Calzadilla se retira

Erasmo Calzadilla

Calzadilla es un viejo resabioso que pasa por ser mi padre aunque nunca me he hecho la prueba genética; un ex militar que conserva todos los gajes del oficio.

Para una caracterización instantánea diré que consta de los mismos defectos y virtudes de su comandante, pero el hogar que compartimos en el Reparto Eléctrico, asignado por las FAR, no se parece mucho a Punto Cero.  De adolescente comenzaron mis conflictos con este hombre junto al cual gestar una identidad propia ha sido más difícil que una ascención al Himalaya.

Mientras él trabajaba y pasaba largas horas fuera de casa podía sobrellevar su presencia, pero hoy, que siempre está rondando como una sombra con mala leche por la poca atención que reciben sus órdenes; hoy, que se ha incorporado como dirigente de los CDR y visitan la casa tantos combatientes semisordos y gritones como él; hoy, que no se pierde un programa político o una telenovela (preferentemente las cursis), puestos a todo volumen en el medio de la sala; vuelve a mí el desespero por marcharme.

El problema es que no sé a dónde. El dinero no me alcanza ni para alquilar, mucho menos comprar ilegalmente una casa o pagar una salida del país, así que he comenzado a pensar en el movimiento de microbrigadas.

Casi todos mis amigos (los que no emigraron) están en las mismas, pero ninguno ha tomado una decisión tan drástica. Prefieren malvivir con sus padres antes de pasar cerca de 10 años en la construcción, sin tener siquiera una idea del tiempo que demorarán en empezar a construir su propio apartamento.

No no pero no no, no, lo he pensado de nuevo. Prefiero resistir a mi padre aislado en mi bunker de concreto, y practicar de paso el autocontrol mediante la respiración que perder una década de vida dando pico y pala junto a otros desahuciados.

Además, ¿Quién duda que lejos de la praxis enajenante de las unidades militares no pueda el hombre comenzar a cambiar?   Es cierto que con 800 pesos de retiro y habiendo permanecido más de 50 años con los ojos vendados es difícil volver a ver, pero no pierdo las esperanzas.

Últimamente está leyendo con frecuencia, (antes apenas lo hacía), y entre testimonios de combatientes lo he visto manoseando nada menos que ¡La Metamorfosis, de Kafka! ¿Será posible el tránsito de militar a existencialista?

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


7 thoughts on “Calzadilla se retira

  • el 2 octubre, 2010 a las 4:36 am
    Permalink

    Acere moi ese/a te la echa fula. jajajaja. Muchos sufren el síndrome de aristóteles.

  • el 23 septiembre, 2010 a las 8:13 pm
    Permalink

    Muy divertido la forma de abordar el problema que tienen la juventud cubana (excepto hijos (as) de ministros y funcionarios del estado) al convivir con sus padres mas alla de la adolescencia donde el espacio para la realizacion espiritual se hace imprescindible, parece que Moi y Samoel nunca tuvieron este tipo de prblemas jovenes porque eran de otra clase social distinta a la tuya, parecen ancianos incapaces de dialogar producto de la histeresis en sus cabezas, eres el verdadero revolucionario, ese maestro que expulsan de la universidad, sigue asi.

  • el 22 septiembre, 2010 a las 12:32 am
    Permalink

    Te lo digo, Erasmo, tienes porra además, así que no puedes quejarte; si bien hay una ala ortodoxa que considera que las letras son para extenuar a auditorios satisfechos con lo que viene por la libreta, hay quienes entendemos que también son arma, son materia, son la semilla que rellena el hueco y germinará, son néctar y sábila que cura heridas… son el caudal y a la vez agua que enlaza a cientos en un océano de inconformes con el status quo. Que no te distraiga la verborrea que desacuerda un texto con tanto trasfondo social -y no precisamente la brecha generacional y los posibles diferendos- ni te encumbre demasiado la porra de quien se afana en defenderte sin necesidad de ello. ¡Que sigan esos textos por mucho tiempo!.

  • el 21 septiembre, 2010 a las 6:24 pm
    Permalink

    Ay, Erasmo, parece que tienes unos cuántos fans que no se cansan de demostrar que tienen en sus ojos y su mente solo dos palabras ODIO y OBSESIÓN, solo que no son un grupo de hip hop ni nada parecido, solo que se supone que ellos hablen de amor y no de intolerancia; algo me dice que, más allá de sus diferencias, tienen un gran parecido con tu padre. No sé por qué les parece que hablas mal de él. Hablas de algo tan terrible como la incmounicación entre las distintas generaciones, algo que cada día se acrecienta más (aunque sea lo común en todo el planeta y en todos los tiempos). Lo peor de eso, en nuestro país, es que los jóvenes no tenemos la posibilidad de escoger dónde vivir. Se supone que en un momento de nuestras vidas nos separemos de nuestras familias, para armar las nuestras (sea como sea que entendamos el concepto de Familia); pero no podemos, tenemos que acatar por el resto de nuestros días las leyes de quienes son los dueños de la casa donde vivimos; si son gente prepotente y que siempre creen tener la razón, entonces hay que “sufrirlos”. Me alegra que hayas decidido hablar de tu padre, siempre es bueno sacar en palabras las cosas que nos agobian; y siempre es bueno intentar llenarnos de la calma necesaria, para poder estar en paz con nosotros mismos. Un beso

  • el 21 septiembre, 2010 a las 7:18 am
    Permalink

    Te lo digo, Erasmo, tú sufres de un delirio de persecución, lo cabrón está en que ya no sólo proviene de los órganos OFICIALES sino también (al parecer) de los NO GUBERNAMENTALES.

    Habría que echar a andar un programa riguroso, fuerte, agresivo de desenajenación, a la misma usanza del que se implementó para acabar con el analfabetismo, sólo que este sería más ambicioso, acabar con tanta ignorancia.

  • el 20 septiembre, 2010 a las 7:58 pm
    Permalink

    Parece mentira que hagas un artículo hablando mal de tu padre. Seguro que vacilaste bastante en las reservaciones veraniegas de el como oficial de las FAR. Dentro de poco debes hacer un artículo hablando de TU MADRE. Trata de aprender la lección, si aún estás a tiempo, que de la familia no se habla aunque estes en desacuerdo en muchas cosas, esa es la única que estará a tu lado el día que lo necesites. Si tienes hijos, trata de que no vean este artículo para que no se decepcionen de ti. Deberías sentir pena de ti mismo.

  • el 19 septiembre, 2010 a las 8:14 am
    Permalink

    Si fuera fanático de la tauromaquia anotaría como muestra de mi agrado por tu texto un “oleee”… ante tal situación y ante mis enormes fobias, como aquella por la FIESTA BRAVA, EL FUTBOL-NEGOCIO, y tantos otros espectáculos de esos donde relucen las frases festivas, las palabra que denotan el clímax y que dan sentido a toda la parafernalia, sólo puedo brindarte la felicitación y el deseo de que sigas regalando a los lectores este tipo de líneas.
    Salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *