Vegetales en Cuba pudieran no ser sanos

Erasmo Calzadilla

Organopónico ubicado a un costado de la muy transitada Avenida de los Cocos, Alamar. ¿Cómo estarán esas lechugas?

HAVANA TIMES, 26 abr— No quiero ser alarmista, solo prevenirlos y compartir una preocupación.

Desde los 90, al escasear el combustible para la transportación de alimentos del campo a la ciudad, el Estado apostó por la agricultura urbana.

Por lo delicado, el asunto ha pasado a ser tema “político”; y he ahí precisamente el peligro pues casi nadie se atreve a cuestionar lo dispuesto.

Desde hace muchos años se conoce que alrededor de las avenidas el suelo y las plantas suelen estar cargaditos de metales pesados, provenientes de la quema de combustibles fósiles.

Por si alguien no lo sabe, los metales pesados son muy tóxicos; enferman y matan.

El cadmio por ejemplo y el níquel son cancerígenos. El plomo provoca afectaciones neurológicas y daños a los órganos fundamentales, siendo los niños los mas sensibles. Lo voy a dejar ahí pero el “menú” es extenso.

Hace algún tiempo ando en busca de artículos científicos o periodísticos que indaguen hasta qué punto nuestros organopónicos urbanos están contaminados con estas sustancias. Mi indagación ha sido infructuosa pero recientemente di con un trabajo de mucho valor,  posiblemente escapado a la censura.

En el 2009 el Centro Meteorológico Provincial y el Centro de Investigaciones Agropecuarias de la Universidad de Santa Clara realizaron una investigación en 4 organopónicos urbanos de esa provincia central.

Encontraron que los metales pesados estaban esparcidos en el suelo, el agua y sobre todo en los vegetales a una concentración que sobrepasaba (predominantemente) o rondaba los límites máximos establecidos por organismos internacionales como la Organizacion Mundial de Salud.

Si esto es así en Santa Clara, que no es una ciudad industrial ni minera ¿cómo será la cosa en regiones mucho más populosas como la capital?

Un entendido en la materia (que me pidió no publicar su nombre) me aseguró que las investigaciones sobre este asunto suelen ser obstaculizadas o inmediatamente engavetadas. ¿Cómo, si no, justificar el silencio?

Si eso fuese cierto los responsables están cometiendo un crimen. Lo digo así con todas las letras; los organopónicos abastecen círculos infantiles y escuelas.

PD: El artículo referido se titula: Contribución a la Gestión ambiental en el contexto de las producciones agrícolas urbanas en la ciudad de Santa Clara.

Si le interesa apúrese en descargarlo no vaya a ser que lo desaparezcan.

Los responsables de esta investigación propusieron una lista de interesantes recomendaciones.

Ninguna de ellas consistió, por cierto, en avisarle a la gente de la metralla que se está comiendo. Lo más cercano fue el punto 6 que propone:

“Desarrollar programas de capacitación ambiental sobre esta temática dirigido a los tomadores de decisiones, dirigentes y productores agrícolas.”

La sección Consulta Médica del periódico Granma abordó hace unos años el Saturnismo (contaminación por plomo). La especialista consultada afirmó que en nuestro país este padecimiento no constituye un problema de salud debido a las medidas preventivas y de control para evitar la contaminación ambiental…

 

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


10 thoughts on “Vegetales en Cuba pudieran no ser sanos

  • el 27 abril, 2012 a las 8:10 am
    Permalink

    Algún día los científicos cubanos interiorizarán verdaderamente el papel que les corresponde?
    El tema que aborda Erasmo está muy vinculado con el tema de los vertederos de basura cuyos lixiviados van a parar a ríos y tierras fértiles circundantes; y con el tema d elos transgénicos, cuyo impacto ambiental y para la salud hunama igualmente se ocultan a la gente.
    Felicidades, Erasmo, por llamarnos la atención. Creo, no obstante, que al menos a mí no me queda más remedio que seguir contaminándome, pues me gustan mucho los vegetales y no tengo cómo plantarlos yo mismo. Ello, por supuesto, no me impide seguir en esta lucha necesaria.

  • el 27 abril, 2012 a las 3:50 am
    Permalink

    Resulta curioso el incremento de casos de cancer en gente joven en comunidades agricolas y azucareras. no se si tiene esto algo que ver, pero de lo que si estoy seguro es que en cuba faltan estudios serios sobre calidad del agua potable, el uso de quimicos para acelerar la maduracion de las frutas, el uso indiscriminado de combustibles de mala calidad y alto nivel toxico, la contaminacion en areas costeras donde la gente va a bañarse, el reuso de envases que una vez tuvieron productos quimicos y ahora se usan para mantener alimentos, … Y si los estudios estan ahi, por que no se divulgan?. alguien ha hablado del asbestos que se desprende de los techos de fibrocemento?, del plomo en las soldaduras?, quien controla a los particulares en sus incipientes negocios ,sus metodos y materiales para producir?

  • el 26 abril, 2012 a las 5:07 pm
    Permalink

    muy bueno Erasmo. me gusta mucho cuando havanatimes publica este tipo de cosas.

  • el 26 abril, 2012 a las 12:09 pm
    Permalink

    Esto me recuerda la película Erin Brockovich basada en hechos reales
    En el caso de la película la contaminación era debida a cadmio que provocaba entre otras cosas cáncer, infertilidad etc.

    Le comentaba alguien sobre esto y me decía que en su vecindario en la Habana muchas personas padecían de alergias y problemas de inmunodeficiencias etc que ahora pensándolo bien pudieran ser ligados supongo a la contaminación ambiental del agua potable como la que se expone acá.

    Existe alguna organización del gobierno que investigue estas cuestiones? y si es así como en este caso que medidas tomo el gobierno? Tomo alguna?
    Estoy asumiendo por lo que escribes Erasmo que todo se quedo en el articulo. Que no se realizo nada para rectificar el problema al que apunta el articulo.

    También recuerdo cuando muchacho ver como reparaban las tuberías de agua potable en Cuba y estas eran selladas usando plomo. Recuerdo que derretían el plomo en unos quemadores grandes. No es esto mismo una fuente fuerte de contaminación de plomo en el agua potable?

    http://en.wikipedia.org/wiki/Erin_Brockovich

  • el 26 abril, 2012 a las 9:06 am
    Permalink

    Super interesante el post. Muy bueno.

  • el 26 abril, 2012 a las 7:11 am
    Permalink

    Gracias Julio, ya hicimos el cambio.

  • el 26 abril, 2012 a las 1:07 am
    Permalink

    Muy bien por la alerta, Erasmo:
    Por tradición, los cubanos no hemos sido muy dados a otorgar la importancia que merece la seguridad alimentaria (que en este caso no se refiere a garantizar el suministro constante de alimentos, sino a asegurrar que los mismos estén libres de contaminación; que sean inocuos a la salud humana), y la penuria del Período Especial nos distanció aun más de prestar atención al tema. Pero no es cosa de juego. Y te lo dice alguien que en China atestigua escándalos sobre el tema un día sí y otro también. Cuando no es la melamina en la leche para bebitos, es el clenbuterol en la omnipresente carne de cerdo, o la falsificación de la carne de res, por medio de un extracto químico. ¿Y qué decir de las verduras? Suelen quedar expuestas a todo tipo de fertilizantes, legales o no. Y lo peor: el llamado “aceite de alcantarilla”: muchos comerciantes sin escrúpulos venden el aceite que los restaurantes desechan por las alcantarillas tras freír con él, reciclándolo de modo que parezca fresco, lo cual es sólo apariencia, pues no pierde sus contaminantes. Ya hay cierto miedo a comer fuera. A comprar en ciertos mercados. Y el Gobierno se compomete una y otra vez a tomar medidas, pero los mercaderes de la muerte siguen imperando. En fin, que me parece oportuno, y más aun, necesario, urgente, que lances este grito de alarma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *