Homocarroñero

Erasmo Calzadilla

Ilustración por Onel
Ilustración por Onel

HAVANA TIMES — Si yo le dijera, compatriota, que los cubanos somos unos puercos y unos gallinas ¿Usted se ofendería o molestaría? Probablemente sí.

O tal vez no, tal vez piense que gallina es un buen adjetivo para quienes han aguantado medio siglo sin chistar; y que lo de puercos nos viene como anillo al dedo considerando la higiene de nuestras ciudades.

Pero no, no era esa mi idea. Afirmo que somos puercos y gallinas porque esos animales constituyen nuestra fuente proteica principal, y según reza el proverbio: somos lo que comemos.

Deberíamos construirles un altar o al menos tratarlos con deferencia por habernos ayudado a resistir el vendaval; y sin embargo…

No solo proteínas

Humanos al fin, los alimentos que ingerimos están cargados de valores espirituales que se integran bocado a bocado a nuestro ser.

Resulta curiosa y triste nuestra tendencia a asociar los animales más comunes en la dieta con cualidades tan negativas como la cobardía y la falta de aseo.

En otras regiones del orbe, comunidades mejor integradas a su entorno natural respetan (y hasta reverencian) a los seres de que se nutren. Algunos llegan a considerar que su ingesta les aporta coraje, inteligencia, prudencia u otros bienes espirituales.

Nosotros, en cambio, actuamos como arrogantes depredadores sentados en la cumbre de la cadena evolutiva. Y en consecuencia, casi como un castigo por andar escupiendo pa’ abajo, terminamos llevándonos a la boca a los mismos seres cuya dignidad hemos previamente mancillado, animales cargados de valores negativos, carroña espiritual.

Podrá subirnos la hemoglobina pero el alma quedará desnutrida con semejante dieta. Y escaseará la moral para combatir la injusticia.

Más tengo fe en el mejoramiento humano. Habrá en Cuba un día otro magnánimo Paseo que en lugar de feroces leones, símbolos de un poder violento y sanguinario, luzcan sus pedestales broncíneas gallinas cluecas y puercas paridas.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


11 thoughts on “Homocarroñero

  • el 31 marzo, 2013 a las 10:56 pm
    Permalink

    Un saludo Onel. Geniales tus dibujos. Espero verte pronto por G y poder seguir compartiendo con nuestra amiga “Albahaca”.

    Un socio tuyo desde la madre Patria!

  • el 26 febrero, 2013 a las 7:50 pm
    Permalink

    Bien se ve que no conoces San Jose de Costa Rica, la ciudad mas puerca del universo! orines en las esquinas y siempre mirando pa abajo al mejor estilo Delhi… A pesar de los pesares Cuba esta limpiecita al lado de este pais donde los rios son los mas cochinos y contaminados y eso que son abanderados de la ecologia…no se de cual???

  • el 26 febrero, 2013 a las 9:30 am
    Permalink

    Que interesante artículo, en lo personal trato de cuidar mi verbo pero nunca me había puesto a pensar los decretos que incoscientemente hacemos al referirnos a los alimentos, gracias por tomarte el tiempo para compartirlo.
    El año pasado estuve tres veces en Cuba, amo ese lugar, porque a pesar de las carencias la parte humana en su población florece aunque no se den cuenta, admiro su inteligencia porque no tienen cortinas con signos de dólar que la opaque, porque al final no es más el que acumula más, sino el que conoce el valor de lo que posee.

    Gracias por compartir tu artículo.
    Éxitos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *