De cómo reconstituir la autoestima

Erasmo Calzadilla

soviet_bulldozer
Foto: www.pocopico.com

HAVANA TIMES — Cuba sufre una crisis moral y civil. No lo digo yo, es un tema del que mucho se habla por acá.

En un país cuya población envejece a ritmo preocupante, uno esperaría encontrar sobreabundancia de sabiduría y prudencia. Sin embargo, el sentido común del cubano se asemeja cada día más a la mentalidad de un adolescente con trastorno antisocial de la personalidad* (egocéntrico, hedonista, agresivo e irresponsable). Los valores imperantes hoy son una mezcla de los peores del “gran líder”, con aquellos que difunde la Charanga Habanera.

¿Cómo llegamos aquí? Es una larga historia. El último medio siglo, con su funesta combinación de paternalismo, dictadura y desarrollismo frustrado, generó una especie de anomia (país de la ciguaraya). El proceso exterminó, o casi, la sabiduría ancestral, estranguló la conciencia política alcanzada, dañó gravemente el ecosistema social y acabó con la cultura cívica. Le llaman daño antropológico.

Lo cuento con distancia discursiva, pero lo vivo como un malestar y una extrañeza cotidiana. Porque no me acostumbro al relajo sin orden que tanto disgusto y frustración genera, porque resiento que el maltrato y la violencia -de bajo perfil, por ahora- sean el modo habitual de resolver los problemas, pues me duele ver a la gente atomizada y con tan poca fe en sí misma, y sospecho que vamos camino a una situación más delicada.

Nosotros los inconformes e inadaptados ¿qué podemos hacer?, ¿largarnos?, ¿encerrarnos?, ¿escondernos? Es lo que hemos estado haciendo hasta ahora, en provecho personal y de los tiranos. Ellos prefieren lidiar con la chusma -y mantener al pueblo en ese estado degenerado- que vérsela con un movimiento civil vigoroso y consciente.

Foto: fresh-energy.org
Foto: fresh-energy.org

Cuba necesita… muchas cosas. Si tuviera que mencionar una, diría que el renacer de la dignidad y la fe en nosotros mimos. Lo veo utópico y lejano, pero se aproximan tiempos tormentosos, y las tormentas suelen traer sorpresas.

Necesitamos una revolución de colores, un movimiento de indignados, otra generación inspirada en Martí, cualquier evento que nos recuerde el embriagante sabor de la rebeldía y el poder popular. Sería un primer paso, el más difícil, tal vez.

Tenemos que aprender a rebelarnos contra el mecanismo que nos convierte en personas de segunda o tercera categoría. No en la Plaza Cívica, lamentablemente esa nos queda grande todavía; primero en el aula, en el trabajo, en el mercado, en la cuadra, en la guagua, ante el funcionario o empresario que nos maltrata y roba a diario.

Resistencia enérgica, pero no violenta; reclamo de nuestros derechos apelando a lo mejor de nosotros mismos y de aquel a quien reclamamos. Tal vez no sea suficiente para la eliminación de las clases explotadoras, pero nos dignificará ante nuestros propios ojos. Después ya veremos.

Nota:

*El síndrome “Trastorno antisocial de la personalidad” no ajusta totalmente con los rasgos psicológicos que prosperan en la sociedad cubana actual. Por ejemplo, diverge radicalmente donde dice:

“… este síndrome es caracterizado por su peculiaridad de aislamiento […] esta conducta consta de lo reservado y lo introvertido que puede ser un individuo dentro de la misma sociedad y quienes les rodean. Según los estudios realizados, estos individuos sufren la crítica, el rechazo o desprecio de la sociedad, por tanto, por medio de esa incomodidad utilizan un método de defensa para evitar esas dificultades, precisamente enfrentan problemas para las relaciones interpersonales.”

Pero en la psicología debe haber un nombre para describir esta “anomalía” antisocial/híper-social, típica de los barrios humildes, al menos, por esta esquina del mundo.

 

Seguir y compartir:
Pin Share


Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 366 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

23 thoughts on “De cómo reconstituir la autoestima

  • Cuba necesita…….pues, un buen discurso antimperialista con muchas banderas, consignas, vivas, aplausos, etc y despues un tirito de cerveza con cajitas de comida y regueton hasta tarde en la noche.
    y mañana, pues matine

    Saludos, Luis

  • El síndrome padecido por Cuba se llama “socialismo muerto de hambre dictatorial de larga duración”.

  • Erasmo,
    Un poco absolutista y tremendista tu articulo socio. En un saco metiste 5 decadas. Me parece que apretaste.

  • Muy de acuerdo con el texto Erasmo, ya como que se pasa de castaño oscuro seguir aguantandose la humillación del ninguneo y de tener que sentirse ciudadanos de tercera por esa crisis de valores cívicos y morales en la que ese gobierno los tiene hundidos y que tanto daño le ha hecho a la nación.

    Creo que la terapia seria una buena cola (jajaj), según Pilar Montes las colas edifican la comunicación interpersonal.

  • Es real lo que pinta Erasmo, pero mucho peor que como el lo pinta. Yo lo resumiría como he dicho otras veces, con el simple razonamiento de que lo peor que le puede suceder a un país, más que las carencias materiales, es que la gente llegue a ver y a aceptar lo absurdo, lo kafkiano y lo grotescamente surrealista, como lo normal. Y eso ha sucedido en Cuba. la película “Regreso a ítaca” lo capta acertadamente con una simple frase: “Pensábamos que todo aquello era normal”.

    La receta que yo al menos me apliqué fue el respeto a mí mismo sobre todas las cosas, el quedar mal con cualquiera menos conmigo (En el mejor sentido de la frase); en no dejarme pisotear,ni dejar que me secuestraran la vida. Y no pienso que al irme, ayudé al tirano, sino que me salvé, y he salvado el derecho a tener sueños, y de hacerlos realidad, de todos los míos. al fin y al cabo, el irse y no querer formar parte de aquello, es también una forma deprotesta.

  • Podrías especificar en qué afirmación crees que fui tremendista y absolutista.

  • Amigo mio, las decadas que fuimos mantenidos por los rusos fueron las que mas daños causaron hicieron que un grupo de oportunistas consolidaran su poder siendo ineficaces e ineficientes; y tiene a medio pueblo idealizando aquellos tiempos en que fueron mantenidos.

  • Buen artículo,me gustó. Pienso que para ilustrar lo planteado de algún modo, bien podría servir tomar la segunda foto (la de la matica) e invertir el orden en la misma; ese sería el resumen del lapso de tiempo planteado por Erasmo. Coincido con Jorgealejandro, nos salvamos (al menos nuestra conciencia se salvó) aquellos que tuvimos la osadía (basada en creer en nuestros propios principios, en las normas elementales para la convivencia humana, en el respeto al “otro” sin importar su forma de pensar) de no prestarnos para los bochornosos actos de repudio, de no servir de títeres aplaudidores, de no serruchar el piso al colega de trabajo que opinaba algo que contradecía lo establecido por los decisores.

  • Erasmo tiene razón en su análisis.Hay una frase de Enrique Colina cuando analiza el filme Conducta que es: “si pones a vivir a la gente en la mierda tendrás conductas correspondientes”. Así que la respuesta social es que esas condiciones son las que tienen que desaparecer.No hay varita mágica.

  • “De cómo reconstituir el amor propio”, no suena mejor?

  • Javier, es cierto que para describir el sufrimiento, la decadencia, la desidia, la falta de civilidad y demas males de Cuba en las ultimas 5 decadas en Cuba, es necesio cientos de sacos pero no cabe duda

  • Siento el error cometido en mi comentario, no termine la idea. Decia que no cabe duda que Erasmo describe de manera escueta y bien claro la falta de autoestima que tiene el cubano de la Isla. Recientemente lei que hasta el Granma tambien comentaba al respecto.

  • No creó que el daño sea antropológico. Con un poco mas de información creo que puede germinar la conciencia cívica del cubano en la isla. Lo digo porque la gran mayoría de los cubanos nos sanamos automáticamente que comenzamos a vivir fuera de Cuba. Lo afirmó por mi mismo, que estando en Cuba casi toda mi energía y mi intelecto lo dedicaba a la supervivencia económica, sólo estando fuera y resueltos mis problemas básicos de subsistencia y con toda la información al alcance de mi mano he vuelto a pensar en política.

  • Dra. Pienso que ese ha sido en definitive el objetivo del regimen, si no nos hubiese convertido en zombies, ya nos hubiesemos lanzado a las calles. Somo una masa que los Castro han “amasado” a su antojo. Todavia hay muchos que se preguntan porque somos tan “sumisos”. Hay que ensenar, educar civilidad de lo contrario de nada valen las mejoras materiales.

  • Muy buen análisis, Era, sobre todo porque no sólo lanzas luz sobre el detritus acumulado, sino por el hecho de ofrecer una guía: el camino al civismo, que como bien señalas no es llenar la plaza, sino colocar cada cual su granito de arena y contrinuir desde una postura ética a que otros lo hagan.

  • No puedo opinar demasiado por no conocer la realidad concreta… pero creo que mezclás dos cosas bien distintas: revolución de colores y movimiento de indignados. Quizás me equivoco pero las últimas “revolución de colores” tienen una mano de EEUU (y de George Soros en Ucrania) que las diferencias de los indignados o la primera parte de las “primaveras árabes” que quizás no hayan tenido un efecto tan directo pero sí han sido revolucionarias por dentro (la autoestima, el saber que no estamos solos, lo que creo estás pidiendo). Pero quizás la analogía tiene que ver por el contexto “post comunista” de esas revoluciones de colores.

  • Si Revolución de Colores implica necesariamente lo que dices, entonces concuerdo contigo y me retracto de haberlo escrito.

  • Pensé que las revueltas árabes, al menos algunas de ellas, también eran conocidas como Revoluciones de Colores.

  • Hola Isidro, por el apagón de tus comentarios me imagino que estuviste en Cuba….o en Corea del Norte jajaja, saludos

  • Demián, las revoluciones de colores, primaveras árabes, indignados, ocupa Wall street, etc tienen unas herramientas de movilizacion en común: Internet, redes sociales, smartphone. Esto ha sido estudiado por la policía política cubana y el resultado es la desaparición del cable submarino por casi 4 años y la negativa a la oferta de conexion masiva de Google.

  • Eso es cierto, pero también que Revolución de Colores e Indignados son dos procesos bien diferentes. Si el segundo puede ayudar a reconstituir la autoestima ciudadana, el primero la hundiría más profundamente.

  • Erasmo creo que con diferentes matices desde hace casi una decada estamos viviendo un cambio de época que obstinadamente no quiere ser visto por los ideólogos castristas. Los dinosaurios políticos del socialismo real estalinista están en su momento de extinción y los dirigentes cubanos creen que porque Cuba es una isla se van a salvar del fenomeno. La era digital o la llamada Tercera Ola te arraza como un gran sunami si no te subes en su movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.