Por las tetas de Managua

Por Erasmo Calzadilla, Photos: Irina Echarry y Erasmo

HAVANA TIMES, 8 dic — Las tetas de Managua son un par de lomas que resaltan a unos 20 km al sur de la ciudad (0). Crecí mirando esas lomas y añorando explorarlas. Ya grandecito preparé una expedición pero justo antes de salir alguien me advirtió de la presencia allí de militares y aborté la caminata.

Pero hace exactamente un año quiso la providencia que cumpliera parcialmente el viejo sueño. Durante el invierno pasado a la escuela donde yo impartía clases le tocó El Campo y me enviaron a un campamento muy cerca de las añoradas tetas.

Un aburrido domingo, día de visita de los padres, aproveché para dar una vuelta y vacilarle de cerca los senos a Managua (1).

Todo alrededor de las lomas ha sido deforestado y abundan las megavaquerías cuasiabandonadas, pero justo al pie la vegetación es tupida e intensamente verde, incluso en invierno (2). Hay mucha humedad y el rocío es abundante, seguro por eso llamaron con ese nombre a la comunidad instalada justo al pie de las lomas.

Las casitas más viejas del El Rocío deben haber sido construidas hace lo menos 70 años. Tienen un estilo peculiar, son sencillas y de madera pero no como los bohíos sino holgadas, delicadas y algo presumidas (3).

Muy diferentes también a las construcciones “modernas” que ahorita encontraremos; bien se ve que fueron inspiradas en un estilo de vida muy diferente al actual.

Donde el asfalto termina comienza un camino ascendente de tierra blanca con postes de electricidad a uno de los lados (4). Todavía quedaba tiempo hasta la hora del sancocho en el campamento así que arranqué por él loma arriba en busca de aventuras.

En una piedra me subí para tirar esta foto (5). Todo muy bonito salvo por la pudrición que lanza al aire la obsoleta y contaminante Antillana de Acero. Dicen que esos humos provocan una lluvia ácida que tiene en jaque a la vegetación y los suelos de muchos kilómetros alrededor.

Luego inesperadamente a ambos lados del camino fueron apareciendo casitas mucho más humildes (6, 7, 8, 9 y 10).

Había unos chiquilines retozando por allí y parecían felices, tranquilos, saludables (11). Los niños suelen pasarla bien en lugares como éste pero imagino sea mucho más difícil para sus padres. No tropecé con ninguno para preguntarle.

Algunos han “levantado cabeza” y pueden darse ciertos lujos en cuanto al habitáculo se refiere, aún asi el “estilo” es muy diferente al de las casitas del llano (12).

Por todo aquello no hay un parque, una iglesia, un cine, una cafetería, una plaza, bodegas u otras instituciones o construcciones estatales, solo casitas, casuchas y naturaleza prodigiosa.

El único sitio que facilita la comunicación escrita entre los vecinos es una loza de concreto prefabricado que hace las veces de mural. La loza parece un griterio donde luchan por imponerse consignas revolucionarias y mensajes de Paz y Amor (13). Solo faltaba una firmita de El Sexto.

Seguí el camino que me alejó de esta comunidad autogestionada y me llevó hasta otra construida por “La Revolución.”

El Gavilán consiste en una única calle larga y asfaltada bordeada de casitas todas todas igualitas (demencialmente igualitas), puestas en fila india y demasiado cercanas unas de otras habiendo tanto monte alrededor (14, 15 y 16). Los diseñadores de El Gavilán deben haber pertenecido al importante movimiento arquitectónico Orden, Austeridad y Disciplina, que floreció hasta el otro día.

No pude seguir porque se hacía tarde y temí quedarme sin el sancocho que reparten en el campamento, así que di media vuelta y regresé por donde mismo vine.

Tal vez porque era una típica tediosa tarde de domingo había poca gente fuera de sus casas y no pude sacarle foto de cerca a gente adulta. Pero un perrito se me acercó curioso como diciendo “¿Qué andará buscando este tipo raro por aquí?” (17).

A las tetas como tal no subí, por evitar el contacto con los militares.

Y para despedirme un palmar al pie de las lomas (18).

Click on the thumbnails below to view all the photos in this gallery

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


One thought on “Por las tetas de Managua

  • el 6 junio, 2012 a las 3:16 pm
    Permalink

    Hola,

    Le escribo desde Mallorca, en el mar Mediterraneo, y le quería pedir si estas Tetas de Managua son llamadas también como Mameyotes. La razón de la pregunta és que hay una teoría sobre el origen catalán del descubrimiento de América. En catalán, tetas es mamelles. En este escrito antiguo se nombran estas mameyotes.

    “TOPOGRAFÍA DEL PUERTO DE LA HABANA

    EL PUERTO DE LA HABANA

    El puerto de la Habana que, como está dicho, es escala forzosa de las flotas que vienen de las Indias para España, está en 83 grados y 22 y 3/4; es muy buen puerto y capaz para quinientas y mil naos, porque es de ancho como cien pasos, y largo como media legua., cerrado y de buen abrigo y buen tenedero; es limpio, y fondo de diez á doce brazas, y hay en él mucha leña, aunque el agua de un rio que entra en él no es buena porque es salada.. pero tráese de la Chorrera que está dos leguas de allí; háse de entrar en él de medio dia adelante por los terrales; reconócese por una sierra alta que tiene sobre él á la vuelta del sur, la cual tiene dos MAMELLOTES, que parecen dos tetas norte-sur con el puerto, y cinco leguas á la mar se ve una torrecilla blanca, que está sobre el Morro del dicho puerto, algo más alta que la tierra; y si llegaren de noche, puédese dar fondo junto al Morro ó media canal y dejarse estar hasta el día ó oirse atoando si hiciere luna; si no se viere la dicha señal del puerto, y si se viere una sierra quebrada como órganos, por lo cual se llama así, se entenderá que están de la banda del oeste del puerto, como diez y ocho leguas, á la cual tierra no se debe llegar muy cerca porque tiene muchos arrecifes y es tierra muy sucia; y si se viere una sierra alta, sola, que hace una. señal como un pan, que se dice el Pan de Cabañas, se entenderá que está á la dicha, banda más cerca del puerto algo, y también si se viere una sierra alta y redonda., que de fuera parece llana., que se llama, la Mesa. del Marien, se entenderá estará la dicha. banda. doce leguas del puerto; y si se viere otra sierra alta que parece tortuga, y se llama. el Pan de Matanzas, se entenderá que está de la banda. del leste como diez y ocho leguas, desde donde se puede venir costeando como un tiro de arcabuz de la costa hasta. el puerto.”

    Gracias,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *