La discriminación también evoluciona

Por Erasmo Calzadilla

Cine en Sweetwater, Texas

HAVANA TIMES – Siempre había tenido mucha curiosidad por el tristemente célebre racismo en EE.UU. Es un tema complejo que entender me ha costado tiempo y algunos encontronazos.

La cosa no es ni de lejos como nos la imaginamos en Cuba. El Gobierno allá se empeña en que tengas la peor opinión de los EE.UU., y el racismo es blanco perfecto para estas maniobras de brainwashing.

Durante 4 años viviendo en Texas (confederada ayer, plaza fuerte de conservadores, republicanos, rednecks y trumpistas hoy) nunca nadie me ha ofendido, rechazado abiertamente o expresado desprecio alguno hacia mi persona en cuanto hispano y no-blanco.

Acorde con mi experiencia personal (que incluye trabajo con público) diría que, en comparación con Cuba, la gente acá suele ser mucho más respetuosa en ese aspecto.

Más que racismo propiamente dicho, lo que he sufrido en todos los sitios donde he trabajado, que no han sido pocos, es una especie de discriminación basada en el dominio del inglés.

La persona que te la aplica puede ser lo mismo un angloparlante nativo, que un emigrante de cualquier nacionalidad. Sea chino, ruso, congolés, hasta otro hispano… basta que te lleve unos años por delante y su fluidez sea mejor que la tuya.

Los trabajos más complejos y mejor pagados, obviamente se ofrecen a personas que puedan comunicarse mejor en la lengua de Shakira… perdón, quise decir de Shakespeare. Pero por encima de esa discriminación justificada desde un punto de vista funcional, flota otra más humana en el peor sentido de la palabra, cultural, digamos.

Ganar suficiente para terminar el mes o verte, en cambio, obligado a agarrar un segundo trabajo, que implica dormir poco y estar menos tiempo con la familia; trabajar en un ambiente insalubre o en uno limpio; turno del día o haciendo madrugadas…

Tu calidad de vida y tu estatus social (el respeto y la dignidad que otros te asignan) dependerá drásticamente no solo de lo bien o mal que hagas tu trabajo, sino sobre todo de tu capacidad para desenvolverte en un ambiente de chismes y bretes. También, en entender chistes, moverte fino en medio de conflictos internos, comprender los resortes psicológicos de las personas que te rodean, dar un parón a los frescos, a los ventajistas, a los que te quieren manipular o culpar de los errores…

Para todo lo anterior no basta con el inglés meramente funcional que agarras estudiando en tu poco tiempo libre. Si no te desenvuelves a nivel nativo o casi, te vas quedando atrás, en una situación vulnerable.

Aclaro que NO estoy negando la existencia de un racismo “clásico” en EE.UU. Ni siquiera tratando de hacer generalizaciones, pero me atrevo a suponer que a medida que la globalización avanza y esto se llena de gente de todos los orígenes, naciones, colores y religiones (es lo que usualmente encuentras en los trabajos humildes), el tema se transfigura y readapta a las nuevas condiciones.

Los resilientes estratos sociales (resilientes en cuanto a componentes estructurales del sistema) se van reconstituyendo basándose en otros parámetros y otras barreras, esta vez lingüísticas y cognitivas.

Lea más del diario de Erasmo Calzadilla aquí en Havana Times.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


4 thoughts on “La discriminación también evoluciona

  • el 19 abril, 2021 a las 12:39 pm
    Permalink

    Hoy, si pones en duda la intensidad del racismo en Estados Unidos, te conciertes en racista o ignorante. No tengo nada que agradecerle a Fidel.

  • el 10 abril, 2021 a las 8:15 am
    Permalink

    saludos, Erasmo, muy agudo tu comentario

  • el 9 abril, 2021 a las 7:55 am
    Permalink

    No tiene nada que ver eso que cuenta con el racismo. Tampoco es discriminación, simplemente sentido común. Si no eres capaz de comunicarte adecuadamente no tendrás un buen trabajo y estarás en desventaja respecto a tus pares. Eso es así en Texas, en Noruega y en la Cochinchina.

    Cuéntenos más del inminente apocalipsis post-petrolero.

    ¡Gracias Fidel!

  • el 7 abril, 2021 a las 11:15 pm
    Permalink

    Es lógico y no lo veo como discriminación, es muy importante la comunicación y el dueño de un negocio no es una ONG, su objetivo no es enseñarle inglés a los inmigrantes. Hay que empezar por los peores trabajos para ir subiendo escalones mientras se aprende el idioma. Te imaginas encontrar un buen trabajo en China sin saber chino, en Rusia sin saber ruso, o en Suecia sin saber sueco?, no es discriminación, simplemente no reunes los requisitos para ocupar ese puesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *