Mi primera detención express

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Las Detenciones Express (DE) son, hoy por hoy, uno de los instrumentos represivos que el gobierno usa contra los opositores políticos más activos. Te traban, te meten en el calabozo unos días, y luego te sueltan sin darte una explicación ni un documento que refleje el tiempo pasado tras las rejas.

Las DE se han hecho famosas porque los grupos que se enfrentan abiertamente al régimen suelen gozar de buena visibilidad en el show mediático internacional, pero en realidad existen desde hace muchos, muchos años.

Solo que antes no tenían un nombre tan chic. La sabiduría popular las había bautizado con el verbo CARGAR (ej. “ayer cargaron a fulanito”), tal vez porque las DE se parecen más a un trasiego de bultos que a la detención y conducción de un ciudadano con plenos derechos.

Modus Operandi

Temprano en la noche un camión lleno de policías parquea cerca de las avenidas donde transcurre la vida nocturna de la ciudad. Luego los agentes se dispersan por las calles más transitadas y, como aburridos, van requiriendo documentos o revisando los bolsos de los transeúntes que se ajustan a su patrón de delincuente (incluye travestis).

Entonces, ante cualquier detalle “sospechoso” (el carné en mal estado, antecedentes penales, el “ciudadano” no puede explicar qué hace tan lejos de casa, o a veces sin razón alguna) te CARGAN; es decir, te suben al camión, y luego a la Estación.

Tengo la certeza de que las DE no se realizan con el propósito de mantener el orden; creo que su objetivo es político.

Desde mi punto de vista ellas buscan perpetuar en el cubano esa sensación infantil de miedo, desprotección y ausencia de derechos elementales.

La prueba es que el operativo se monta en las calles más transitadas e iluminadas (donde, además, funciona un sistema de cámaras), no en las más conflictivas o peligrosas.

Para mí, se trata de un espectáculo al aire libre, de una demostración de fuerza para el “disfrute” de todos.

En la segunda parte contaré sobre mi primera detención express allá en el año 94.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


12 thoughts on “Mi primera detención express

  • el 28 diciembre, 2012 a las 2:52 am
    Permalink

    Eduardo,

    Es muy difícil de creer que uno se ponga a hacer autopromoción bajo el riesgo de que le condenen a muchos años de cárcel. Hay miles de maneras mucho más fáciles de ganar dinero. La prueba está en que poquísimos cubanos se arriesgan a esa “autopromoción.”

    O, puesto de otra manera, ya que es tan fácil, ¿por qué no haces tú igual?

    Vamos, que siguiendo esa regla Fidel se puso a luchar en La Sierra para poder disfrutar de la presidencia de su país.

  • el 24 diciembre, 2012 a las 7:59 pm
    Permalink

    me dejo votao este muchacho.

  • el 24 diciembre, 2012 a las 12:26 pm
    Permalink

    En La Habana, si eres negro , ya eso es ser suficiente para ser parado por la “meta” al menos 10 veces anuales. Yo fui parado, cargado y albergado las veces suficientes para saber, como dice Erasmo, que solo es un metodo represivo para mantener a la gente ocupada. Tu nunca ves un policia, a no ser un “Victor” el jefe de Sector, en un barrio marginal, sin embargo en Miramar, donde yo vivia, te los encuentras a montones. A mi NUNCA se me ocurrio salir sin “carne de idad” mientras estuve en Cuba sin embargo en los 5 abriles que llevo en USA la policia jamas me ha hecho caso, es mas me han parado y ni siquiera me han puesto ticket, ventajas de ser RN en un ER.

  • el 24 diciembre, 2012 a las 10:45 am
    Permalink

    Esa no era la idea. Al contrario, lo que quise decir es que es un método que se usa para cualquiera y es así como cumple su verdadera función, que es mantener a la gente con un nivel básico de miedo, de evitar que las personas se concivan a sí mismos como sujetos plenos de derechos, lo cuál complicaría mucho la gobernabilidad.
    Todavía no lo he contado pero a mi me cargaron como a un cualquiera, por tener el carnet en malas condiciones, no por ser opositor político activo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *