Erasmo Calzadilla

Asamblea Nacional de Cuba. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — Cada seis meses, durante la sesión plenaria de la Asamblea Nacional, tenemos la oportunidad de comprobar si en Cuba existe o no existe democracia.

Para mí es evidente que no. Los pocos fragmentos que televisan brindan una imagen bochornosa de diputados disminuidos frente a los funcionarios del Estado e imbuidos en una teatralidad patriotera afín al behique (paul: witch doctor?).

Aún así, mirando el mundo como está, a veces me pregunto si un régimen como el “nuestro” no será mejor para la gente pobre que el capitalismo al estilo latinoamericano.

Recomiéndome las entrañas a veces acepto que sí, pero otras me retracto.

El enfrentamiento organizado de desastres naturales, la distribución racional de recursos escasos, la posibilidad de evitar la miseria extrema y de contar con un servicio de salud y educación masiva elementales, son demasiado importante para olvidarnos de ellos.

El problema es que una dictadura, incluso una “caritativa”, degenera inevitablemente.

No solo en el plano económico, por el sofocamiento de toda iniciativa independiente, lo peor (desde mi punto de vista) son los golpes que asesta a la tradición de lucha, desarmando y enajenando políticamente a la gente y pervirtiendo el sentido común.

Batista no llegó a viejo con la batuta en la mano porque en su tiempo la tradición de lucha estaba viva, pero cincuenta y tantos años después, el conjunto de experiencias, habilidades y resortes éticos que nos permitió organizarnos para pelear contra el tirano, arriesgando incluso la vida, yacen prácticamente extinguidos; cosa que podemos confirmar dos veces al año durante la sesión plenaria del parlamento cubano.

Esa es mi opinión; ¿y la suya?

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

21 thoughts on “Testar la democracia

  • Bueno, insisto en lo del reduccionismo: Si los Navy Seals desembarcan en Punto Cero, es porque antes habrán dejado un buen charco de sangre en los alrededores. ¿O concibes una operación a lo Rambo? El panorama deberá ser similar al Panamá de Noriega, en 1989 (remember El Chorrillo?). Entonces, según lo que acabas de exponer, ya nos habremos ganado el título de “víctimas” ¿no? vamos bien, Jimmy.

  • Isidro, soy un ferviente creente en la vida, en los derechos individuales, por tanto, soy un acerrimo ofensor de los regimenes populistas, llamese Castro,Stalin, Chavez, Hitler o Kim Il Sun. Por que? Porque ninguno de ellos ha hecho nada por su pueblo, sino en nombre de la dignidad, el patriotismo y demas cascara de vaina, han ultrajado y han corrompido el destino individual de millones de personas. El reduccionismo historico del que hablas es la misma excusa que oi todo el tiempo que vivi en Cuba, que si el papel del imperialismo en la desgracia colectiva de America Latina, Asia, Africa, etc. No me interesa. Yo vivo mi vida tratando por todos los medios posibles que mis seres queridos sean prosperos, felices y saludables. Que puedan decidir por si mismos. No creo que seguir esperando porque unos viejos cabr….. que se ha aduennado de mi pais, se decidan a ‘conversar” con USA , porque ademas se que no va a pasar.El poder es lo mas adictivo y deseado por el ser humano, pocos lo sueltan asi como asi, el ultimo que lo hizo, fue Pinochet y los izquierdosos lo fustigaron. El dialogo no me interesa, en lo que el palo va y viene, la gente sigue sufriendo, aguantando mentiras y dejando el alma podrir en la basura en que esos viejos han transformado Cuba. La 82 Division me parece un poco apresurada, me conformaria con los Navy Seal desembarcando en Punto Cero.

  • El Jimmy:
    Con igual dosis de respeto:
    Temo que estás cayendo en el reduccionismo histórico. Observa que, para empezar, metes a todos los cubanos en el mismo saco, además de que estás hablando de cinco décadas en la vida de un país, con todos los cambios generacionales y de opiniones que ello implica.
    Voy a responderte a título personal, pues soy contemporáneo con la Revolución. Mi primer recuerdo del conflicto con EEUU data de la Crisis de los Misiles, precisamente, cuando en algunas zonas de La Habana tuvimos que refugiarnos en los sótanos de los edificios, o bajo las camas, cuando pasaban los vuelos rasantes de la US AIR FORCE sobre nuestras cabezas. No voy a debatir el tema de los misiles, pues hay mucha tela que cortar. Pero sería aconsejable no olvidar que un año antes el vecino del Norte estaba respaldando una invasión armada con todos los hierros a un país soberano, el nuestro, y que de haber prosperado aquella invasión, hoy unos cuantos de los que debatimos aquí no estaríamos haciendo el cuento. Al menos yo, ya sabía desde edad temprana que había un enemigo, y bastante poderoso, por cierto. Según tu visión, tal parece que el nuevo Gobierno cubano se propuso acabar con EEUU no bien tomó el poder. Como si no quedara claro que el nuevo régimen era ya una piedra en el zapato estadounidense desde antes de triunfar. Y te pediría obviar el consabido discurso del fantasma del comunismo, porque al guatemalteco Arbenz lo sacaron del juego sin haber puesto un pie en el Kremlin, apenas unos años antes. Como ya habían hecho asimismo con el iraní Mossadehg en 1953. Como hacían con casi todos los que no se acomodaban al juego de Washington. Este, imposibilitado de echar abajo la Revolución por las malas, ha estado intentando cuanto medio ha podido desde entonces. Para mí eso es hostigar. Mi sugerencia entonces: no pintes angelitos en la Casa Blanca. Si Cuba exportó revolución, ellos ya llevaban décadas exportando Big Stick, Pax Americana, America for the Americans y otras preciosuras.
    En cuanto a la supuesta “invasión cubana de África,” yo estuve cinco años en Etiopía, y lo que vi allí fue a cubanos que llegaron voluntariamente a rechazar, precisamente, una invasión, la de la Somalia de Siad Barre, al margen de que Cuba estuviera muy vinculada al bloque soviético como parte de la Guerra Fría.
    Hoy todavía me persigue esa política irracional, cuando tras vivir en China desde hace muchos años, la Western Union en Pekín, me niega servicios porque: “Sr., Ud. tiene pasaporte cubano, y las regulaciones del embargo nos impiden atenderlo.” No sé qué concepto tienes de lo que es una víctima. Quizás haga falta, para que nos otorgues el título, que algún día caigan paracaidistas de la 82 División sobre La Habana.

  • jajaja. Bartolo. Asi que mi opinion tiene faltas de ortografia. Tal vez pero mucha verdad tambien.
    Tu sin embargo debes estudiar historia y geopolitica.

  • Isidro, con el mayor respeto. Asediado por la mayor potencia de la historia? Cuando a Castro lo apoyaban los sovieticos y el CAME, ninguno de ustedes llamaba a USA asi, ni siquiera mencionaban el embargo. Cuando Castro sugirio/pataleo/presiono a los sovieticos para lanzar los cohetes nucleares hacia USA, ustedes no se quejaron, sino que estaban dispuestos a morir y a llevarse por alante a todos los cubanos. Cuando Castro invadio Africa y adiestro y envio guerrilleros a America Latina, ustedes siguieron sin quejarse, no pensaron en mejorar la vida del cubano, sino en exportar su “revolucion”. Yo no le doy la mano al que me lanza una galleta, o me trata con hipocresia. El papel de victima no les pega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *