El Precio de los alimentos

Erasmo Calzadilla

Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 13 abr — En el estado de desinformación crónica, manipulación de la noticia y aislamiento mediático en que vive el cubano típico, si quiere romper el cerco informativo tiene que volverse experto decodificando fuentes y no despreciar ninguna por más repugnante que le resulte.

Es por ello que recurro al Granma cuando la gandinga me da pa’ eso.

El panfleto del PCC viene hace algún tiempo dedicando páginas enteras a la recuperación de la agricultura. De vez en cuando saca artículos críticos pero en su inmensa mayoría son esperanzadores.

Si esto fuese real debiera haber repercutido ya en la disminución del precio de los alimentos pero… ¿Qué pasa entonces?

El mismo diario ha publicado muchísimos trabajos sobre el aumento del precio de los alimentos; en el mundo, claro.

Según la edición del sábado 11 de febrero de hace un año para acá el precio de la “jama” en el orbe ascendió un 2 %.

Pero una semana antes, el viernes 3, un raro (por lo sincero)  artículo de Granma informaba que los precios del agro cubano aumentaron durante el mismo periodo un 20%. Llevarse un bocado a la boca se está volviendo algo bien difícil en la tierra de los mambises.

Iluso sería pedirle a Granma la comparación entre estos datos (2% en el mundo, 20% en Cuba).

Granma tampoco contrasta la dramática noticia con todas las que ha publicado cantando las bondades de las recientes reformas en el campo, pero para eso estamos aquí: para poner la información en perspectiva y tratar de armar el rompecabezas.

Sobre las causas y soluciones de este problema es interesante lo que he escuchado en la calle.

Muchos culpan a los revendedores y a los paladares que acaparan lo poco que se produce, otros como Pedro Campos consideran que el Estado ha favorecido una especie de micro capitalismo en el campo (que sería el responsable del aumento de los precios), en lugar de favorecer la creación de verdaderas cooperativas vecinales.

Creo que ambos criterios tienen algo de razón: haría falta integrarlos y sumarles otros como la desidia ciudadana.

En mi barrio, intermediarios acaparan a la cara los productos que trae el Estado al agro. De vez en cuando pasan inspectores chapeando bajito pero al doblar la esquina toda vuelve a la “normalidad” y la multa la paga el comprador.

La gente protesta pero no se vislumbra que la incomodidad esté en trance de generar una acción colectiva contra el acaparamiento; al menos yo no lo veo.

Parece que Ernesto Guevara se adelantó un poquito con aquello de “esta  humanidad ha dicho BASTA.”

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


16 thoughts on “El Precio de los alimentos

  • el 17 abril, 2012 a las 6:12 pm
    Permalink

    Lo que hace falta es que dejes de ser tu solamente quien resi n gue a tu mima y convoquemos a la comunidad entera de H.T. a que se le tumbe en multitud, aunque no se si antes o despues de que te bloquee los comentarios en este espacio, com e p in ga!

  • el 17 abril, 2012 a las 10:43 am
    Permalink

    No sè en que parte dije que el presidente del banco mundial era comunista, yo dije, Isidro es comunista, que siempre le dan vuelta a todo, para no perder la razòn. En Cuba hay hambre, y eso es innegable, y la soluciòn, que los cubanos le han hallado, es la prostituciòn, el robo, el contrabando….no dije màs, como dije que el Granma miente, porque presenta la opiniòn , de un hombre, o de dos, pero no màs ,el resto, de los once millones, no tienen opiniòn, y si la tienen , deben callarla, por su propio bien , o fingir que hay razòn en donde no la hay, adherirse:la doble moral, aparejada al hambre, llegaron y se han instalado para siempre. De cualquier modo, agradezco tu atenciòn y te digo, no tengo nubladas mis facultades intelectuales, por el consumo de proteinas, bien sabes que es lo contrario, la supresiòn de ella, si nubla la inteligencia. Los cubanos forman parte, innegable, de esas estadìsticas del Banco Mundial, de esos mil millones de gente mal alimentadas y hambreadas, que hay en el mundo. Y ese es el meollo, los gobernantes pretenden negarlo…Dios no recuerdan cuando en 1993, nos daban pastillitas de complejo B, en lugar de carne, ….si queremos llegar a un futuro sin mentiras, hay que combatirlas desde ahorita. En Cuba, se pasa hambre, sin lugar a dudas.

  • el 16 abril, 2012 a las 7:18 am
    Permalink

    En realidad, no creo que se pueda poner culpas sobre revendedores, siquiera a los tarimeros del agro, creo que ellos aun en una sociedad como la nuestra son neceasarios, ademas, particularmente no he visto a ninguno de ellos hacerse millonarios e irse a Cancun a pasarse las vacaciones. Creo que lo que sucede en realidad es que nuestro pais no puede siquiera mantener las producciones agricolas a un nivel que no permita el acaparamiento, El Estado no tiene para competir con esas personas, aqui en este pais, o el Estado no compite en cuanto a productos y deja que te coman los tiburones o simplemente elimina la competencia e igual nos comen los tiburones sin posibilidad de nadar. Cuando haya un surtido suficientemente grande agricolamente hablando, los acaparadores se tendran que comer con papa todo lo que compren o simplemente dedicarse a otros negocios. Aunque no se vea directamente algo parecido sucede con los productos a principio de temporada, al principio los precios por los cielos, ya despues decaen los precios y los productos aveces cogen bichos sin que nadie los compre… Aun asi, hay cosechas que se ponen malas en los campos porque no se recogen e independientemente de lo que se diga por ahi, aun se controla el acceso de los productos a las ciudades, yo personalmente he visto como los policias se ponen en “La novia del medio dia” a parar camiones con producciones agricolas que vienen de Guira de Melena y no las dejan entrar en Ciudad de la Habana… esto es solo un ejemplo por citar..

  • el 16 abril, 2012 a las 2:42 am
    Permalink

    gestó “esta” debacle.

  • el 15 abril, 2012 a las 9:43 pm
    Permalink

    Hay otro detalle en el artículo de Granma. Allí se menciona que los productos lácteos son los únicos que en los últimos tiempos se han mantenido bajando de precios. No obstante, en nuestra isla la leche, los quesos, los helados, el yogurt, siguen teniendo el mismo precio desorbitante de siempre, e inalcansables para la gran mayoría. ¿Es que se toman en cuenta las tendencias del mercado mundial solo cuando los precios suben?
    Juan Arsenio, el presidente del Banco Mundial no es comunista, y es eso lo que está citando Isidro… Parece que demasiada proteína afecta la lectura… por eso yo como muy poca… jejeje

  • el 15 abril, 2012 a las 9:24 pm
    Permalink

    No creo , no estoy en la èlite, te lo aseguro, tengo una vida normal, clasemediera, …pero por lo que veo los que si tienen alguna prerrogativa en HT, son ustedes, que si puede pegar links, nunca me han dejado a mi. Aunque si les reconozco el mètiro de publicarme, aun siendo, como soy tan contrarrevolucionario, tan anti-dictadura, tan anti-castro, tan anticomunista, felicidades por eso, pero , tengan en cuenta mi reclamo.

  • el 15 abril, 2012 a las 10:24 am
    Permalink

    Ah ustedes los comunistas, como me confirman en mi aversión. No me contradigo, presentar una parte de la verdad es mentir.Primero moriría primero ,le rogaría a Dios que me fulmine, que defenderles, que ser un marxista.Prefiero ser un paria, jamás estaré de vuestro lado…No me interesan tus estadísticas, ni leer tu literatura,me basta mirar mi recibo de nómina, es bastante prueba para mi, como también lo es, comer 4 veces al día y siempre proteína animal, huevos (aquí son desayuno), lácteos, almidones, azucares, carbohidratos…la pirámide alimenticia toda, frutas, vegetales, todo a mi elección. Tu dime cuando en Cuba después de 1959, se pudo hacer eso, …yo puedo siendo un simple trabajador, allá ningún trabajador, en ese sistema que defiendes, puede. Si bien es cierto que no mueren de inanición gracias “al resuelvo”, “al invento” :eufemismos de robar,contrabandear o prostituirse en Cuba Socialista, la gente pasa hambre, asì sin darle más vueltas.Tu defiendes eso, entre otras miserias que una dictadura impone, y ya por eso somos muy diferentes, y jamás tendremos coincidencias.Nunca en estas cosas seré contradictorio, el rojo sólo lo soporto en el habito coral cardenalicio.

  • el 15 abril, 2012 a las 8:36 am
    Permalink

    Juan Arsenio:
    Sigues cocinándote en tu salsa…Fíjate cómo te contradices, dándole la razón a Granma al principio (Los alimentos suben de precios, sì , sì suben…”), para luego acusarlo de mentir por no ofrecer “la otra cara de la moneda.” Creo que en periodismo a eso no se le llama mentir, sino dar una visión parcial de la realidad. Además, tú mismo caes en una simplificación y mendacidad extremas al afirmar que “en el resto del mundo la moneda, tiene valor, es de curso libre, convertible…y que los salarios no son estàticos, que suben cada año, y que llegan incluso a equipararse con la inflación”. ¿Acaso no lees los anuarios de Naciones Unidas, del banco Mundial, o la prensa diaria en México? ¿Dónde están los salarios incrementados de estos millones de personas? Te lo dejo de tarea…

    Mira lo que admitió en 2011 Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial (que no es colaborador del Granma):

    “WASHINGTON D.C., 15 de febrero de 2011. El aumento del precio de los alimentos ha llevado a cerca de 44 millones de personas a la pobreza en los países en desarrollo desde junio pasado, mientras el costo de los alimentos continúa en ascenso y se aproxima a los niveles de 2008, según nuevas cifras que el Grupo del Banco Mundial dio a conocer antes de la reunión de ministros de Hacienda y de gobernadores de bancos centrales del Grupo de los Veinte (G-20), que tendrá lugar en París.” (aquí tienes el enlace para que lo disfrutes completo)

    http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/NEWSSPANISH/0,,contentMDK:22834036~pagePK:64257043~piPK:437376~theSitePK:1074568,00.html

  • el 15 abril, 2012 a las 8:20 am
    Permalink

    Sí, Erasmo, eso lo entendí. Lo que quiero decir es que el aumento en los precios de los alimentos es un fenómeno mundial e inevitable, en especial tras la crisis financiera de 2008, que incluso generó motines en varias ciudades y asaltos a supermercados y comercios. Ahora hay cierto alivio, pero la cosa sigue complicada. Y eso no lo dice Granma. Lo afirma el Banco Mundial: (http://www.bancomundial.org/temas/preciosalimentos/alerta/enero-2012.htm). Esto, por supuesto, tiene que afectar a Cuba.
    Cuando mencioné lo del trabajo voluntario, desde luego que incluía todos los años de enviar estudiantes de varios niveles a las labores agrícolas, lo cual siempre generó más pérdidas que ganancias. Pero nunca se quiso reconocer, pues primó el enfoque ideológico, al que de continuo desmentía la cruda realidad. Además, nuestros problemas con el agro vienen de hace años, mucho antes del Período Especial, cuando a pesar de los subsidios soviéticos desaparecieron los frutales y hasta la cerquita donde se amarraba la chiva (el café Caturra, las fresas y espárragos de Banao, las vacas F1, los plátanos microjet y un largo etcétera…). Por último, hemos perdido nuestra industria azucarera. Ya sólo nos falta quedarnos sin tabaco y ron. Granma debía hacer un mea culpa sincero de cómo se gestó debacle.

  • el 14 abril, 2012 a las 6:04 pm
    Permalink

    “El Granma no miente, bla, bla , bla…” miente siempre, siempre miente, nos ha mentido siempre, en su soliloquio desgarrador y falaz. Nunca serà fuente para nada, ese libelo parcializado. Los alimentos suben de precios, sì , sì suben, lo que le falta decir al Granma que en el resto del mundo la moneda, tiene valor, es de curso libre, convertible…y que los salarios no son estàticos, que suben cada año, y que llegan incluso a equipararse con la inflación. Lo que le falta por decir a ese libelo es que en esta parte del mundo el salario no está solo, le acompañan “las prestaciones”, las de Ley, como seguro social, fondo para vivienda , reparto de utilidades, aguinaldo, vacaciones, prima vacacional, y todas aquellas que el trabajador negocia con el patrón, como bono el día de las madres, de los padres, en tu cumpleaños, etc. Asì está conformado aquí el salario , el real/nominal, más prestaciones. Y asì , claro que a pesar de la inflación alcanzamos con creces a cubrir la canasta básica y claro, mejorar o darnos lujos. Ojala que investiguen más, los pseudoperiodistas del libelo Granma, antes de arrojar sus norias, a las conciencias vapuleadas de los cubanos. Que surtan los mercados, y no que les hagan sentir culpables, porque en África o Haìti, tienen menos, o con falaces estadísticas, les adoctrinen, en la distribución igualitaria de la miseria, explotando sentimiento patrioteros, consolandoles, en vez de alimentarles.

  • el 14 abril, 2012 a las 4:30 pm
    Permalink

    el acaparamiento no se debe combatir con la racionalización (poner un límete a lo que la gente pueda comprar). por qué afuera no hay acaparadores afuera de las tiendas? pues porque ellos le hacen frente de la manera correcta: con producción.
    y para que esto funcione en cuba se tienen que quitar todas las trabas que tiene la agricultura. la principal de ellas se llama acopio, la cual obliga al campesino a vender su producción al estado (al precio que este disponga) y a nadie más. algunas medidas se han tomado y han ido apareciendo los carretilleros, los timbiriches a los lados de la carretera donde los campesinos pueden vender su excedente y la posibilidad de hacer contratos con el sector del turismo. pero estas medidas no son más que maquillaje y mientras exista acopio no se va a resolver el problema en su totalidad.
    además, como en cuba todo está relacionado, se tiene que hacer mucho más para engrasar todo el sistema que va desde sembrar la semilla hasta que llega a la mesa de la gente. el campesino tiene que poder escoger comprar los fertilizantes que necesita a quién quiera y no sólo al estado, incluso si significa importarlo desde otro país. lo mismo con las herramientas de trabajo, un tractor o una recogedora de arroz. necesita tener acceso a medios de transporte modernos y eficientes para mover los productos al mercado.
    se necesita eliminar toda la burocracia que existe y que tiene a grandes mercados como el de cuatro caminos subutilizados y crear otros nuevos.

  • el 13 abril, 2012 a las 6:21 pm
    Permalink

    olvidé poner el enlace

    el artículo del Granma del día 3 de febrero, relacionado con el precio y la producción de alimentos en Cuba se llama:
    Disminuyeron los volúmenes comercializados. y es de Sheyla Delgado Guerra y
    Leyanis Infante Curbelo. Se puede encontrar en esta dirección:
    http://www.granma.cubaweb.cu/2012/02/03/pdf/index.html

  • el 13 abril, 2012 a las 5:37 pm
    Permalink

    Isidro sí, yo no he puesto en duda esa parte. Pongo un poquito más en duda el dato de Granma, lo del 20%. En primera porque es un número demasiado cerrado, como aquel de los 20 000 muertos de Batista.

    Eso del trabajo voluntario creo que no se está usando tanto, me parece. Lo más cerca que he visto es la escuela al campo, que para mí es otro desastre.

  • el 13 abril, 2012 a las 3:29 pm
    Permalink

    Por que el estado paga en dolares a los americanos por alimentos y a los campesinos les paga una miseria en pesos? Si le paga a los campesinos la mitad de lo que paga en el exterior se ahorraria mucho dinero, y a esos campesinos se le tiene que permitir que inviertan las ganancias en equipos y tecnologia. Negocio redondo, la ganancia se queda en Cuba y no en USA.

  • el 13 abril, 2012 a las 8:03 am
    Permalink

    Erasmo:
    Vayamos por partes: el Granma NO miente cuando advierte sobre el incremento mundial en los precios de los alimentos. Te cuento la parte que me afecta de cerca: cuando las hipotecas incobrables de EEUU y los descarados manejos de los especuladores de Wall Street desataron la crisis financiera mundial en 2008, el Gobierno chino procuró capear la parte del temporal que le correspondía emitiendo un colosal paquete de rescate. Y lo logró. Para ello desembolsó nada menos que cuatro billones de yuanes, con lo cual, es cierto, soslayó el tsunami financiero, pero a la larga desató una de las más altas tasas de inflación en la historia del país (4,5% en enero de 2012). ¿Qué ha significado esto para el chino promedio? Pues un alza notable en casi todos los renglones alimentarios, cambio que yo mismo me estoy sintiendo ahora. Claro, no es lo mismo encarar una súbita alza en el índice de precios al consumidor ganando los 500 dólares promedio que se pagan de sueldo en Pekín, a los veintitantos (un poco más, teniendo en cuenta los subsidios en salud, educación y bajos o nulos alquileres) que gana un cubano que no reciba ingresos adicionales.
    Y ahora la otra cara de la moneda:
    Una de las primeras fallas que debería admitir Granma, y que no he visto publicada, es que por largo tiempo se ha querido resolver el problema del agro en la Isla con trabajo voluntario. Eso nunca funcionó. Ni va a funcionar (te lo dice un testigo del grado de simulación y de cambalache con las estadísticas que permeaban esas campañas). Otro necesario harakiri sería explicar y depurar responsabilidades por los continuados impagos estatales a los anapistas, que ante esta desalentadora coyuntura optaban por falsear números y vender a mejor postor. Ha habido otras muchas meteduras de pata, ineficiencias y descalabros (sequías incluidas), pero no quiero abusar de este espacio. A modo de resumen: duele ver que una tierra tan feraz y agradecida no esté cumpliendo a plenitud su cometido. Y no menos hiere la sensibilidad que no se acabe de agarrar al toro por los cuernos. Y esa va para los informadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *