Nosotros los albuminoideos tenemos una misión histórica

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Hay un par de “categorías” en las que me apoyo bastante en el diario bregar. No son las típicas del pensamiento puro, libres de mácula empírica; pertenecen más bien al lenguaje y la sabiduría popular. Me refiero a lo blando y lo duro.

En este post intentaré sistematizarlas con mis técnicas de filósofo de café, así que prepárense.

Asocio lo blando a aquello que es dúctil, maleable y podemos transformar a nuestro gusto. Lo blando no posee forma precisa, ni identidad definida; sus fronteras son difusas y es poco o nada estructurado. En el plano epistemológico lo asociaría a la incertidumbre y en el emotivo a la sensibilidad.

En el otro extremo tenemos lo duro. Lo duro es aquello cuya forma e identidad son rígidas y difíciles de cambiar; posee además fronteras claramente delineadas. La certeza y la seguridad estarían también en este piquete.

Parece que todas las cosas, las ideas, los sistemas sociales etc. sufren cambios similares durante su existencia: A poco de “nacer” son blandos, maleables, sensibles y receptivos. Luego se van enfriando, endureciendo y adquiriendo una estructura cada vez más perfilada. Pero el ciclo no cesa: lo más rígido e inflexible es a la vez lo más propenso a desintegrarse; y la identidad penosamente adquirida termina disolviéndose.

A través de los tiempo cósmicos parece haber ocurrido una especie de cambio o evolución en el universo. Antes (o por lo menos a partir de cierto momento) estos polos andaban cada uno por su lado. Los seres eran o duros como la piedra, o inconsistentes como el agua y el aire. Sin embargo estos opuestos se han venido entremezclando hasta conformar un nuevo ser que no es ni rígido del todo, ni completamente amorfo. Me refiero a nosotros los albuminoideos, lo más sofisticado de la cadena evolutiva.

Gracias a nuestra estructura semiblanda, los albuminoides somos adaptables, pero en los cambios conservamos la identidad. Ello facilita un aprovechamiento óptimo del medio y de las circunstancias que se presentan.

Visto así, la armonía entre lo blando y lo duro parece ser lo mejor y más deseable. La cuestión es entonces cómo instalarnos y mantenernos a medio cocer.

Modos operandi

De modo general habría que proceder según el diagnóstico. A lo blando; darle forma como el panadero a la masa, y a lo duro, candela pa’ que se ablande, o martillo y cincel.

Si estamos hablando de un sistema social que ha cristalizado y la gente en él se siente ajena, entonces lo que lleva es oposición, disidencia o guerrilla (según venga al caso).

Si se trata de la mente, el remedio por excelencia contra su petrificación es el pensamiento, sobre todo aquel lo suficientemente enérgico y consecuente como para roer sus propios fundamentos.

Y concluyo aquí de forma abrupta porque no sé qué más decir.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


3 thoughts on “Nosotros los albuminoideos tenemos una misión histórica

  • el 17 octubre, 2012 a las 3:05 pm
    Permalink

    Creo que tiene de las dos pero creo que la mayoría es blanda.
    Y creo que es lo normal.
    Usualmente las soluciones no violentas requieren de mas tiempo y de cambio de pensar y eso toma mucho mas tiempo.

  • el 17 octubre, 2012 a las 12:41 pm
    Permalink

    Julio, según el concepto de blando que uso, es decir como sinónimo de desestructurado etc. entonces el agua sí lo es con respecto a la piedra. Si acercas uno al otro te darás cuenta que el agua cede y se acomoda, es decir, sus moléculas se reposicionan mientras que las de la piedra persisten en su posición relativa inicial.
    Por supuesto que al final lo duro termina resultando blando y viceversa.
    Ahora, como sé que vives en los eeuu quiero hacerte una pregunta. ¿Consideras a la sociedad norteamericana dura o blanda? Es decir, si la gente quisiera cambiarla porque no se siente a gusto ¿tendría más bien que romper o que amasar? ¿cincel o rodillo?

  • el 17 octubre, 2012 a las 6:48 am
    Permalink

    Erasmo por tu definición el agua seria blanda y sin embargo como sabes el agua puede convertir en polvo hasta la roca mas dura. El cincel quizás realice el trabajo mas rápido en partir la roca y fragmentarla pero el agua es quien realmente la pulveriza.

    Hechemosle agua a la revolución :-)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *