Por qué votaría NO a la nueva Constitución

Erasmo Calzadilla

Foto: Bradys Barreras.

HAVANA TIMES – No soy uno de esos que ve mal todo lo que la Revolución hizo. Sobre el proyecto utópico inicial, la idea de una sociedad sin clases me seduce, en caso de que no haya que imponerla por medios violentos a los supuestos beneficiarios.

Pero incluso la práctica, la manera en que se ha llevado a cabo el proceso de manera concreta, no ha estado del todo desacertada, desde mi punto de vista.

Basta un vistazo a los problemas sociales de los países que nos rodean, verdaderas calamidades bíblicas al lado de los nuestros. (Vivo en EE.UU. desde hace un par de años y tengo pleno acceso a todo tipo de medios de información. Granma y Telesur no son mi fuente.)

¿Por qué, entonces, votaría y hago campaña por el NO?

Básicamente, porque considero que esa “nueva” Constitución es la consagración de todo lo malo que se ha hecho hasta ahora, más la suma de lo peorcito de los tiempos que corren. No es un intento de corrección, sino de consolidación.

Lo más macabro es la tutoría del PCC o, en otras palabras, la alienación e infantilización política de toda una nación. Los efectos a largo plazo de semejante empeño son aberrantes y, desde mi punto de vista, la raíz de lo que suelen llamar “daño antropológico”.

Supongamos que sí, que en la primera fase de una transformación social profunda en busca de “la realización plena del hombre” hiciera falta alguna especie de guía por parte de “los que saben”; no estoy muy convencido de ello, pero supongámoslo. Pues bien, a esta altura del partido, luego de más de seis décadas con el culero puesto, ya el bebé debería saber andar por su propia cuenta, o decidir que no está interesado en el rumbo propuesto y emprender el suyo propio.

Pero no, la eterna tutoriarización del pueblo “ignorante” se consagra en la nueva Constitución (ver artículo 5) y el lindo sueño del empoderamiento popular una vez más aplazado.

En lugar de ir cediendo las riendas al aprendiz, como un buen maestro haría, los tutores se han aferrado a ellas fuertemente. El hijo de Guillermo Tell, que solo pudo ver la ballesta en la vitrina del Museo de la Revolución, es ahora un imbécil políticamente hablando. No de otra forma me explico la expansión sin precedentes de tanta miseria intelectual, de los que están a favor, y de los que van a la contra. ¿A dónde fue a parar el buchito que parecía que pensaba, el mejor fruto de la Revolución? Les hicieron la vida imposible, les cerraron el paso a las instituciones, les cercenaron el piso, les invitaron a irse.

En resumen, la labor de los tutores fracasó y no precisamente por ser malos pedagogos, que también lo fueron, sino por tomar el camino fácil de eternizarse en la cómoda y privilegiada posición de poder-saber, en el trono.

Los líderes revolucionarios se tornaron contrarevolucionarios de la peor manera posible: con la careta puesta y confundiendo a medio mundo, literalmente hablando. Traicionaron el carácter emancipador del proceso que ellos mismos impusieron.

Por todo lo anterior, aun reconociéndome como alguien que no ve con buenos ojos el capitalismo; aún sintiéndome a mil leguas de todos esos furiosos “comunista haters” que tanto abundan en la red, yo votaría NO si tuviera la posibilidad de hacerlo, porque considero necesario detener la actual dinámica, antes de que sea demasiado tarde. Votaría NO, porque anhelo un proyecto emancipador y no más de lo mismo, ni el retorno del capitalismo a Cuba.

Yo creo que hubiera votado NO desde que era un adolescente y escuché por primera vez esta canción, que de alguna manera me hizo comprenderlo todo. Ahorita soy casi un anciano y sigo sin probar la flecha.

 


 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


24 thoughts on “Por qué votaría NO a la nueva Constitución

  • el 13 enero, 2019 a las 5:38 pm
    Permalink

    Agregarle a esto que los logros sociales de Ecuador se alcanzaron en la epoca de Correa. Izquierdista, anticapitalista y amigo de Fidel.

  • el 6 enero, 2019 a las 10:32 am
    Permalink

    Hola Erasmo. Tengo amigos que su mayor deseo es que la revolución cubana se vuelva buena. No es mi caso, creo que este deseo es una forma sutil de aceptar la doctrina de que el capitalismo es malo y el socialismo bueno. Deseo que la Revolución cumpla su función de ser un proceso transitorio. Tú mismo has vivido en dos sistemas extremos y aún así tienes tu propio Interés social, creo que por ahí está la tercera opción que cuba necesita. Sabemos que para ver el futuro debemos mirar al pasado pero se habla como si todo comensara en el 59′
    Escuché la canción siendo grandecito y todavía me parece una rabieta de adolecente, si el hijo de Guillermo Tell apunta la flecha hacia otro lado, sería un buen mensaje (creo que Varela escogió mal la historia para su canción porque Guillermo no fue quien decidió poner la manzana en la cabeza del hijo)

  • el 3 enero, 2019 a las 6:05 pm
    Permalink

    Y efectivamente, Luisa, nunca como ahora, pero siempre fueron hermanos tarados engendrados por una misma cabeza perversa. Triste resulta aún más llegar a notar el terrible desconocimiento en el que se encuentra la gran mayoría y la poca capacidad de notar esto para emprender a tiempo acciones de contención. Los procesos de degradación a los que se está llevando al grueso de la población están acelerándose y afectarán de manera incalculable, habida cuenta de un “posible cambio” en el sistema financiero internacional. La posibilidad que se tuvo durante años de buscar, practicar y aplicar nuevas formas de organización social parece que se fue y ahora la posibilidad se convierte en una imperiosa necesidad de emergencia ante lo que se avecina. ¿Se tiene la capacidad de emprender acciones inmediatas y conseguir resultados suficientes? la respuesta más evidente es no. Los procesos organizativos verdaderamente funcionales llevan mucho tiempo para que fragüen, hablando de aquellos que tienen cierta solidez y flexibilidad(capacidad de ajuste ante el cambio de escenarios). Lo que le queda a la gran mayoría es asumir costos y efectos, en la terrible magnitud que se presente el impacto.

  • el 3 enero, 2019 a las 11:12 am
    Permalink

    Saludos, bueno, yo no poseo títulos ni doctorados en ninguna área, incluso perdonen mis errores ortográficos sobre lo que voy a escribir. Me parece muy interesante el artículo porque me recuerda aquella vez en mi país Venezuela cuando nos consultaron al pueblo y tuvimos la oportunidad de opinar y proponer sobre la nueva constitución y todas las leyes del poder popular en la cual debatimos, tuvimos algunos logros significativos, fue una etapa importante para la participación de un gran número de sectores y comunidades en vía de organicidad, pero con el tiempo y el enquistamiento de la burocracia en el poder te das cuenta hasta que punto obstaculizan que esa misma constitución se cumpla para beneficio colectivo, igual pasó con la anterior a esa que aún peor nadie (ni el gobierno ni el pueblo) la tomaba en cuenta, porque a la final mientras exista una estructura de poder verticalista, dictatorial o representativa y mesiánica, del enfoque político que sea, ese poder siempre va a responder a los intereses del capital para su peculio propio y sus socios, generando manipulación, explotación y represión para las mayorías desfavorecidas. Por eso, votar Si o No a la final (dentro de una estructura gubernamental que arrastra vicios) da como resultados sólo el aprendizaje de reafirmarnos como población que el socialismo o el capitalismo (ambos en sus extremos) son más parientes que nunca.

  • el 1 enero, 2019 a las 9:29 pm
    Permalink

    ¡Terrible asunto, realmente!

    -Es terrible que parece un callejón sin salida. No podemos hablar de que la pobreza es un síntoma de que las cosas andan mal, es uno de los indicadores de que todo marcha “acorde al plan”.
    -No decimos que la mortalidad infantil por causas de mala salud de la madre, por el sectario acceso al servicio de atención médica o las pésimas condiciones de este sean signo de que algo está fallando, todo lo opuesto.
    -No hablamos de que el limitado acceso a la educación pública de calidad es latente y sea un problema, no hablamos de problema porque no lo es, es signo claro de “éxito”.
    -Hablas de la inseguridad y los parámetros seguro son acordes a lo esperado, existe una auténtica industria del crimen que alcanza todos los niveles, con una diversidad de delitos que afecta a casi, casi, cualquiera.
    -No se trata tampoco de que sea un país con petróleo y eso repercuta directamente en su PIB, y de ahí al reflejo en la calidad y nivel de vida en todos los estratos. Hay energéticos, sí, hay recursos naturales, sí, no son del ciudadano, no son de la población, todo ya tiene dueño claramente identificable.

    Absolutamente todos estos aspectos que mencionas, que deberíamos entender como algunas de las áreas de prioridad de atención de los órganos gubernamentales, marchan “acorde a lo dispuesto”. No es el gobierno en turno el que ha venido a crear la situación actual, su tarea es mantener y en casos apretar el paso. Sus antecesores tuvieron la misma tarea, bajo matices que significaban abrir ligeramente la válvula de presión o cerrarla, eso podría parecer insignificante. No han sido, ni son, más que empleados. Los indicadores macroeconómicos en contraposición a las condiciones de vida del grueso de la población, manifiestan el éxito del sistema neoliberal, que por cierto actualmente es considerado en su etapa más brutal. Tratar de considerar menores los efectos que este mismo sistema ha implementado en los llamados regímenes socialistas, denotando el magnífico deterioro de las condiciones de vida en los llamados países capitalistas, no considero que sea una estrategia del todo adecuada si tratáramos de darle utilidad a esta publicación, haciendo notar la verdadera dinámica de desplazamiento que no proviene originalmente de los gobiernos estatales, sino de quienes mantienen el control del sistema financiero y lo regulan vía sus grandes corporaciones internacionales, a las que integran las estructuras gubernamentales de cada país.
    No necesitamos hacer un análisis muy profundo para entender que la operación de los gobiernos consiste en contraer deuda ante las instituciones financieras internacionales, dar libre acceso a las corporaciones(pertenecientes a los mismos que controlan el sistema de finanzas), mismas que desplazan los esfuerzos de los nativos, a nivel empresarial o individual, y actualmente realizar una doble labor de aniquilamiento gradual(vía limitado acceso a los alimentos y contaminación alimentaria-vía contaminación ambiental). El mecanismo no es distinto en los sistemas sean capitalistas o socialistas, en todo caso el gobierno tiene una relación directa con las instituciones financieras y a su vez con capitales transnacionales: les abre la puerta a quienes serán sus surtidores absolutamente de todo, lo mismo productos que servicios, las más de las veces a un precio incosteable por la mayoría de la población. El desplazamiento del productor nacional se ve cada vez más claramente y no pocas veces termina en su erradicación, ese es el fin común para el pequeño y mediano emprendedor, lo mismo sea en la industria que en el campo, (un caso aún más dramático dado que el despojo de tierras supone dos posibilidades, la migración hacia el ámbito urbano dentro del país y su consecuente miseria o el éxodo internacional, mismo que conocemos los resultados, muchos evidentes ahora mismo en la frontera entre México-Estados Unidos). Reemplazar una forma de gobierno de estas por la otra no forzosamente significa una auténtica modificación de la condición de vida de la mayoría, lo constatamos al revisar qué porcentaje de la población contiene el mayor porcentaje de la riqueza en nuestros países…

  • el 31 diciembre, 2018 a las 6:36 pm
    Permalink

    Erasmo,

    En Ecuador se considera a una persona pobre por si percibe un ingreso familiar per cápita menor a USD 84,72 mensuales. Je, je,

    Primero

    ¿En Cuba el salario mensual es de cuanto?

    Segundo.

    En Ecuador con un dolar o un poco mas te comes un pincho de carne. Un buen almuerzo cuesta dos dolares cincuenta o hasta dos dolares.

  • el 31 diciembre, 2018 a las 2:23 pm
    Permalink

    Erasmo, deberias sacar la licencia de farmacia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *