Sucedió en el Parque de La Fraternidad

Erasmo Calzadilla

La Calle Neptuno en Centro Habana. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — El domingo en la tarde atravesaba por casualidad el más concurrido y céntrico parque de la Habana, el de la Fraternidad. Como el aire era de lluvia y la temperatura agradable andaba de buen humor y con deseos de contacto humano; el dios que hay en el cielo me lo concedió.

De pronto en mi camino algo bien desagradable: una mujer y un hombre discuten violentamente y él, mucho más fuerte y grueso, la galletea.

Tendrán unos 35 años y les acompaña una niña que llora desesperada y otro fuertote que contempla impasible.

Paso por el lado de “aquello” como si conmigo no fuera. Una parte de mí sugiere “no te metas”, y se apoya en que la mujer no está pidiendo auxilio ni tratando de alejarse sino más bien respondiendo al ataque con uñas y dientes, pero entonces el gorilón, con pose de agraviado porque ella osó levantarle la mano, la noquea de un zarpazo.

Al verla así, tirada sobre un charco, ya no pude contenerme. Con humildad me acerco y le pido al “caballero”, de favor, que desista; y la tomo a ella por el brazo decidido a llevármela. La niña implora mi ayuda pero su madre se resiste a abandonar el ring, y entonces sucedió lo que sucedió.

Los tipos, sanos, fuertes, bien comidos, altos, se giran pa’ mí; haciendo unas muecas de odio preocupantes. ¡¿Qué pinga tú tienes que meterte so Maricón?!

Con la paciencia de un cura trato de calmarlos, de no rivalizar, les digo que es por el bien de la niña, más no se detienen, lucen como anhelando trozar mis huesos y avanzan de prisa en inequívoca dirección: hacia mí.

Con la agilidad que mis 130 libras hacen posible di la espalda y corrí desaforado, indignamente, pero una vez fuera de peligro me viré y con toda la potencia de mis pulmones libres de nicotina comencé a aullar cual sirena: ¡Singao, hijo de puta, abusador, pendejo! …y otros improperios soeces que la decencia me impide reproducir.

Logro llamar la atención de la gente pero nadie se inmuta en el parque de la amistad; más bien se detienen a contemplar la escena, desde lejos, cual si fueran romanos y estuvieran en el circo.

Han pasado unos 15 minutos de escándalo público en el sitio con más policía por metro cuadrado de toda la Habana, pero ni sombra de uniformado; la próxima vez que añore la pronta presencia de uno voy a elegir mejor las palabras a gritar, voy a mencionar LIBERTAD, que eso les pica más que un mastodonte magullando a una fémina.

Veo a diario escenas de generosidad en este pueblo proverbialmente solidario, pero siento que la indolencia por el otro va in crescendo.

La violencia de género, y especialmente en la pareja, es bastante cotidiana, camino a volverse algo “normal”. Ojalá este post ayude a evitarlo.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 363 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

14 thoughts on “Sucedió en el Parque de La Fraternidad

  • Aqui hay un show de TV que filma reacciones ante cosas asi. Inventan y actuan una situacion y la filman en un parque o restaurante y graban las reacciones. Abuso, injusticia, maltrato.
    Son muchisimos los que miran para el otro lado pero siempre hay unos cuantos como tu que intervienen y se buscan el problema. Y entonces uno siente asi una sensacion de que la raza humana no es tan mala.
    Hiciste lo correcto, lo que todos sabemos se debe hacer y que poquitos hacen.
    La raza humana no es tan mala porque hay unos poquitos como tu.

    What would you do? Asi se llama el show. Pueden buscar en youtube.
    http://www.youtube.com/watch?v=BRX31HOikws

  • Uf… sencillamente terribel, mi hermano. También he visto esas cosas, y siempre me entra una terrible angustia.
    Pienso que fuiste muy valiente.
    La indolencia de la gente (de eso también hablé ahce poco en un post) es también muy preocupante.
    Al parecer el espíritu solidario se fue de misión a Venezuela.
    Abrazos pa ti

  • Muy creible esta cronica, ella refleja la abulia en la sociedad cubana, en un lugar tan concurrido los bretes de esa naturaleza son contidianos, ahi se reunen putas, chulos, ladrones, delincuentes de todo tipo, pero tambien pasan personas decentes….si aparece un grito con sentido politico entonces se presenta, prestos, los perros uniformados, eso es asi desde desde hace mucho tiempo…….

  • Yo no digo que sea la solución a largo plazo, pero como están las cosas, mejor que aprendan a defenderse porque el abusador machista no es una especie en extinción en Cuba y habrá mujeres maltratadas para largo rato. Así que mejor que aprendan a defenderse. A una prima de mi madre la mató el ex-marido, con quien ya había terminado hacía varios años, pero el tipo, que abusaba de ella mientras convivieron, nunca dejó de amenazarla de muerte y un buen día cumplió lo prometido. No llegó ni a 12 años en la cárcel. Esto ocurrió en un pueblo de campo llamado Gavilanes en el municipio de Corralillo en la provincia de Villa Clara a principios de los 90. Y en mi pueblo, Sierra Morena, en plena calle un expolicía mató a la su ex en presencia del hijo menor de la pareja. Se llamaba Rita María. Mientras vivían juntos la maltrataba también. Esto ocurrió hace menos de 8 años y dicen que ya el asesino está libre en la Isla de la Juventud estudiando una carrera y todo. Voy a más, porque el tema me toca de cerca. En Sagua la Grande, también en Villa Clara, una excompañera de estudios, enfermera de profesión, fue asesinada por su marido que la acusaba de serle infiel, cosa que además era incierto. La agujereó a puñaladas, embarazada y en presencia del hijo menor de la pareja. Se llamaba Yoaxis Pérez Angelino y era una de las personas más amables y decentes que he conocido en la vida. El asesino ya debe estar suelto. No cumplió casi nada de cárcel porque supuestamente tiene trastornos psiquiátricos. Vergonzosamente las penas por el hurto y sacrificio de ganado mayor y venta de sus carnes de forma continuada son a veces mucho más elevadas que las impuestas por quitarle la vida a un ser humano. A veces pienso si acaso no hay que tomarse la justicia por las manos en casos de estos porque jode mucho, perdonando la palabra, tener que cruzarse en la calle con el asesino de un ser querido pocos años después…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *