Ese no era el colmo

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — En su intento por comprender el capitalismo actual, la investigadora Naomi Klein me ha enseñado mucho sobre nuestro socialismo.

“La doctrina del shock”, una de sus más conocidas obras, pone al descubierto cómo ciertas elites de poder generan intencionalmente crisis sociales de dramático impacto. El objetivo es conseguir una regresión infantil generalizada, que la gente pierda el temple, abandone sus luchas y busque protección en papá.

Hace unos días han televisado “No Logo”, documental basado en un texto homónimo de la misma autora. El audiovisual muestra cómo las firmas comerciales, en su crecimiento desmesurado, han ido sustituyendo al espacio público.

Un mall no es solo una gran tienda; es también un sitio donde distraerse, descansar, reunirse con los amigos y pasear. El único problemita consiste en que, como espacio privado al fin, hay ciertas cosas que no se pueden hacer, como protestar o filmar libremente. Para eso está la calle si no la han privatizado también.

El colmo de este tsunami que viene arrasando con lo público, cree la investigadora, son las ciudades construidas por firmas, acordes al estilo de vida que se le asocia. El ejemplo que presenta es Celebración, una ciudad en la Florida sin vallas publicitarias porque todo está bajo el control de DISNEY.

Un poquito más al sur

Pero si Klein hubiera continuado su periplo rumbo sur, unas millas más allá de la Florida hubiera tropezado con un sitio donde se le da una vueltecita más a la rosca.

En todo el territorio de la república de Cuba no existe un espacio público donde se pueda protestar o filmar libremente pues la calle es de Fidel y de los Revolucionarios. Aquí lo privado no necesita paredes ni cercas; abarca toda la nación. La excepción es, quizás, el interior de las casas particulares.

Denuncia Klein que las firmas contratan mano de obra barata en el tercer mundo, les pagan menos de un dólar por jornada, no permiten los sindicatos y logran, con sus técnicas de persuasión, que se acepte como algo natural la suspensión de garantías laborales.

Yo, que soy profesional y he trabajado en varias instituciones del Estado cubano, no recuerdo ninguna donde me pagaran más de un dólar por jornada, ni donde el sindicato protegiera verdaderamente al trabajador.

Allí donde el salario fue un poco más alto, el Perfeccionamiento Empresarial daba luz verde a los jefes para despedir a quien considerara No Idóneo. (Hablo en pasado porque es mi historia, pero ese sistema todavía persiste.

Creo que si Klein se da una vuelta por acá y no le sucede ESO que le pasa a los izquierdistas con Cuba, podría encontrar inspiración para su próximo libro.

Nota: Es muy probable que haya sitios aún peores. Si usted los conoce puede aprovechar los comentarios para denunciarlo.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


16 thoughts on “Ese no era el colmo

  • el 17 agosto, 2012 a las 11:56 am
    Permalink

    Cuba es tercermundista, el bloqueo, los americanos. SI y que? Acaso por eso su gobierno y su sociedad no pueden recibir criticas.
    Si Cuba tiene un bloqueo y es tercermundistas y si las relaciones con los americanos son tan grises, pues esa es otra critica para el gobierno que tiene que resolver esas cosas. Es su responsabilidad, darle solucion a los problemas. O no? O solamente es hacer discursos y repartirle la isla a las empresas mixtas?
    Nada mas.

  • el 17 agosto, 2012 a las 11:30 am
    Permalink

    Acepto tu inspiración. Creo que para eso todos intercambiamos aquí. Cada cual con su verdad. Y todos aprendemos de los demás. Observa sin embargo que hago la salvedad de que “en ese aspecto” acepto la frase “sin pausa pero sin prisa” (no la acepto en otros órdenes, porque en esas lentitudes se están amparando unos cuantos vivos y otros no menos ineptos). Te explico por qué: Imagina por un momento que, aplicando la mencionada terapia de choque, como la he visto funcionar sin misericordia en China (y de eso tengo bastante que contar), el hasta ahora paternalista Estado cubano deja en la calle y sin un centavo a dos millones de trabajadores, de la noche a la mañana. Ahí sí llega la sangre al río. El TiananMen cubano. Y no habrá pariente en el extranjero que salve a tanta gente súbitamente despojada. Ya estamos viviendo en Guatemala; no permutemos para Guatepeor.

  • el 17 agosto, 2012 a las 10:37 am
    Permalink

    Erasmo da pena que usted sea universitario, su comparacion esta fuera de contexto. Los paises que usted compara con Cuba no han vivido las condiciones de guerra sucia a que ha sido sometida la isla por una potencia imperial, eso sin contar que Cuba es un pais tercermundista. Eso causa que el funcionamiento de la sociedad cubana difiera del de las demas que se desarrollan en condiciones ideales.
    Tengo que pensar que ni usted mismo se cree lo que escribe y solo busca hacer un mal o usted es un ignorante.
    Por su tono pienso que es la primera opcion y si en este blog se respetara la verdad como etica informativa su comentario no fuera publicado.
    Me parece que solo busca la opinion que complazca a la focas de derecha que aplauden ese tipo de post.

  • el 17 agosto, 2012 a las 9:31 am
    Permalink

    Mucha razon llevas a tus palabras.. jejejeje mas acertado no puedes estar … Pero lo mas comico en ocaciones viene cuando dicen.. si quieres profundizar puedes visitar la web tararatatat.com jejeje o simplemente vota en el lado derecho abajo en la encuesta de nuestro sitio cubadebate jejejejej Me parto de la risa de lo hipocrita que son.

  • el 17 agosto, 2012 a las 9:14 am
    Permalink

    Isidro, no sé por qué tus comentarios con frecuencia inspiran los míos. No sé, vamos a tener que intercambiar signos astroilógicos, o algo así… Toma este sin lucha, que la cosa no va contigo, sino con la “cosa en sí”… ahí va….“sin pausa pero sin prisa” hacia la nada del nado y nado, nadando hasta que me ahogue, agrego, podría ser la descripción perfecta de lo que muchos llaman “proceso revolucionario” y yo califico de “dictatura”. Los cubanos tienen demasiados cojines en sus familiares del norte y por toda la “diasporita” para evitar el “choque” mientras pretenden que están de acuerdo con la “doctrina”. Saludos.

  • el 17 agosto, 2012 a las 7:43 am
    Permalink

    …es que la mesa redonda, al ser el mas oficialista de los espacios ha llevado la retorica del granma a la maxima expresion, con la ventaja aqui de que los moderadores pueden improvisar incoherentes argumentos sobre el camino, que como este documental, les salen como armas de doble filo, y que a estas alturas, ademas de la funcion que pretende cumplir directamente, cumple otra de efecto contrario por comparacion. ejercicio este por demas facilisimo de hacer por cualquiera que “lea leyendo”, como decia virgilio piñera en su obra “los siervos”. y es que el otro dia tuve la oportunidad de ver una sobre la actuacion cubana de los juegos olimpicos, y randy se burlaba ( visualicen su carita por favor, es esencial esta parte!!!) de algunos norteamericanos que en twitter se sorprendian de que paul gasol jugara en el equipo de basquet de españa. pero acaso sabian los cubanos que leen solo granma y que ademas se les niega twitter quien es al menos paul gasol?, o que es twitter?, o que es eso donde juegan casi todos que es la NBA?

  • el 17 agosto, 2012 a las 7:32 am
    Permalink

    Erasmo:
    Tras experimentar de cerca los efectos de la Doctrina de Choque, te puedo asegurar que su aplicación no deja mucho de qué sentirse feliz, al menos a los perdedores de siempre, que, de forma coincidente, suelen ser mayoría en casi todas partes. Por acá se supo bastante de eso cuando las protestas de TiananMen, que todos sabemos cómo terminaron, luego del cierre masivo de miles de empresas y de la llegada de una inflación galopante, entre otros males. En Cuba vamos a saborearla, a no dudar, si de pronto dos millones de cubanos quedan en la calle y sin llavín. En ese aspecto, al menos, creo que se justifica lo de “sin pausa pero sin prisa”. Una cosa es superar el inmovilismo y los disparates históricos y otra irse a la desbandada.

  • el 17 agosto, 2012 a las 6:57 am
    Permalink

    Un gran libro La Doctrina del Shock…

    Pero me da la impresión de que su propuesta anda más dirigida hacia la democracia participativa, el cooperativismo y ese tipo de experiencias autogestionadas, podríamos decir. No habla demasiado bien de lo que fue la URSS en sus libros, y quiero creer que no cae en las redes de la propaganda cubana…

    Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *