Test de dictaduras

Erasmo Calzadilla

Pintor. Foto: Caridad

Este blog es a propósito de un programa de tv cuyo tema fue la guerra mediática contra Cuba donde se presentó a la bloguera Yoani Sánchez y a otros como mercenarios a sueldo del imperio.

Si usted quiere saber si un gobierno es dictatorial pregúntele a sus representantes si hay o no disidentes.  Una respuesta negativa, y mientras más absoluta sería otro síntoma a favor de que la cosa pinta fea.

¿Cómo es posible entonces que a esta altura del partido estos tipos sigan repitiendo lo mismo? No les da pena, no se dan cuenta que así se están dichabando (echarse pa’ alante a uno mismo).

Si lo más normal del mundo es tener disidentes.  Es lo lógico, lo que debería suceder para que las cosas funcionaran, lo propio donde quiera que exista una sana diversidad de criterios y puntos de vista.  El que no tenga disidentes es porque los está amordazando o asesinando en la misma medida en que van abriendo la boca, porque hasta las abejas y las hormigas deben tener disidentes.

Es más, todos deberíamos ser disidentes, tener una posición diferente en alguna u otra medida de la que rige en una sociedad; y todos deberíamos estar luchando por el reconocimiento de nuestro punto de vista diferente.

Hace rato los voceros del gobierno y otros que coinciden con sus puntos vienen acusando a Yoani de mercenaria del imperio, pagada a través de los muchos premios internacionales que recibe, incluso el muy reconocido Ortega y Gaset.

Desconozco si los reconocimientos son justos o no, pero para acusar a alguien así ante las cámaras de televisión deberían mínimo presentar unas pruebas.  ¡óigame! Si usted no quiere que le digan dictador no haga ese tipo de cosas.  O se volvieron totalmente locos o creen que el pueblo de Cuba es muy estúpido.

Conozco muy poco lo que hacen Yoani, Pardo y el resto de los blogueros pero creo que cualquier gobierno del mundo se preciaría de tener unos disidentes tan pacifistas y civiles, tan lo contrario de un terrorista.

Pero hay otro aspecto: cuando mencionan a Yoani por una parte, y a blogueros que apoyan al gobierno, por la otra, reducen toda la blogósfera a esta dicotomía, pero hay un mundo rico y muy diverso amén de ellos.

Menciono por ejemplo a los blogueros de izquierda como algunos de los que escriben en esta página web.  Los blogueros de izquierda son más invisivilizados aún, porque es menos conveniente que el mundo sepa cuánto se ha traicionado al propio socialismo.  Y además el activismo social al que invitan podría terminar expropiando a la élite gobernante de las prebendas que goza.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


14 thoughts on “Test de dictaduras

  • el 31 enero, 2013 a las 11:41 am
    Permalink

    Erasmo,
    Me parece muy buena tu nota. Igualmente quisiera agregarte que lo que le sucede a Yoani no es algo nuevo en Latinoamerica. Es algo que en Cuba viene ocurriendo hace tiempo (yo he estado allì y lo pude corroborar) pero que encuentra otras expresiones en otros paìses por ejemplo en Ecuador propietarios de diarios han sido encarcelados; en Argentina las expresiones críticas son reprimidas con la carcel, los palos de la fuerza de seguridad o directamente con sanciones de las autoridades impositivas.
    Creo que está muy bueno el test que propones y considero que debe ser aplicado en toda la región.
    Saludos

  • el 29 marzo, 2011 a las 11:07 am
    Permalink

    jajaajjajjajaaj claro y no claro maestro y no maestro julio y no julio jajajajajaaj.
    El problema está en que por cada diferencia que compartan los elementos comparten la igualdad de ser diferentes. Entonces son iguales y diferentes. jajajajaja. Oye no se te olvide lo del tiempo, cuando tengas un chance avísame que eso es importante. Lo que estuve pensando es lo siguiente: Excluir explícitamente el tiempo del sistema en cuestión y partir desde lo más mínimo hasta ver en qué parte el tiempo se nos cuela, creo que por esa vía podemos aproximarnos a encontrar el punto en el que el tiempo se incluye. un abrazo.

  • el 29 marzo, 2011 a las 5:33 am
    Permalink

    si Luismi, por eso dije si y no! El si por lo que tu dices el no por lo que yo digo.

  • el 28 marzo, 2011 a las 3:44 pm
    Permalink

    ¿Y el ser todos diferentes no es una igualdad?

  • el 28 marzo, 2011 a las 12:28 pm
    Permalink

    Luismi si y no.
    Si todos somos disidentes significa que todos no estamos de acuerdo en al menos algo
    eso significa que no hay dos personas que esten de acuerdo en todo exactamente por tanto Todos somos disidentes y todos los disidentes son diferentes! :-)

  • el 27 marzo, 2011 a las 2:20 pm
    Permalink

    Es muy intersante este artículo sobre todo si se analiza que ha sido escrito desde Cuba. No sé si el autor de este artículo ha podido vivir extrafronteras, y comprobar esto que esboza por sus propios ojos, pero en todo caso, lo hace a tientas, con discrección, como un pequeño ensayo, un análisis donde él expresa algo que intuye, pero de lo que parece no estar muy seguro… no es falta de valor.. es todo valentía este artículo, para un hombre que analiza una realidad que vive y siente desde demasiado cerca como para tomar distancia, y sin embargo la calcula, la enmarca como lo que en realidad es… Muy buen artículo…A colfoón, no se debe tener ninguna esperanza de que el gobierno haga las cosas bien en el futuro para que no los llamen dictadores… hacer las cosas bien ya eso le corresponde a las nuevas generaciones, a una nueva cuba.

  • el 27 marzo, 2011 a las 9:30 am
    Permalink

    Maestro julio dime esto: ¿Si todos somos disidentes, no somos ya iguales?
    PD: Cuándo vamos a seguir con nuestra investigación del tiempo?

  • el 27 marzo, 2011 a las 12:59 am
    Permalink

    Quizás en quid radique en cómo se presenta el tema: lo lógico a estas alturas del desarrollo de las redes sociales no sería reducir el asunto a un enfrentamiento entre blogueros pro y anti-gobierno, sino en dejar en evidencia cómo un estado hostil, que es una verdad como un templo cuando se trata de la actitud oficial del Gobierno de EEUU hacia Cuba, procura aprovechar estos canales para descarrilar el sistema de un país vecino, con el cual no está técnicamente en conflicto, dicho sea de paso. La blogósfera, como asevera este texto, no se reduce a esa dicotomía mencionada. Por eso lo importante es no demonizar Internet, ni a cada cual que desea hacerse de un espacio en el mismo. Se trataría, eso sí, de denunciar a las fuerzas externas que procuran hacer de una actividad, ya necesaria e inevitable, un Caballo de Troya de su agenda política. Ojo, periodistas.

  • el 26 marzo, 2011 a las 7:59 pm
    Permalink

    Muy acertado tu escrito Erasmo!

    Todos somos disidentes en alguna forma u otra no todos estamos de acuerdo con todo lo que piensa otra persona y eso es algo bueno. Por lo que es una completa falsedad la unanimidad que el regimen clama.
    Como bien dices cada vez que se enfrentan como lo hacen desde una posición de fuerza que les da tener el poder. No dandole el derecho a responder a aquellos a quienes acusan.

    Cabe preguntarse por que es tan difícil para ellos admitir o permitir una disidencia?
    Creo que por que nos daríamos cuenta de inmediato de que todos lo somos.

  • el 26 marzo, 2011 a las 7:43 pm
    Permalink

    La acusación de que Yoani es una mercenaria pagada por el gobierno de los Estados Unidos es muy injusta. Yoani ha recibido un total de 26 premios y menciones. De ellos solo 8 fueron entregados por instituciones de los Estados Unidos. Y de esos ocho solo uno —el Premio a las Mujeres de Valor del Departamento de Estado— ha sido entregado por el gobierno de los Estados Unidos. Es un premio que carece de asignación económica.

    Resulta delirante sostener que los 26 premios y menciones son el resultado de acciones encubiertas de la CIA. Es muy difícil de creer, por ejemplo, que el reciente Premio Príncipe Claus sea el resultado se sobornos a la familia real holandesa, cuando la reina Margarita de Holanda es una de las personas más ricas de ese país. Además ese premio también se lo han dado a Eduardo Leal, el historiador de La Habana, y a Tania Bruguera, la famosa artista plástica cubana; y a nadie se le ocurre acusarles de ser mercenarios.

    La realidad es que Yoani no ha recibido ni un dólar del gobierno de los Estados Unidos. Sería irracional que aceptase ese dinero, ya que aumentarían mucho las posibilidades de que la encarcelasen. Por otra parte, Yoani no necesita ese dinero ya que puede vivir holgadamente con el dinero de los premios, sumado los artículos de opinión que publica en varios periódicos internacionales, y los derechos de autor de sus libros.

    Conviene añadir que quienes hicieron el famoso documental ni siquiera saben sumar. La suma del dinero recibido en premios no llega ni de lejos al medio millón de dólares que nombran en el documental. Para comprobarlo solo hay que sumar las propias cifras individuales que nombran en el documental, o, simplemente visitar el artículo de Yoani en Wikipedia donde hay un listado exhaustivo de los premios de Yoani:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Yoani_S%C3%A1nchez

  • el 26 marzo, 2011 a las 5:05 pm
    Permalink

    Buen artículo chama, tírame ahora la cara B.

  • el 26 marzo, 2011 a las 1:23 pm
    Permalink

    Felicidades por el articulo escrito muy bien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *