El campesino cubano: Mejor ausente

Erasmo Calzadilla

Foto del campo cubano por Marco Petrovic.

HAVANA TIMES — No conozco la obra de Graziella Pogoloti; sé que goza de gran consideración y ha recibido múltiples reconocimientos.

De ella he leído alguna que otra reflexión que no alcanza la altura de su fama. La que me incumbe ahora fue publicada por el Compendio del Observatorio Crítico bajo el título “El campesino, ese personaje ausente“.

En el citado texto la doctora expresa que la imagen del campesino cubano se ha ido desvaneciendo o desfigurando con el transcurso de los años.  “… desapareció de la literatura y durante mucho tiempo la televisión se atuvo a un estereotipo inexistente…”

Hasta aquí, de acuerdo; pero después es ella la que hace una caracterización del guajiro sumamente pobre y caricaturesca.

Graziella pinta el cuadro de la campiña cubana anterior al 59 con niños raquíticos, familias desahuciadas, rostros macilentos y prematuramente envejecidos, sombras desvalidas, desconocedoras del mar y la electricidad.

El escenario perfecto para una historieta donde la revolución entra cual heroína, repartiendo felicidad, salud, trabajo, cultura y viajes al extranjero.

Estoy convencido de que en buena medida fue así, pero esa es solo una de las caras de un proceso complejo y polifacético.

Resulta difícil creer que el sujeto sufrido, enfermo e ignorante que describe fuese el portador activo de una cultura material y espiritual tan rica.

La flamante Revolución bebió abundantemente del manantial de valores campesinos, y un manantial de valores no se cultiva entre “sombras desvalidas” y “familias desahuciadas”. Me parece que a esa acuarela le faltan colores, y bastantes.

Es cierto que la Revolución mostró una gran preocupación por el campo, pero a cambio se obstinó en convertir al campo en Revolucionario.

Para conseguirlo combatió el imaginario popular y las tradiciones espirituales, adoctrinó a los pinos nuevos con una ideología totalmente extraña a su entorno, desarticuló a propósito la comunidad y las estructuras familiares, aniquiló la economía con absurdas disposiciones burocráticas y un largo etcétera.

Son muchas las causas del desastre, pero Graziella solo menciona una: la bondadosa Revolución dio a los hijos de los guajiros la oportunidad de estudiar en la ciudad y luego no quisieron regresar.

¿Pero adivinen ustedes a qué se debía la baja productividad de los que trabajaban para el Estado Revolucionario?

Dos razones aporta la Pogolotti: Una, que los obreros agrícolas recelaban el bienestar del campesino independiente; y la otra, a que los administradores no poseían la calificación requerida para el manejo de tierras tan extensas. ¡Vaya por dios!

Yo insisto, que si así es como vamos a recuperar la imagen del campesino, mejor lo dejamos ausente.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 364 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

11 thoughts on “El campesino cubano: Mejor ausente

  • Otra cosa, la gente que se dedica a hablar del campo sin conocerlo, como la Pogolotti y muchos más, se quedan pensando en el guajiro que cultiva y/o cría.

    OJO, en el campo hay muchos negocios satélites de la cría y la siembra. Un ejemplo, el molino. El molino le da el servicio de pilar el arroz a los que siembran.

    Otro mito, es el de que para tener vacas hay que tener mucha tierra. En el campo tú te compras tu vaca y si tu no tienes tierra la metes en unas fincas que te compran por tenerlas ahí. Dependiendo de sí la vaca es de leche allí mismo la ordeñan.

    En el campo hay mucho dinero, lo que no te dejan es ganártelo.

  • Sí, ya entré, pero acá no se vé el video…bueno, no tengo elementos de juicio…aunque Kurt contó otra historia.

  • Eso que dices es muy cierto. El cubano de hoy, sobre todos los más jóvenes, le huyen al campo como al demonio. Ese ha sido uno de los mayores desaciertos de estos años, en que todo el mundo, al menos en teoría, podía hacer e universitario, y casi todo soñaban con vivir en La Habana, o al menos en una capital de provincia. Y al final ¿cuál ha sido el saldo? La mitad de la Isla cubierta de marabú y los precios de las hortalizas por los cielos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *