Lección de metafísica

LECCION-D-METAFISICA

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — En este post quiero compartir una imagen que traje por los pelos desde el MÁS ALLÁ durante mi última aventura con enteógenos. Aguántese bien porque vamos a bucear profundo en la estructura del Ser.

Un corte transversal al Ser permite apreciar su semejanza con un planeta: ambos están constituidos por un cascarón redondo y un núcleo candente en su interior. Hagamos un tour de adentro hacia afuera.

En el mismísimo centro del Ser yace un punto de energía no descomunal sino infinita, una especie de singularidad metafísica que se revuelve en lucha feroz consigo misma. Ni Tiempo ni Espacio ni categoría alguna sobrevive a la inmensa “presión” de estas regiones. Algunos lo llaman El Infierno y en verdad se trata de un “sitio” infernal.

A medida que nos alejamos del horno en que el mundo se está perpetuamente cocinando penetramos en el magma. Tormentoso, denso y fluido, el magma muestra los primeros indicios de consistencia “material”. Los contrarios, las categorías y los entes yacen aquí en estado embrionario; el intenso “calor” impide que acaben de cuajar.

Hacia afuera continúa degradando la “temperatura”. En un punto el magma cristaliza y se fractura en pequeñas unidades “sólidas”, rígidas, con fronteras bien delimitadas; hemos llegado a la corteza. Las piedras de la corteza son los elementos de que está elaborado “el mundo en que vivimos”.

Por su constitución pétrea y cosificante los conceptos son incapaces de captar la inestabilidad y fluidez que las subyace. Cuando lo intentan tropieza con paradojas insuperables como las atribuidas al antiguo filósofo Zenón. En el mejor de los casos la razón llega a comprender sus propios límites y la necesaria existencia de un más allá, pero nunca logra “verlo”.

A partir de lo anterior repensemos algunos términos del lenguaje común:

  • Loco: persona cuya corteza (demasiado rígida tal vez) ha quebrado luego de un shock. Los trozos resultantes flotan inestables sobre el magma y es difícil que cuajen otra vez.
  • Cuerdo: persona que sobreestima el grosor de la corteza o piensa que ella es todo lo que existe. Le aterra el más mínimo movimiento del suelo y no dudaría en asesinar a quien pretenda crearle dudas sobre su firmeza.
  • Creatividad: cualidad de una corteza “inmadura”, blanda y maleable que degrada suavemente a partir del magma con quien mantiene un reciclado constante. Los niños son un buen ejemplo.
  • Enteógenos: sustancias que ablandan la corteza y nos hacen caer al inframundo. Una vez “sumergidos” podemos mirar hacia “arriba” y constatar la verdadera naturaleza de esa fina capa que habíamos tomado por Toda La Realidad. Cuando el efecto pasa y la corteza se reconstituye “olvidamos” la experiencia; imposible acceder a ella desde el campo “visual” de la conciencia cotidiana.
  • Chamán: ser extraordinario capaz de bucear a voluntad en el magma o que habita la frontera entre los dos mundos. También puede guiar a otros.
  • Pseudo-chamán: Fanfarrón que pretende haber llegado muy profundo. Si le pidas una prueba te recordará tus límites para ver lo que está más allá de tus capacidades etc. Conozco uno que clasifica.
  • Religión verdadera: conjunto de saberes y prácticas que intentan prepararte para ese uni-verso invisible donde todos los seres permanecen no agregados sino estrechamente religados.
  • Filosofar: intento de construir un modelo de Todo utilizando exclusiva (y a veces empecinadamente) las rocas de la corteza. Unos aceptan demasiado rápido los límites del pensamiento y el lenguaje (primer Wittgenstein, positivistas lógicos); otros tratan de descender todo lo hondo posible sin renunciar a la inteligibilidad (existencialistas).
  • Cielo o topus uranus: región más fría y alejada del centro, constituida de arquetipos y eidos platónicos. Dios y Satanás, en cuanto modelos perfectos de lo positivo y lo negativo, residen en esta gélida “ciudad”.
  • Eido platónico: ente que ha completado el proceso de expulsar fuera de sí a su contrario. Son, pues, como el cristal perfecto: fascinantes inmaculados, incorruptibles y carentes de vida.
  • Falsa religión: aquella que nos invita a tomar el cielo por referente.

¿Qué les ha parecido? ¿Creen que estoy como una cabra, que les he tomando el pelo, que les revelé un gran misterio o más bien intentarán asesinarme?

Como imagen me parece sugerente, siempre que no se cosifique.

 

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


27 thoughts on “Lección de metafísica

  • el 17 enero, 2015 a las 5:20 pm
    Permalink

    Usted sí lo ha comprendido, hermano.

  • el 17 enero, 2015 a las 5:19 pm
    Permalink

    Entonces estás muy bien, esa es la idea.

  • el 16 enero, 2015 a las 1:50 pm
    Permalink

    Hola Erasmo, muchas gracias por tu respuesta y perdón por la demora en la mía. Tenemos visiones algo diferentes: yo concuerdo en que a materia y energía son en definitva lo mismo, a niveles vibratorios diferentes; difiero en la segunda respuesta, pues a mi humilde entender, cuando se manifiesta la Unidad se está manifestando un elevado estado de consciencia, cosa por demás imposible (no quizás desde la física o metafísica) sí desde lo filosófico. Somos polares y vivimos en un sistema polar, con lo cual la Unidad (al menos para mi) es inalcanzable. Me doy cuenta que quizás hablemos de lo mismo, pero cada uno con su approach…De nuevo, muchas gracias! :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *