Apuntalando el futuro

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Durante la crisis de los 90, alguna de las deidades de nuestro Olimpo tuvo la brillantísima idea de promover el uso de la bicicleta.

A China compraron un enorme lote de rústicos y arcaiformes aparatos, muy adecuados a nuestras destartaladas calles y a la recia constitución del cubano. También se adquirieron fábricas, piezas de repuesto, se habilitaron talleres de reparación y se construyeron ciclo vías.

Gracias a estas medidas la bicicleta llegó a ser pieza clave en la vida y la cultura del cubano, asociada no solo a cuestiones prácticas y laborales, sino también a la recreación, el amor y la muerte. Hasta bici-tiradores* aparecieron en La Habana.

Pero cuando el primer supercarguero llenito de petróleo venezolano asomó el hocico en aguas territoriales, la máxima dirección del país se olvidó de la bicicleta como si de un pasatiempo infantil se hubiera tratado. Y a sufrir.

Nunca más repartieron bicis chinas en los centros de trabajo y las piezas de repuesto se pusieron por el cielo. La de mi padre quedó varada en un rincón.

Eran tiempos de relativa abundancia, de esperanza, con Fidel anunciando en grandes vayas que VAMOS BIEN. Parecía que la crisis del transporte público, una de nuestras endémicas plagas, al fin se extinguiría, pero resucitó.

Foto: Raquel Pérez

Ahora la crisis es internacional y, según todo parece indicar, pica y se extiende. Por eso al primer loco que me pasó por el lado vendiendo una chinita medio palo, me las di de precavido y le partí el brazo.

No voy a extenderme contando la odisea que pasé para cambiarle algunas piezas. Tanto los particulares como las tiendas del Estado me han estafado sin el menor pudor.

Desde alteración de precios, pasando por cámaras y gomas podridas (vendidas en tiendas del Estado que no aceptan reclamación), juegos de bielas disparejos, ejes jorobados, conos dañados y un largo etc.

Después de muchos quebrantos he ido ganando experiencia y ya no es tan fácil estafarme, pero aprender me ha costado casi otra bicicleta.

Felizmente ya rueda por las calles mi vieja china. Con su ayuda resuelvo muchísimo, paseo al manguito con que vivo, mantengo la panza a raya y hasta un poco de plata gano.

Y si el zapato sigue apretando yo treparé a la ola pedaleando.
—–
*Bici-tiradores: hombres que se masturban públicamente montados en bicicleta para escapar a posibles perseguidores.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


7 thoughts on “Apuntalando el futuro

  • el 7 febrero, 2013 a las 12:44 pm
    Permalink

    Me gusto mas la foto del cartel de “Vamos Bien” Bien a finales de los 80 la consigna era: Ahora si vamos por el camino correcto. Siempre vamos y vamos pero nunca llegamos a ninguna parte, todos montados en este barco capitaneado por el querido comandante.

  • el 5 febrero, 2013 a las 6:29 pm
    Permalink

    Me gustó mucho éste, Erasmo!

    La falsa idea del progreso hace que cuando llegan las vacas gordas (o ni siquiera, vale que parezcan venir en algún futuro cercano) la tendencia es a entrar en la misma lógica enajenada del resto del mundo.

    Suerte con esa bici =)

  • el 5 febrero, 2013 a las 5:18 pm
    Permalink

    Erasmo, andar por esta ciudad anarquica en bicicleta es mas arriesgado que escalar el Habana Libre sin desayunar. Pero tiradores tiene que haber, a pie y en carro. De hecho la mayoria de los senadores tienen cara…

  • el 5 febrero, 2013 a las 12:20 pm
    Permalink

    gracias Haroldo, me encantan tus abrazos. ¿Por cierto hay tiradores en Santo Domingo?

  • el 5 febrero, 2013 a las 12:17 pm
    Permalink

    Bueno tú que estás más cerca puedes llevar la foto y encárgate de las negociaciones. Luego nos repartimos las ganancias y dejamos fuera a Irina, que fue la fotógrafa. Por mi, me conformo con una forever de las modernas, con cambio y amortiguadores.

  • el 5 febrero, 2013 a las 8:01 am
    Permalink

    ¡Ja! Fenomenal esa foto,con tremendo estilo publicitario. No sería mala idea enviársela a la fábrica Forever en Shanghai: “Cubano orgulloso aparca bicicleta china con una sola mano en el balcón”. Buena la nota y el recordatorio, pues también en la propia China las bicis se ven cada vez menos. A cambio ganamos obesidad y contaminación.

  • el 5 febrero, 2013 a las 6:46 am
    Permalink

    jajaja, disfrute muhco el articulo y el asunto de los bicitiradores me hizo recordar en los 90s cuando unas amigas centroamericanas le preguntaron a un amigo cubano si el “se venia” en bibcileta, es decir si iba para el lugar en que estaban en bicicleta, pero que en cubano significa solo eso: venirse. El amigo, aunque orgulloso de la fama de calentones de los cubanos, les dijo que solo si hubiese mucha excitacion y aun si era dificil. Veo ahora que no es tan dificil!. Los abrazos de siempre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *