Por dónde ando

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Hace un tiempito que no escribo para Havana Times, y no lo haría si su editor y amigo personal no me lo hubiera pedido reiteradamente. Lo primero que se me ocurre contar es, precisamente, por qué he dejado de contar.

La primera razón es económica.

Luego de cuatro meses como refugiado en EE.UU. la ayuda monetaria que me ofrece el Gobierno cayó de más de 400 a unos 180 dólares. Comparando con Cuba sería como si ganaras 180 CUP al mes, un menudo que no alcanza ni para empezar. Pago más de 400 dólares mensuales por el Estudio que comparto con un amigo, sin contar teléfono (que aquí es imprescindible) ni comida. Y ya que tocamos el tema de la jama, en junio se me acaban los food stamps, lo cual no sería un gran problema si el permiso de trabajo hubiera llegado a mis manos.

Por todo lo anterior, y para no recostarme a los amigos, he tenido que dedicar mucho tiempo y esfuerzo a luchar “por la izquierda” (término usado en Cuba para trabajo informal) algunos dólares, los necesarios para mantenerme con techo y sin anemia. Tanto tiempo dedico a la lucha que mis horas de sueño se han reducido drásticamente y ya no puedo sentarme a preparar los post como me gustaba y podía hacer mientras vivía en Cuba.

La otra razón de peso es espiritual. Mudarme a este otro mundo me ha llevado a un reseteo de mis Por Qué y mis motivaciones. Ahora no me queda claro para qué seguir en Havana Times. ¿Estoy aportando algo o perdiendo miserablemente el tiempo mío y de los lectores? Si me dejo guiar por los comentarios que recibo habitualmente, mejor cuelgo los guantes. Perdí la idea de para quién escribo y eso es grave. Y el brete inacabable entre cederistas y gusanos, en el que uno no puede dejar de verse involucrado, me la tiene seca; lo cierto es.

Vivo a diario experiencias interesantes, pero no encuentro el tiempo ni las ganas de sentarme a transformarlas en unos párrafos coherentes para consumo público. Pero si mi amigo el editor de HT -a quien le debo indirectamente haber llegado al “país de las oportunidades”- sigue exigiendo mi presencia en el sitio, no me va a quedar otro remedio que complacerlo, así que prepárense…

67 thoughts on “Por dónde ando

  • Pero Erasmo ya piensa en plata?

    Entendia que eso era cosa de gusanos.

  • Erasmo huyele a las piramides y a Herbalife y al multinivel o terminaras por hacer que ningun amigo quiera hablarte.

  • Siempre puedes regresar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *