Operación Dragón

Erasmo Calzadilla

Pensando en el quirófano que recientemente visité me vino a la mente aquella peli de Bruce Lee, de ahí el título. De todas maneras el salón de operaciones es un monstruo que echa fuego por la boca; aun sabiendo que lo mío no era peligroso no pude evitar entrar en pánico.

“¿Y ese tembleque mijo? ¿Eso es frío o miedo?.” me dijo un cínico que por ahí andaba.

“Ambas.” respondí entre dientes.

Y yo cagándome con tantas luces sobre mí, y el aire acondicionado a to’ meter, y tantos aparatos a mi alrededor, y tanta gente con la cara cubierta, haciéndome cada cual algo distinto.

Me fui sintiendo pequeño, desvalido, humillado, hasta que llegó el mareo y de repente blug, sin darme cuenta perdí el contacto con el exterior y continué una caótica conversación conmigo mismo que me condujo dando tumbos hasta La Zona.

La anestesia general no provoca un paro de la conciencia como yo me imaginaba sino más bien un vuele, un viaje. Pero un viaje raro… al menos el mío lo fue.

Bueno pues, ahí estuve un ratico (una eternidad visto desde el otro lado) en el lugar de siempre, el sitio que nos espera, el rincón de la verdad, y luego regresé medio dormido, porque despertar de un vuele es como irse rindiendo. Llega el momento en que cruzas de vuelta y casi nada recuerdas de lo vivido, diría que gracias a dios. (Cuando estoy de este lado La Verdad con mayúscula parece cosa de tiranos)

Socialmente Cuba debe ser algo semejante a lo que para los geólogos sería una zona de fallas, una tierra caliente e inquieta donde todo yace en agitación (pura agitación térmica hacia ningún lugar, por ahora).

Entré al hospital Julio Trigo (uno de los peores de la capital) en medio de una discusión entre paramédicos: no había cama donde alojarme; al salón en medio de una controversia entre doctores: cuestiones de autoridad; y “desperté” en medio de otra entre enfermeros tirándose unos a otros “la papa caliente.” Fue en verdad estresante. (Esto no quita que hubiera personas buenas y profesionales)

Es como si faltara una autoridad que pusiera las cosas en su lugar (con la cuchilla en frente prefiero el orden y la disciplina*). Afortunadamente todo salió bien, pero mucha gente se debe haber ido del parque con tanto cubaneo hospitalario.

Me he pasado esta semana adolorido en la cama tratando de no abusar de los calmantes, pero he aprovechado para ver muchos documentales y películas, leer y disfrutar de los amigos que vienen a verme y cuidarme.

Me he recuperado bien y rápido así que, alístarme la montura que regreso al lomo de la bestia.

*Creo que fue Maceo el que dijo: Yo no estaré donde no exista orden y disciplina.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 363 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *