Huxley se quedó corto

Erasmo Calzadillla

Foto: Caridad

“Esta participación en la gloria manifiesta de las cosas no dejaba sitio, por decirlo así, a lo ordinario, a los asuntos necesarios de la existencia humana…”   -Aldous Huxley, Las Puertas de la Percepción

Aldoux Huxley, intelectual de los que ya no se fabrican y tío de los hippies fue de los primeros en ensayar con sigo mismo y estudiar los enteógenos durante la revolución cultural de los 50’ y 60’.

En su conocidísimo ensayo “Las Puertas de la Percepción” (1954) intentó explicar lo que ocurre a la conciencia tras el contacto con sustancias o prácticas (des)alucinantes:

En el cerebro existe una especie de válvula o filtro que regula el flujo de información del exterior hacia la conciencia. Al nacer el filtro no funciona, por eso de niños solemos quedar absortos con cada cosa a nuestro alrededor, pero a medida que maduramos el cerebro va cerrando el paso a aquella información no implicada directamente en la sobrevivencia.

Los enteógenos inutilizan estas barreras, abren las puertas de la percepción y el mundo se nos presenta en toda su plenitud y riqueza. Es como un retorno a la infancia que de paso nos vuelve socialmente afuncionales porque la conciencia saturada y fascinada no logra distinguir el conocimiento vital del que no lo es. Así es como lo pensaba.

Huxley apela a un modelo epistemológico mecanicista, biologicista, pero sobre todo contemplativo. Luce como reaccionando contra el pragmatismo norteamericano (era inglés) pero a mi entender bota al niño con el agua sucia.

Los enteógenos no atiborran la conciencia sino la acrecientan expandiendo nuestro ego más allá de nuestra piel. Nos desplazan (no siempre pero suele) hacia un estado de sensibilidad y compromiso con el mundo en que vivimos, porque nos hacen sentir más conectado a él.

Para Huxley la expansión de la conciencia era una forma de alcanzar la plenitud, un lujo, pero la cercanía del desastre social y medioambiental en este planeta ha ido transformándola en una cuestión práctica y quizás vital. El peligro no está hoy en abrir las puertas de la percepción sino en mantenerlas cerradas.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 363 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

3 thoughts on “Huxley se quedó corto

  • Así que Huxley se quedó corto….Lo que el tipo hizo, y en la época en que lo hizo, fue largo y grande.

  • Sí, difíciles de responder compadre. Voy a evitar meterme en esa candela por ahora.

  • ¿Cómo sabes todo eso? ¿Lo asumes o de qué manera llegas a ese conocimiento? …Vaya una pregunta epistemológica…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *