Balbucea la nueva izquierda cubana

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES, 11 ene — Hace poco Haroldo Dilla, politólogo y articulista cubano, publicó un texto, poniéndole la precisa a una nueva izquierda que viene naciendo en nuestro país.

Sin embargo yo, que me considero de esa ala, sentí que aquellas palabras (al menos el grueso de ellas) no iban conmigo ni con la mayoría de los “neoizquierdistas” que conozco.

Sería bueno intentar precisar, el trabajo de Haroldo invita a eso, qué es (y qué no es) la nueva izquierda y quién pertenece y quién no, tarea que le dejo a los más sabios.

Yo en cambio, aprovecharé el pie forzado para contar sobre un Nuevo Espíritu Izquierdoso que ha ido despertando en la Perla del Caribe.

Efectivamente, en las últimas décadas ha nacido no uno o dos grupos aislados sino todo un espíritu, una nueva (o más profunda) conciencia entre los terrícolas, también entre los cubanos.

Esa nueva conciencia tiene mucho de ambientalista, de Queer, de buena onda solidaria (también con otras especies), de religiosidad panteísta que capta por doquier una divinidad amenazada por la praxis consumista y alienante de los regímenes actuales, y de política en el sentido de activismo desde abajo en contra de los poderes establecidos.

Diría yo, aunque no todo el mundo acepta, que ese movimiento es de izquierda.

A semejanza con los indignados en la Puerta del Sol y otras partes del mundo esa nueva izquierda se sitúa tan distante del centralismo, el autoritarismo, el patrioterismo, los símbolos tradicionales de la izquierda como de la democracia representativa, el show de la lucha entre partidos, las elecciones, la propiedad privada y otros lugares comunes del paradigma “occidental”.

No niego que algunos en esa nueva ola (diría que una minoría que se hace sentir bastante) crean aún que este régimen tiene remedio o que los “líderes históricos” pueden dirigir el cambio.

También son minoría (una minoría a la que se da mucho bombo y platillo) los que solo se concentran en la cuestión de los derechos civiles y humanos, y consideran que la socialdemocracia es una salida. (Minoría dentro de este Nuevo Espíritu Izquierdista al que me estoy refiriendo, tal vez no entre la población en general)

Pero volvamos a Dilla. Avanzado su texto expresa el pensador:

“Pero al mismo tiempo, creo que esa izquierda emergente enfrenta varios problemas cruciales que debe resolver si quiere efectivamente ser una alternativa política en la sociedad cubana.”

Ser una alternativa política en la sociedad cubana ¡qué rollo! Por ahora no creo que se aspire a eso, por varios motivos.

En primer lugar porque el movimiento es aún muy inmaduro y (a mi entender) poco numeroso. El estalinismo castrista cayó como una bomba atómica sobre la tradición de izquierda, lanzando a la gente, por rechazo natural, a los brazos del capitalismo y el liberalismo.

La izquierda tiene ahora que recomponerse desde las cenizas y lo hace al ritmo de quien construye tanteando un nuevo paradigma.

En segundo lugar porque participar en la lucha política al estilo tradicional implicaría renunciar a la esencia del movimiento. Implicaría por ejemplo el protagonismo de una vanguardia ilustrada y de ahí en adelante todo lo que se deriva: verticalismo, organización policial interna, purgas frecuentes de los herejes, demagogia, representatividad como modo de relación entre los profesionales del movimiento y el resto etc.

Ahora bien, lo que sí está claro es que la Nueva Izquierda debe proponer (explícitamente o dando el ejemplo) una alternativa de Buen Vivir alcanzable (o sea que no peque de idealista).

Se habla mucho de las cooperativas pero, ojo, cuando algunos neoizquierdistas proponen ese modo de organizar la vida laboral frente a la empresa privada y al trabajo asalariado, no están invocando otro totalitarismo donde TODO tendría que ser cooperativizado, y TODOS deberían vincularse laboralmente de esa manera.

En fin, no niego que ese movimiento tiene ante sí un montón de dilemas que son verdaderas cordilleras en su camino. No viene mal un “y tú, empínate”(*), pero la madurez no puede precipitarse.

En cuanto a la cuestión del tiempo que se acaba, creo que la izquierda puede estar tranquila por esa parte: siempre habrá trabajo de sobra para ella.
—-

*En la mitología mambisa al morir uno de los Maceo en combate con los españoles, la  madre de los Maceo, Mariana Grajales, díjole a otro de sus hijos todavía menor de edad “y tú, empínate para que partas a la manigua”. Tal vez no fue exactamente esa su expresión pero ¿en verdad quién lo sabe?

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


12 thoughts on “Balbucea la nueva izquierda cubana

  • el 12 enero, 2012 a las 11:30 am
    Permalink

    Estas enemorada??es lindo estarlo!…estas enfadada?? molesta? te creo..porque a veces amas y no te aman o a la inversa que “nuestro amigo” Luismi,es como un “maja”..se “cambia de piel”…que tu crees?,yo no lo conozco,pero la “filosofia” es como Decirte “Sabes la giraldilla que te amo”? …estas celosa?…cuantas veces te ha dicho! la frase?? vives en Italia..`creo?la pregunta con quien?

    Estas “pensando”en Luismi? otra pregunta porque??… filosofia!!..te dejo “embarcada”?quizas penso en Filosofia”,en pensar de que estas con “alguien” en realidad,no se,..es posible que te ame,hay que “preguntarle”? lo que me escribes,creo que por cortesia,debia haberlo hecho,te doy la razon,quizas no queria conocerte!…? pero esta lo sicologico!! amiga ! Tu lo amas? entonces se lo dice!….un beso

  • el 12 enero, 2012 a las 8:43 am
    Permalink

    El Luismi esta en Cuba y dejame decirte que es tremendo paqueton, yo me pase 2 semanas alla para la Navidad, lo invite a casa mia para conocernos y el nene no fue, le mande a decir que esta me la meto en el bolsillo, Luismi para filosofar es el numero 1 pero es solo eso filosofia nada mas, como se dice mucho humo y poca carne

  • el 12 enero, 2012 a las 7:48 am
    Permalink

    saludos Erasmo…antes de entrar en temas…sabes donde esta El Luismi?? ya le pondre “luismi el desaparecido”? digale ,que hay una comunidad,que quizas, lo extrane….quizas “una senal de humo”…seria bienvenida!!

  • el 11 enero, 2012 a las 10:06 pm
    Permalink

    cain, esos cuatro espacios que nombras no pueden ser mas diferentes en sus planteamientos y mas de uno, para no ser absoluto y pecar de prepotente, ni siquiera es de izquierda, ni aun light. si en algun momento se deciden a aunar esfuerzos en lo fundamental podria ser en momentos de extrema necesidad, y no creo que hayamos llegado a ellos todavia. en lo tocante al OC, te propongo que visites su blog a ver si puedes encontrar respuestas a las preguntas que haces, que estoy seguro que las hay. saludos

  • el 11 enero, 2012 a las 5:32 pm
    Permalink

    Yo lei el articulo de Dilla, tambien publicado aqui y me parecio muy certero. Y no me parece que la respuesta de Calzadilla sea concluyente en ningun sentido. Yo creo que si esa izquierda quiere realmente serlo tiene que tomar posiciones de acuerdo con las pasiones libertarias de la izquierda. Muchas personas posan y hay hasta algunos que viven en el extranjero que viven de sus relaciones con los grupos del Observatorio, pero nada mas. Yo vivo en Puerto Rico y se muy bien cual es el peso de una izquierda incompetente.

  • el 11 enero, 2012 a las 3:10 pm
    Permalink

    Algunos grupos de la nueva izquierda en Cuba pecan de preocuparse más por la imagen y lograr la solidaridad de otros grupos de izquierda de fuera del país que de hacer una verdadera militancia para los adentros de Cuba, una forma endogámica de hacer militancia que es más farol que otra cosa, si se trata de acumular fuerzas, está bien, pero dudo que verdaderos militantes de izquierda puedan quedarse tan apasibles cuando la seguridad del estado fustiga a la disidencia ya declarada.
    Creo que más hallá de las ideas que tengan algunos colectivos como Obs Critico, Arco Democ, Estado de Sats, Generacion Y, etc. pueden marchar en bloque con formas de lucha bien definidas y sin perder lo auténtico ni subordinarse al otro.
    Acaso no se solidarizan porque temen las represalías del estado?
    Esto es entendible cuando se es asalariado del estado o no se quiere ser tachado de disidente. Te toca ser calificado de izquierdoso, socialista o anarquista ligth.

  • el 11 enero, 2012 a las 1:49 pm
    Permalink

    Traduccion de google.translate:

    Una buena y equilibrada artículo.

    Con respecto a la posibilidad de que las cooperativas podrían dar lugar a un nuevo tipo de totalitarismo, no creo que haya mucho de qué preocuparse en ese aspecto. Hay todo tipo de cooperativas, y el pluralismo y las estructuras de cooperación empresarial van de la mano. Uno de los principios básicos de las cooperativas es que son organizaciones de voluntarios.

    Los únicos casos que conozco donde las cooperativas tenían menos de voluntarios fueron los experimentos de Yugoslavia, en la que el régimen totalitario trató de exprimir más la plusvalía de los trabajadores, ofreciéndoles más autogestión y una pieza un poco más grande de la torta.

    En Cuba, ojalá las cooperativas de producción que se presentarán serán de propiedad de los socios de trabajo, no el Estado. Los trabajadores se uniría a ellos como un medio de mejorar sus ingresos y la satisfacción laboral. Al menos, ésa es la esperanza.

  • el 11 enero, 2012 a las 11:15 am
    Permalink

    Como siempre agradezco a Erasmo -una de las frecuentadores de HT que mas admiro por su valentía, honestidad e inteligencia- su comentario. He aprendido mucho de lo que afirma. Me temo, sin embargo, que deja en pie la mayor parte de las observaciones que hago en mi articulo, y en particular una: ¿es etico construir paso a paso y sin apuros un paradigma del buen vivir al costo de igonorar la represion de otros compatriotas que intentan ejercer sus derechos civcos elementales?. ¿o es acaso absolutamente compatible con el capitalismo, el neoliberalismo y el autioritrismo de cualquier signo político atrincherarse en espacios de buen vivir? ¿no es este el mejor negocio para los poderes opresivos constituidos?. En casos asi, amigo Erasmo, no tengo mas remedio que recordar que pensar que hay algo que se llama politica. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *