurdo, que en ocasiones roza el límite de lo irracional. Los que detentan la dirección del Estado saben esto muy bien y priorizan las tareas para el mantenimiento de este modo de pensar y actuar.

  • el 11 diciembre, 2012 a las 3:24 pm
    Permalink

    Caballeros, el horror es la respuesta humana al terror, nadie siente terror. El terror se provoca. Siento que nadie se preocupó por definir el término antes de utilizarlo en tonos que, evidentemente, expresan posiciones apasionadas, y no un pensamiento objetivo sobre el fenómeno que la palabra podría abarcar. ¿Quiénes de ustedes, que viven Cuba, siente miedo a salir a la calle? Yo salgo a la calle. Escribo para HT. Digo lo que pienso donde creo. Y por supuesto, obtengo respuestas, positivas y negativas. Autoridades que se creen con el derecho han intentado coaccionarme y modificar mis denuncias a través de los diarios que escribo para HT. De ahí a sentir horror hay un trecho muy largo. ¿No será que en vez de hablar de terror deberíamos referirnos a nuestra propia cobardía? La humanidad ha estado llena de violencia, abruptos y luchas políticas en todas las épocas y lugares, pero no poder ver a tus padres no es concebible como terror. Debe haber palabras más efectivas para definir esto. Y para los que no viven en Cuba, ¿me pueden decir como logran hablar de una realidad de la que huyeron hace mucho o nunca han conocido? Tampoco hechos aislados indican un régimen de terror, recuerden que estamos hablando de un régimen de terror, no propiamente de si existe terror o no. Infundir terror es provocar que el pánico se expanda y profundice. El régimen cubano intenta hacer todo lo contrario, hacernos pensar que nos sentimos bien, aunque a cada minuto que pase sintamos todo lo contrario.

  • el 11 diciembre, 2012 a las 8:28 am
    Permalink

    …me voy con luismi caballero…el otro dia tenia una discusion similar, pero respecto al miedo…pienso que la gente tiene miedo a experimentar terror, tienen al miedo como verdad y al terror como verdad potencial…

  • el 11 diciembre, 2012 a las 12:46 am
    Permalink

    Puede haber algo mas terrorifico que vivir con la idea que mas nunca ,por decision de alguien, veas a tus padres,familiares ,amigos ,la tierra donde naciste?
    Asi vivimos la mayoria de los cubanos que hemos emigrados.

  • el 10 diciembre, 2012 a las 11:36 pm
    Permalink

    No se trata de un concurso, ni de pasarle la mano a nadie, sino de comprender nuestra realidad y describirlo con las palabras que más se le ajustan.

  • el 10 diciembre, 2012 a las 2:41 pm
    Permalink

    Cargando las tintas no se ganan adeptos.

    En Cuba no existe el terror que existía durante el régimen de Pinochet … pero no se trata de hacer un concurso con otras dictaduras, sino de construir una Cuba donde quepan todos los cubanos y tengan libertades plenas.

  • el 10 diciembre, 2012 a las 1:36 pm
    Permalink

    jajajajajaajajaja. entonces ganan ellos con esa utlima frase ajajaj.

    vamos a ver es un poco complejo, se trata de una dicotomia. el terror particular y el terror general. hay un segundo momento hermeneutico. la potencia del terror particular y la potencia del terror general.

    para declarar el estado del terror, hay una premisa ante todo, sea en acto o potencia, al menos la mayoria debe vivir con terror. lo segundo es si se declara la mera potencia de estado del terror como actualidad o se requiere por el contrario la vigencia del mismo.

    hay otra cuestion, cual es la verdadera magnitud del terror.

    hay que decir que posible es todo, incluso la nada. entonces hablemos de probabilidda. Segun david hume, la probabilidad existe en cuanto el suceso en cuestion ha ocurrido. si no, solo posibilidad, por tanto invalida.

    en cuba ha existido el terror generalizado? una buena pregunta, antes bien q es el terror.

    es imposible definir un sentimiento, como explicar un color u olor, o un sonido. en la misma medida que es imposible ensear o escuchar u oler una dia. por tanto tenemod una segunda dicotomia en cuestion, es decir, las dos formas, al menos dos de ellas, epistemologicas -aquellas por las cuales nos llega o en las cuales se produce, el conocimiento- . ahora bien , no hay un divorcio total entre estas, pues seria imposible narrar un experiencia o explicar una idea. de manera que hay un filo hilo entre ambas. cual!

    la medida de todas las cosas! el hombre. protagoras de samos.

    digamos que hay algo que entendemos todos q es el terror en cuanto entidad deplorable, y aceptemos q no se puede definir, porque al mismo tiempo de ser un universal, es un particular, en cuanto sentimiento del dasein-hombre de carne y hueso-. entonces hay que ponerse de acuerda -con margen de subjetividad en cuanto a lo q es una atmosfera terrorifica-.

    pero en chile si no te metias en politica no pasa nada, lo mismo en todas las dictaduras. cuales son entonces las consecuencias de contrariar al tirano, en virtud de esta sacaremos la magnitud del terror, o nos aproximaremos. digamos que cuando hay una consecuencia irrversible. pero irreversibles hay muchas, perdida de dientes etc. pongamos la mas radical. la muerte. la irreversibilidad por excelencia. en cuanto dasain no en cuanto logica pura.

    digamos entonces que una atmosfoera de terror es cuando hay consecuencias mortiferas por contrariar al poder.

    ya sabemos lo q es el terror. si estas contra mi y formas lio, te mato. o tienes grandes chances de q te mate.

    viene el momento mas importante saber si en cuba hay estado del terror . depende de si se considera el estado del terror potencia o acto.

    digamos que han pasado esas cosa, porque se sabe q han pasado. entonces decimos que en cuba hay potencialmente un regimen de terror puesto q ha habido consecuencias consecuencias mortales por contrariar a los tiranos.

    actualmente lo hay? no. pienso yo. puede haberlo? si.

    sin embargo, todo esto nos lleva a pensar q solo el regimen del terror existe para aquellos que existe: una tautologia.

    sin embargo, si existe en esos termino seria imposible de transmitir siquiera la ida. en fin asi hasta el finiito.

    diagamos entoneces q en cuba ha existido y puede existir pero no existe actualmente. y que no es general esa condicion de terror, si no, solo para aquellso q le toca vivirla. tampoco entonces seria justo enunciar que hay un regimen generalizado del terror. pues todas las personas no estan interesadas en meterese en politica, de esta forma al menos esas, no viven ni siquiera en potencia el regimen del terror

  • el 10 diciembre, 2012 a las 11:39 am
    Permalink

    alabao erasmito, me has dejado desinflada y…aterrorizada… así que perder un diente a manos de una “turba enardecida”… no en medio de un cochino acto de repudio mandado a hacer a la medida del acosado, o sea… cualquiera que ose discrepar en público, no entre a las paredes de una acolchonada fiestecita donde probablemente había unos cuantos cubanos que han participado en varios… actos de repudio o en palabras vuestras, turbas enardecidas.

    y el problema, helo ahí… se esconde en esta tu frase: “Hice varios llamados a no perder el hilo, a no dejarnos dominar por la pasión, pero fueron desoídos …

    Lo que tenías que haber hecho, desde un principio, es que 54 años de tiranía y falta de libertades civiles, además del interminable conteo de muertos, presos, exiliados es el producto de una nación que vive en continuo TERROR…de ser libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *