Filósofo cubano conversa sobre la obsolescencia e inutilidad del comunismo

Erasmo Calzadilla

Alexis Jardines (d) el año pasado en Cuba.

A Alexis Jardines lo conocí en una sede universitaria, él era profesor de filosofía y yo entré después a intentar hacer lo mismo. Sus tesis me parecieron entonces y luego tan brillantes por un lado como opacas por otro. Se lo comenté una vez pero creo que no estuvo de acuerdo.

Hace poco Alexis emigró hacia los EEUU y no sé en qué circunstancias un profesor de la Universidad de la Florida: Gerardo Muñoz, le planteó una pregunta “bobita”:

“¿Es cierto que no haya nada rescatable del comunismo entiéndase esta palabra como idea central de la política en tanto la vida en común y hasta qué punto nuestra tarea no es justamente pensar conceptos y palabras que no intenten tomar prestadas realidades exteriores, sino que hagan posible un futuro otro de la nación?”

La extensa respuesta de Jardines ¿Redescubrimiento de la cultura? pude leerla en el informe del encuentro “Pluralidad e Ideología” que tuvo lugar en Estado de Sats.

Siempre cabe la posibilidad de que yo no haya entendido nada de nada, pero me parece que Alexis estuvo muy por debajo de su tremenda capacidad de análisis; y además políticamente hablando casi me duele. Por eso me he animado a revolverla y rebatirla un poco.

Voy a empezar trabajando con tres de sus propuestas y luego si veo que el tema interesa continúo con el resto de su texto.

Responde Jardines al profesor de la Universidad de la Florida:

“Comenzaré a desarrollar la respuesta a tu doble pregunta con una afirmación rotunda: no, no hay nada rescatable en el comunismo porque el mismo no pasa de ser una quimera, un ideal que no guarda relación con la vida ni con la estructura de ninguna sociedad concreta.”

Digo yo:

Imaginemos un eje donde uno de los extremos sea el comunismo llevado al colmo, la fusión (comunión) de las identidades en un ser impersonal, y el otro extremo un atomismo de las identidades, siendo cada ser una individualidad absolutamente diferente de los otros seres. Cualquiera que haya estudiado un poco filosofía, y Alexis lo ha hecho bastante, sabe que ni el Ser único donde todo se funde ni el atomismo extremo son posiciones sostenibles, la unidad y la pluralidad se complementan y no pueden existir una sin la otra.

Digámoslo en un lenguaje un poco más potable: ambos extremos (comunismo e individualismo) serían ideales inalcanzables por una sociedad real, y por eso mismo todas las sociedades realmente existentes son una combinación de esos dos polos. Unas más cargadas hacia el individualismo y otras con una dosis más fuerte de comunismo, en dependencia de la historia y de la manera en que se estabiliza cada sociedad para su funcionamiento.

En cualquier caso la frontera que separa a un individuo de otro es abierta, difusa, siempre existe cierto grado de solapamiento, indiferenciación de unas identidades con otras.

Visto así no entiendo por qué Jardines afirma que “no hay nada rescatable en el comunismo” (entendiendo a este como una quimera).

Y lo más lindo es que no argumenta sus rudas afirmaciones, al mejor estilo de Enrique Ubieta.

Continúa Jardines:

“Su fundamento teórico (del comunismo) está notablemente envejecido y, lo que es más importante, carece de contexto cultural. El comunismo y el marxismo que lo alimenta son cosas del pasado y, en tal sentido, solo pudieran prender en sociedades de escaso desarrollo económico, político y social (digamos que en el Tercer Mundo). Sin embargo, tampoco aquí les auguro éxito, toda vez que ya está en marcha un proceso globalizador que también los haría superfluos en estas regiones del planeta.”

Digo yo:

Bien sabe Alexis que en filosofía, como en cualquier ciencia y en cualquier sociedad, pero sobre todo en las postmodernas, el pasado siempre está presente; ninguna tesis, ninguna ideología es válida o deja de serlo porque pertenezca al pasado, ninguna tesis envejece.

La historia de la filosofía como de casi todo en esta vida es un constante regresar de lo olvidado, de lo que parecía que ya no renacería nunca: llámese marxismo o fascismo.

Y verdaderamente no sé qué significa eso de que el proceso globalizador hará superfluo el marxismo si esta teoría fue capaz de predecir el proceso globalizador.

Por otra parte la globalización neoliberal a la que Jardines se refiere genera por donde pasa asimetrías de poder, exclusión, agravamiento de los conflictos sociales, desamparo, y como reacción movimientos de tendencia colectivista y humanista, como los que vienen ocurriendo en latinoamérica durante los últimos 15 años. El marxismo no es un colectivismo ni un humanismo sensu stricto, pero tiene mucho más de ello que el neoliberalismo.

De mi experiencia con jóvenes latinoamericanos diría que el marxismo está muy arraigado en ellos, y no como onda retro. Yo mismo no me siento marxista pero escuchando a Alexis casi me convierto.

Jardines:

“Por otra parte, cabría preguntar: ¿realmente el comunismo se puede construir? ¿Quiénes con nombres y apellidos serían los encargados de acometer tal proeza? Y si es una labor impersonal o colectiva, preguntémosle a la clase obrera que, en buena parte del mundo, ha desaparecido y seguirá desapareciendo antes que el Estado, lo cual es una fragrante contradicción en el seno de la teoría marxista. En las sociedades capitalistas más desarrolladas la clase obrera languideció mientras se conservó y fortalecieron tanto el Estado como la clase media y alta. (Nótese que no hablo de burguesía).”

Digo yo:

¿La clase obrera desapareció? ¿Y quién construye todo, quién brinda los servicios, quién trabaja? ¿las máquinas?

Me parece que Jardines está viendo fuego fatuo.

Es cierto que la clase obrera perdió la fuerza política y la conciencia que tuvo a finales del siglo XIX y principios del XX, es cierto que el capitalismo financiero pareciera producir riqueza de la nada, es cierto que el Estado de Bienestar y el enriquecimiento de los países del primer mundo permiten un estatus holgado a una gran cantidad personas, que tal vez por eso no se consideran proletarios, pero de ahí a que la clase obrera ha desaparecido creo que va un grandísimo trecho.

El concepto Clase se ha desdibujado como referente identitario, pero el grupo humano que labora por un salario pagado por el dueño de los medios de producción sigue existiendo, aunque su consciencia de grupo padezca un coma profundo o ande solapado con otras identidades.

Cierto que el Estado no desapareció. Estado habrá mientras exista propiedad privada sobre los medios fundamentales de producción y eso no ha dejado de ocurrir. De todas maneras lejos estoy de defender al marxismo a ultranza, solo pienso que la manera en que lo rebate Alexis es extremadamente simplista, y siempre deja un tufo a: “el capitalismo neoliberal resolverá todo.”

Y ya, con estas palabras culmino por el momento mi vagar por la respuesta que el profesor de filosofía A. Jardines brindó a la pregunta del profesor de la Universidad de la Florida Gerardo Muñoz.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.



23 comentarios sobre “Filósofo cubano conversa sobre la obsolescencia e inutilidad del comunismo

  • Estado habrá mientras exista propiedad privada sobre los medios fundamentales de producción y eso no ha dejado de ocurrir

    Solo falta que el respetado autor defina cual es esa clase que ostentaba la propiedad sobre los medios de producción en los experimentos ‘socialistas’. Y sobre todo, que queda del ‘inclinación hacia el colectivismo’ en el caso que encuentre o defina a dicha clase

    Respuesta
  • por google.translate de HT en engles:

    Muy bien, Erasmo, hablemos. Usted dice que el “Estado existirá mientras exista la propiedad privada sobre los medios de producción…” Cuando hablamos del estado sin embargo, debemos tener en cuenta que el Estado tiene dos componentes principales. Uno de ellos es coercitiva, que consiste en la policía, las prisiones, las fuerzas armadas, etc.

    El otro es la coordinación civil, consistente en su estructura política y su rutina de muchos, las tareas productivas – como orientación económica y la vigilancia, la exploración del espacio, protección del medio ambiente y la reparación, la creación de infraestructura y reparación, y así sucesivamente. Por lo tanto, cuando hacemos generalizaciones como lo han hecho en la declaración anterior, tendemos a perder de vista de la composición dual del Estado, y que un componente es “malo” y uno “bueno”.

    La teórica desaparición del Estado nunca iba a significar la desaparición de lo necesario, los componentes constructivos y productivos. Algún tipo de coordinación civil será necesario en cualquier sociedad del futuro, cualquiera que éste podría ser llamado.

    El futuro de la sociedad sin clases teóricas, aquella a la que se suponía que el puente socialista al plomo, no se concibió como tener una total falta de coordinación social. Se pensó en no obstante, como en última instancia, tener una completa falta de un elemento coercitivo. Esta falta de un elemento coercitivo se basaría en el hecho de que, sin clases y sin todas las perversiones humanas generadas por la sociedad de clases explotadoras, eventualmente habría necesidad de policía, prisiones, fuerzas armadas, etc.

    Y así, Erasmo, creo que sería más correcto y más útil para nosotros decir que el componente coercitivo del Estado existirá mientras exista la propiedad privada sobre los medios de producción.

    Hay que añadir sin embargo que, siempre que el estado socialista – derivada de la estipulación núcleo marxista – centraliza la propiedad de todos los instrumentos de producción, un componente absolutista coercitiva siempre serán necesarios para hacer cumplir este modo artificial y burocrático de la producción.

    Como ha demostrado la historia, este componente coercitivo tenderá a ser cada vez más corrupto y alejado de la gente, hasta que un socialista se derrumba el poder estatal.

    Respuesta
    • Pero qué sofismas son éstos!! Que desaparezca la propiedad privada -porque siempre habrá propiedad- sobre los medios fundamentales de producción no implica que la genética humana va a cambiar. Podrán seguir naciendo asesinos, violadores, filósofos y otras clases de monsturos. Tal parece como Ud. lo plantea que el origen del mal, que el becerro de oro, el monstruo de 7 cabezas, es la propiedad privada sobre los medios de producción. Eso puede que sea un mal hasta cierto punto, nadie me discutirá que gracias a esa explotación en los siglos pasados hoy en europa occidental se vive muy bien. Todo requiere un sacrificio. Será quizá un mal en latinoámerica o en otras partes del mundo que no han logrado desarrollarla -como diria el pseudosofista de marx- hasta las ultimas consecuencias. Cosa que en Europa se ha hecho, hecho al punto que estamos entrando en otras formas de propiedad mejores. La razón por la cual latinoamérica y otros basureros del mundo no han llegado es porque queriéndole huir al capitalismo brutal han generado una lucha que les impide pasar por esa etapa necesaria para alcanzar mejores cosas.

      Le pongo un ejemplo clarísimo. Noruega, la policía no anda con pistolas, -ellos están cerca del paraíso marxista- pero de pronto sale un fanático antimusulmán y se carga a 68 personas más o menos. Coño! qué pasó! resultado, ahora noruega tiene que reformar su código penal para este tipo de cosas, que allí eran impensables. De manera que la supresión de la propiedad privada no garantiza nada salvo eso mismo, esa propia supresión.

      Respuesta
  • q vola mi conoslte.

    “sabe que ni el Ser único donde todo se funde ni el atomismo extremo son posiciones sostenibles, la unidad y la pluralidad se complementan y no pueden existir una sin la otra”

    si eso es cierto, entonces para que esta tesis de que ambas cosas tienen que exisitr tambien tiene q exisitr la de que solo existe una cosa…

    “”ninguna tesis envejece”” esto si que ya no se de donde lo sacas.. argumentalo.

    “casi todo en esta vida es un constante regresar de lo olvidado” si esta olvidado, como es posible regresarlo…?

    Respuesta
  • Este chico, no puede sostener uno sólo de sus argumentos bajo un análisis serio. Si definitivamente no entendió nada. Creo que como filósofo hemos perdido un gran farmacéutico.

    Respuesta
  • Erasmito no pude acabar el artículo (muuuuu largooo) este tema me recuerda mis clases tediosas de Filosofía en la Uni (sorry); válgame añadir que no estoy de acuerdo con nadie. Abrazo grande!

    Respuesta
  • jajaj acere no te dejan filosofar jajaja, viste lo que decia yo en mi entrada de la filosofia? esta chica cristy recuerda como tediosas las clases suyas de filsofia jajjaja.

    Respuesta
  • Ahora va a resultar que para defender la igualdad antes hay que hacerse comunista.

    Respuesta
  • Ernesto Hernández Bustos, de Penúltimos Dias, discrepa fuertemente con este artículo, y es difícil no darle la razón:

    “Tras leer con cuidado el artículo con el que Erasmo Calzadilla quiere polemizar con Alexis Jardines me quedo bastante preocupado por el futuro de la izquierda cubana. Calzadilla insiste, como varios mentores de Observatorio Crítico, en defender un comunismo abstracto, separado de su experiencia histórica y de la correspondiente dosis de fracaso asociada, pero para ello tiene que remontarse a un contrapunto que está filosóficamente al nivel de un niño de 10 años: “dos extremos (comunismo e individualismo) [como]… ideales inalcanzables por una sociedad real, y por eso mismo todas las sociedades realmente existentes son una combinación de esos dos polos”. Poner a funcionar esta dialéctica en el vacío es un ejercicio tan primario —y tan alejado del pensamiento real sobre el comunismo hoy día— que uno siente ganas de regañar a los profesores que le impartieron materialismo histórico al polemista.
    El nivel de desinformación de este amago de debate queda perfectamente en evidencia en otra frase de su artículo: “¿La clase obrera desapareció? ¿Y quién construye todo, quién brinda los servicios, quién trabaja? ¿las máquinas?”
    ¿Leyó Erasmo Calzadilla a Marx alguna vez? ¿Sabrá lo que Marx entendía por clase obrera y el papel que le atribuía? Mis lejanos recuerdos del marxismo estudiado en la escuela, y mis lecturas de Marx me remontan a un proceso en el que las antiguas clases medias caerían en las filas de la clase obrera, bien porque no podrían sostener la competencia con los grandes capitales, bien porque sus habilidades profesionales se verían depreciadas frente a los novedosos métodos de producción. Marx aseguraba sin asomo de duda que el desarrollo capitalista produciría una clase obrera cada vez más homogénea y más depauperada, en sintonía con el progreso de la industria y la lógica de la plusvalía. Desde luego, eso no es lo que vemos hoy, ni siquiera en una sociedad tan primitivamente capitalista como la Cuba que propone el raulismo. En el resto del mundo la homogeneización pronosticada por Marx ha dado paso a un proceso de creciente diferenciación y segmentación estructural, típico de las sociedades postindustriales, donde la propiedad de los medios de producción ya no es el único elemento productor de valor, ni por lo tanto el único que serviría para definir las clases sociales.
    Desde luego que hay gente que sigue produciendo bienes y servicios en la sociedad capitalista, pero desde el punto de vista marxista ello no basta para ser considerado “clase obrera”.
    Uno casi se averguenza de tener que puntualizar estas cosas. El nivel de leso provincianismo que demuestran las inquietudes de este joven intelectual cubano pone seriamente en entredicho los recursos teóricos de la izquierda cubana, ya no sólo ahogada por el fracaso de la sociedad cubana, sino encarnación, ella misma, de los aspectos culturales de ese fracaso. El paso de la generación de los 80 a los 90 parece haber sido catastrófico, al menos en cuanto al nivel de razonamiento filosófico. De Rafael Rojas, Iván de la Nuez, Emilio Ichikawa, Alexis Jardines y otros hemos pasado a este Calzadilla, que haría mejor en dedicarse a su huerto en vez de traducir en descosidas teorías sus dolores políticos.”

    Sólo quisiera agregar que es necesario leer más autores marxistas, más allá de Lenin, Marx, Engels, Gramsci o la Escuela de Frankfurt. Es necesario leer a Eduard Bernstein también y entender que las mismas propuestas de El Capital eran erróneas en cuanto a sus pronósticos, y Bernstein, cercano a Marx y el primer revisionista, pudo ver, antes de las pamplinas de Lenin, dónde estaban precisamente esos errores. El juego irrestricto del mercado sí conduce a una expansión de la clase media y a un aumento del nivel de vida de la sociedad en general. La Historia ha presencia una confirmación (y una leve depuración téorica) de las propuestas liberales, y defender el marxismo hoy en día involucra estar fuera de contacto con el decursar del liberalismo (más allá de las crisis de intervención estatal en el mercado como Estados Unidos, España o la Argentina del 2000 que la izquierda quiere pintar de fracasos neoliberales cuando no lo son). Se tratan de defender deducciones y no experiencias, lo cual es profundamente lamentable. Menos ingeniería social y más Historia, por favor.

    Respuesta
      • Luismi… no sé si te diste cuenta de eso pero… yo estoy aquí. Y vine a dialogar, y lo estaba haciendo antes de que tú me lo pidieras. Tu respuesta es que estoy “embarcado”. No sé, pero no cuadra la caja.

        Respuesta
    • Pues yo le agradezco mucho a Erasmo su entusiasmo y su esfuerzo por ayudar a crear un foro de debate abierto e inclusivo, aunque sus opiniones no esten perfectamente pulidas.

      Respuesta
      • vamos a ver camilo, qué cosa es eso de opinion perfectamenete pulida??? buscate en google lo que es doxa y espiteme, para q veas que decir opinion y perfectametne pulida es contradictorio en los terminos.

        Respuesta
        • Sorry, Luismi. Admito que mi conocimiento del diccionario no esta perfectamente pulido.

          Respuesta
  • La pregunta de Gerardo M es ‘bobita’ y tendenciosa. Pero ya que estamos en el tema, la voy a contestar a mi manera. Partiendo de que: 1) El concepto moderno de comunismo emerge desde el analisis errado que hizo Marx de la organizacion y motivacion de las fuerzas productivas/creativas durante la revolucion industrial europea, 2) Marx propone una solucion destructiva (la lucha de clases) a los conflictos inherentes de una sociedad en rapida evolucion, 3) El comunismo como ideologia de Estado ha servido de herramienta para concentrar el poder en un grupito de lideres autoritarios, 4) Muy lejos de emancipar a la clase proletaria, la ha expandido y perpetuado su dependencia, 5) La desincentivacion de la productividad y la fuga de talento/cerebros a occidente ha puesto en evidente desventaja a los paises ‘comunistas’, solo cabe preguntar cómo este concepto sigue teniendo tantos adeptos. Los problemas de la sociedad moderna existen y pueden ser graves, pero no se debe recetar un remedio que es peor que la enfermedad.

    Respuesta
    • Camilo, no sabía que en la mayoría de los países latinoamericanos, de donde anualmente se fugan a mejores tierras miles de cerebros, existía el comunismo… Me parece simplista su deducción, aunque sólo fuera un ejemplo de lo malo que ha resultado la implementación de un sistema específico como el socialista… Antes bien, y que me perdona Jardines (y si quiere que no me perdone ni un c…), habría que analizar mejor dicotomías tales como desarrollo/subdesarrollo, que lejos de envejecer, se refuerzan cada día…

      Respuesta
      • Ricardo: Tu interpretacion de mi punto sobre la fuga de talento no es logica. Es muy cierto que occidente atrae talento y cerebros de otros paises latinoamericanos y que esto ocurre porque hay mas oportunidades economicas en occidente. El comunismo no ha sido unico en causar la emigracion a Europa y USA, tambien lo han sido las guerras, los desastres naturales, y las dictaduras militares de derecha. Mi punto es que, entre otras cosas, el comunismo ha fallado en crear el ambiente propicio para retener y sacar frutos de la creatividad individual.

        Respuesta
  • El pensamiento de Jardines sigue la escuela de Hegel, que pudo estudiar, sorpresa, sorpresa, en la cuna del marxismo-leninismo, cuando estudiaba en Leningrad, hoy St. Petersburg.

    Escuela que continuo Alexandre Kojeve y hoy en dia Francis Fukuyama.

    Para enternder por donde viene Jardines, hay que leer The End of History and the Last Man.

    Respuesta
  • Agradezco a todos la participación. Voy a responder a algunos de los comentaristas en un mismo comentario.

    A Mahavishnu que dice:
    Solo falta que el respetado autor defina cual es esa clase que ostentaba la propiedad sobre los medios de producción en los experimentos ‘socialistas’. Y sobre todo, que queda del ‘inclinación hacia el colectivismo’ en el caso que encuentre o defina a dicha clase.
    Le respondo:
    Gracias por lo de respetado ¿El nombre de la clase en el poder? Eso no importa tanto: burocracia, tecnocracia… esas categorías se quedan cortas. Creo que lo principal es saber que esa clase ha sido la dueña de los medios de producción en los experimentos “socialistas” aunque no ostente un título de propiedad.
    ¿Qué queda de la inclinación hacia el colectivismo?
    Por suerte bastante a nivel popular, aunque mucho de eso se está perdiendo, en parte como resultado del propio experimento.

    A Grady que me recuerda el componente positivo del Estado como ente coordinador de la sociedad civil le agradezco su idea, me parece buena. Es que ese aparato ha estado desde su inicio tan asociado a la cuestión represiva que me cuesta concebirlo de otra forma.

    A Raúl Dopico que dice:
    Este chico, no puede sostener uno sólo de sus argumentos bajo un análisis serio. Si definitivamente no entendió nada. Creo que como filósofo hemos perdido un gran farmacéutico.

    Raúl qué bien me vendrían escuchar sus serios análisis. Le invito a participar con ellos en el debate, no sea tacaño.

    A mi amiga Cristi que dice no estar de acuerdo con nadie me gustaría enterarme por qué.

    A Grabiel que dice:
    Ahora va a resultar que para defender la igualdad antes hay que hacerse comunista.
    Compadre no entiendo a qué viene eso. ¿Puedes aclararme un poco?

    A Melkay que dice: es difícil no darle la razón a Bustos le respondo lo mismo que al anterior: si ustedes tienen mejores ideas desembúchenlas para que todos saquemos mejor provecho.

    A Camilo que me agradece el entusiasmo por crear un foro de debate abierto e inclusivo y dice que mis conceptos no están perfectamente pulidos:
    Menos mal Camilo que alguien parece comprender mis intenciones. En cuanto a lo de los conceptos poco pulidos, compadre adelante, ayude usted a pulirlos y no se quede en la frase.

    Al mismo Camilo cuando intenta contestar a la pregunta “bobita” de Gerardo M. y dice:
    El comunismo como ideologia de Estado ha servido de herramienta para concentrar el poder en un grupito de líderes autoritarios.
    Le doy toda la razón Camilo, pero añado que de comunista esa ideología poco tenía. Con el acento tan exagerado que ponía en el papel del Estado contribuyó a ir rompiendo los lazos comunitarios y sustituyéndolos por un único lazo con el poder central. Lo de comunismo fue solo un amago.

    A Hernández Bustos que dice:
    1.que yo defiendo un comunismo abstracto separado de su experiencia histórica etc.
    Perdón pero la pregunta inicial de Gerardo M. “¿Es cierto que no haya nada rescatable del comunismo entiéndase esta palabra como idea central de la política en tanto la vida en común…? era ya bastante abstracta. Fíjense que estaba hablando de comunismo en cuanto vida en común, y no de la experiencia concreta de los países “comunistas”. A ello Jardines contesta también de manera muy abstracta: no, no hay nada rescatable en el comunismo porque el mismo no pasa de ser una quimera, un ideal que no guarda relación con la vida ni con la estructura de ninguna sociedad concreta.
    Y a estas abstracciones yo añadí otra: que como quimera el comunismo sí está presente en todas las sociedades, en unas más que en otras. Fueron tres abstracciones una detrás de otra pero fui yo el que me gané los nombretes. Aunque pensándolo bien no estaría mal retomar algo de la sencillez de un niño en las discusiones.
    Luego Bustos dice:
    2.El nivel de desinformación de este amago de debate queda perfectamente en evidencia en otra frase de su artículo: “¿La clase obrera desapareció? ¿Y quién construye todo, quién brinda los servicios, quién trabaja? ¿las máquinas?”
    En el resto del mundo la homogeneización pronosticada por Marx ha dado paso a un proceso de creciente diferenciación y segmentación estructural, típico de las sociedades postindustriales, donde la propiedad de los medios de producción ya no es el único elemento productor de valor, ni por lo tanto el único que serviría para definir las clases sociales.
    Desde luego que hay gente que sigue produciendo bienes y servicios en la sociedad capitalista, pero desde el punto de vista marxista ello no basta para ser considerado “clase obrera”.
    En ningún momento yo he dicho que la propiedad de los medios de producción sea el único elemento productor de valor, ni el único que sirve para definir las clases sociales, ni he dicho nunca que estoy hablando desde el punto de vista marxista, ni niego la creciente diferenciación y segmentación estructural de las sociedades postindustriales. En mi respuesta solo estaba negando la rotunda afirmación de Jardines: “…la clase obrera ha desaparecido y seguirá desapareciendo”.
    Tan siquiera es un asunto filosófico, Alexis hace afirmaciones tan rotundas que no da pie a eso. Sin embargo quedo yo como el provinciano que debe volver al huerto. Parece que para Bustos esas son cosas muy malas.

    3.pone seriamente en entredicho los recursos teóricos de la izquierda cubana, ya no sólo ahogada por el fracaso de la sociedad cubana, sino encarnación, ella misma, de los aspectos culturales de ese fracaso.
    Oye Bustos, yo solo soy un tipo con un blog. Me siento de izquierda y me gusta indagar en las teorías, pero ni soy representante de la izquierda ni mucho menos un teórico. Eso de juzgar a la izquierda toda por lo que yo he dicho en un post es otra malintencionada generalización.

    A todos:
    De nuevo gracias. Veo que el asunto de cierta manera pegó así que voy a seguir “analizando” el texto de Jardines. Vayan preparando los próximos improperios.

    Respuesta
  • “si ustedes tienen mejores ideas desembúchenlas para que todos saquemos mejor provecho.”

    Erasmo… lo hice. Esa es tu respuesta? Tú leíste algo de lo que yo escribí? La apreciación histórica de que el mercado no regulado sí hace nacer y expande la clase media? Las disensiones del socialismo revisionista iniciadas por Eduard Bernstein? Te tomaste el trabajo de responder a eso?

    No sé qué tipo de ideas quieres oír de mí o de los que piensan como yo. Si quieres te puedo bajar todas las muelas de todos los tipos sobre la experiencia liberal y lo tergiversada que está por sus contrincantes… o puedo darte la dirección del Cato Institute (cato.org). También te diría que leas con más detenimiento las propuestas y explicaciones de los liberales libertarios, especialmente de un cubano como C.A. Montaner.

    Mientras tan, intuyo por tus breves respuestas que no estás muy interesado en oír otros criterios.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Coliseo Romano, Roma, Italia. Por Marylene Gray (Nicaragua). Cámera: Motorola Android phone G6

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com