Ese no era el colmo

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — En su intento por comprender el capitalismo actual, la investigadora Naomi Klein me ha enseñado mucho sobre nuestro socialismo.

“La doctrina del shock”, una de sus más conocidas obras, pone al descubierto cómo ciertas elites de poder generan intencionalmente crisis sociales de dramático impacto. El objetivo es conseguir una regresión infantil generalizada, que la gente pierda el temple, abandone sus luchas y busque protección en papá.

Hace unos días han televisado “No Logo”, documental basado en un texto homónimo de la misma autora. El audiovisual muestra cómo las firmas comerciales, en su crecimiento desmesurado, han ido sustituyendo al espacio público.

Un mall no es solo una gran tienda; es también un sitio donde distraerse, descansar, reunirse con los amigos y pasear. El único problemita consiste en que, como espacio privado al fin, hay ciertas cosas que no se pueden hacer, como protestar o filmar libremente. Para eso está la calle si no la han privatizado también.

El colmo de este tsunami que viene arrasando con lo público, cree la investigadora, son las ciudades construidas por firmas, acordes al estilo de vida que se le asocia. El ejemplo que presenta es Celebración, una ciudad en la Florida sin vallas publicitarias porque todo está bajo el control de DISNEY.

Un poquito más al sur

Pero si Klein hubiera continuado su periplo rumbo sur, unas millas más allá de la Florida hubiera tropezado con un sitio donde se le da una vueltecita más a la rosca.

En todo el territorio de la república de Cuba no existe un espacio público donde se pueda protestar o filmar libremente pues la calle es de Fidel y de los Revolucionarios. Aquí lo privado no necesita paredes ni cercas; abarca toda la nación. La excepción es, quizás, el interior de las casas particulares.

Denuncia Klein que las firmas contratan mano de obra barata en el tercer mundo, les pagan menos de un dólar por jornada, no permiten los sindicatos y logran, con sus técnicas de persuasión, que se acepte como algo natural la suspensión de garantías laborales.

Yo, que soy profesional y he trabajado en varias instituciones del Estado cubano, no recuerdo ninguna donde me pagaran más de un dólar por jornada, ni donde el sindicato protegiera verdaderamente al trabajador.

Allí donde el salario fue un poco más alto, el Perfeccionamiento Empresarial daba luz verde a los jefes para despedir a quien considerara No Idóneo. (Hablo en pasado porque es mi historia, pero ese sistema todavía persiste.

Creo que si Klein se da una vuelta por acá y no le sucede ESO que le pasa a los izquierdistas con Cuba, podría encontrar inspiración para su próximo libro.

Nota: Es muy probable que haya sitios aún peores. Si usted los conoce puede aprovechar los comentarios para denunciarlo.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


16 thoughts on “Ese no era el colmo

  • el 20 agosto, 2012 a las 7:13 pm
    Permalink

    No existen tales derechos. Los derechos no llegan como las alas de un pájaro, tienes que trabajar para tenerlo, hay que luchar por ellos de día y de noche, y cada generación tiene que hacerlo una vez más.

  • el 19 agosto, 2012 a las 11:45 am
    Permalink

    A proposito… No les recuerda nada la reciente referencia a Papa Estado? Recuerden por casualidad quien la dijo….

  • el 18 agosto, 2012 a las 8:50 am
    Permalink

    naomi klein y sus visiones apocalipticas no son ni de lejos el punto de vista mas objetivo. claro que muy pocos mensajes logran pasar la supercensura de los medios de la isla, asi que al menos se muestre el de nk es algo. peor seria que se dedicasen programas de tv a explicar la idea juche y sus gigantescos beneficios para el vulgo.

  • el 17 agosto, 2012 a las 7:46 pm
    Permalink

    no entiendo por qué dices que la comparación está fuera de contexto

    tampoco veo como es que la guerra sucia justifica el hecho de que el estado se haya apropiado de las calles y la gente no pueda protestar. ni por qué es el estado el dueño de todos los medios de producción y nos haga dependientes de él y de sus bajos salarios.

    ah y yo tampoco soy de derecha, que yo quiero que gane obama.

  • el 17 agosto, 2012 a las 2:14 pm
    Permalink

    Este no es un post para focas de derechas, partiendo de que La Doctrina del Shock es un libro que ha jodido bastante a estos elementos…

    Está claro que en Cuba no se puede hablar del mismo caso que en los países neoliberales, pero sí podemos hablar de lo PÚBLICO, no entendido como lo estatal sino como “lo que es del pueblo”. En este sentido creo que Cuba tampoco escapa al modelo de “privatización” (por llamarlo de algún modo) de los espacios ciudadanos.

    No olvidemos que Estado y Pueblo no son sinónimos, y que lo que es del Estado no es necesariamente del pueblo… Quisiera saber cuáles son las mentiras que se dicen en el post…

    Lo que da pena es que a veces el único argumento de la izquierda sea nombrar la palabra “imperialismo” para justificar sus propios “errores”…

    (Y no, no soy una foca de derechas, gracias)

  • el 17 agosto, 2012 a las 12:58 pm
    Permalink

    Antonio, la comparación que hace Erasmo, para nada está fuera de contexto. Cuales son esas “sociedades que se desarrollan en condiciones ideales”?.
    El capitalismo brutal del imperio y el socialismo de Cuba que usted defiende tienen más en común de lo que usted no quiere ver. Es imposible hacer socialismo de la misma manera que otros hacen capitalismo, los medios son los que condicionan los fines. La forma de explotación de la propiedad es lo que determina el carácter de una sociedad, la propiedad en Cuba se explota como mismo se hace en todos los lugares del mundo: Un trabajador vende su fuerza de trabajo por menos del precio que le corresponde y el dueño de los medios de producción (El Estado cubano en nuestro caso) se apropia de la plusvalía, la cual entra de nuevo al ciclo productivo para generar ganancias y perpetuar ese orden, a fin de cuentas, capitalismo bien simple. La izquierda en Cuba no está en el poder, Erasmo tiene más de socialista que todos los ministros y miembros del consejo de Estado juntos. Antonio , son comentarios como los suyos y los de los dirigentes actuales del país los que le hacen el juego a la derecha.

  • el 17 agosto, 2012 a las 12:40 pm
    Permalink

    Mercedes, por favor, no le vuelvas a decir que “el bobo de la yuca apareció”

  • el 17 agosto, 2012 a las 12:04 pm
    Permalink

    Mientras haya libertad para esas opiniones, para indignarse, para realizar esos documentales “abre-ojos”, para verlos, reocomendarlos, alabarlos, salir a protestar, marchar, publicar, pues la cosa no esta perdida y el mundo no va para el basurero.
    Cuando una sociedad se cierra a la critica, a la opinion, a la diferencia, al activismo, a la oposicion al poder, a la indignacion de sus ciudadanos, yo creo que no queda otro camino que el abismo. Sin solucion. Solamente esperar que los que nos tienen cerrados ya no esten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *