¿Quiere comprar un cocodrilo?

Erasmo Calzadilla

Cocodrilo cubano. Foto: wikimedia.commons.org

El cocodrilo cubano es una especie endémica y en extinción.  Los adultos son graaaandes y peligrosos, con una boca donde cabe amplio la cabeza de más de un cristiano.  Los cocodrilos han inspirado películas de terror pero de pequeños son muy chulos, y verlos alimentándose es una delicia por la voracidad que muestran ya a esa edad.

Nada pues, si se decide puede comprar uno sin ningún problema.  Vaya con unos dólares a 13 y 6 en el Vedado, y en una tiendecilla particular podrá encontrar una gran variedad de animales atormentados a su disposición, entre ellos cocodrilos.  De paso puede llevarse iguanas o algún majá de santamaría (especies protegidas), así como unos ratoncitos y conejos para alimentar a estos o para comérselos usted mismo, que en definitiva ya los pagó y hace con ellos lo que se le antoje.

Cierto día visité la Agencia del Medio Ambiente, una entidad del CITMA, y aproveché para averiguar si alguna ley prohibía o regulaba la venta de animales, pero los funcionarios que encontré se encogían de hombros o me peloteaban.  Parece que la misión de la Agencia del Medio Ambiente no es precisamente proteger al medio ambiente, o tal vez no era mi día de suerte.

Si a un nacional le da por subirse a una montaña no turística en Cuba muy probablemente no pase 24 horas antes de ser detenido y obligado a salir de la provincia o pueblo donde se encontraba, en eso el CITMA y las fuerzas del MININT son estelares.

Pero en el mismísimo centro de la ciudad capital puede cualquiera lucir animales sufriendo a la vista de todos, incluyendo especies en extinción, ya sea a la venta, ya simplemente enjauladas, como los gavilanes de 23 y F, o los perritos de la calle Obispo.

Pero en lugar de proteger a estos primos nuestros, las nuevas leyes legitiman la crueldad contra ellos: Entre los negocios particulares que recién han legalizado se da licencia para el alquiler de animales y para su venta con fines religiosos, que culminan en sacrificios sangrientos.

¿Cómo luchar contra esto? Cualquier solución que se le ocurra publíquela como un comentario, y tal vez podremos hacer algo juntos.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


6 thoughts on “¿Quiere comprar un cocodrilo?

  • el 13 octubre, 2010 a las 9:09 pm
    Permalink

    jeje… el comentario de luismi debe ser la saga de algo anterior… no me imaginó cómo este artículo de Erasmo puede sucitar tanta pasión incontrolada… jejeje.
    Bueno, solo entré para apoyar a Erasmo. Es verdaderamente vergonzosa la situación jurídica cubana respecto a la protección animal. Quiero desde aquí felicitar a los amigos de ANIPLANT que hacen lo suyo en este tema, aunque aún con corto alcance.
    El comentario de caridad me hace pensar en un performance bien interesante: construir una jaula donque quepa una persona y colocarla junto a los perritos de Obispo con alguien adentro. La persona hará lo mismo que la mayoría de los cachorros: dormirse del aburrimiento, el hacinamiento y el calor… Claro, en este caso las autoridades SÍ acudirán bien rápido, pensando que se trata de algún “disturbio político”…

  • el 11 octubre, 2010 a las 5:48 am
    Permalink

    Instauremos la censura desde ya en HAVANA TIMES. Mejor aún, propongamos la eliminación del espacio para comentarios; en su defecto: que haya chivatos cibernéticos que delaten a todo aquél elemento que procure escribir la más mínima palabra acá. Por cierto, que esos delatores no forzosamente tengan que pertenecer a algún CDR o estar anotados en la nómina, bastará saber que son egresados de cualquier escuela de nivel superior para que tengan acceso al puesto. Usted puede quedar integrada desde ya, FILANTROPÍA… excúsame, COMPASIÓN.

  • el 10 octubre, 2010 a las 7:22 pm
    Permalink

    …y como siempre…a llorar lágrimas de cocodrilo porque al final la gente anda más preocupada en exponer sus criterios que en escuchar a un enorme lagarto que, por demás, tiene la mala costumbre de no abrir nuevamente su boquita una vez que agarra a su presa…¿y de los demás, los inofensivos, tampoco vamos a ocuparnos?. Erasmo, no soy amiga de las firmas, pero creo que debiéramos hacer alguna campaña para lograr, al menos, esa dichosa ley de protección a los primeros en habitar nuestro planeta (al menos llegaron primero que nosotros, ¿no?). Me había asombrado de la venta de Búhos, pero si continuamos así en algún momento veremos un hombrecito enjaulado a la venta en la calle Obispo o cualquier otra calle, ¿habrán reclamos entonces?

  • el 10 octubre, 2010 a las 8:51 am
    Permalink

    ¡Tremenda mierda!

    La falta de proteína verdaderamente aniquila…

    Erasmo, te recomiendo que una ocasión publiques tú y la siguiente permite que este gavial publique lo suyo, mira que su especie es inofensiva a pesar de tener largo el hocico, aunque estrecho.

  • el 9 octubre, 2010 a las 6:59 pm
    Permalink

    2da parte.

    organización de la ciudad. Ahora pregunto ciudadano ¿Qué diferencia hay entre una decisión y otra si todas versan sobre el poder y su verdad? No creo que seas tú de los que conteste: “Bueno al menos estaría de acuerdo con mi verdad”. Ese sería el más grande de los sofismas.

  • el 9 octubre, 2010 a las 6:58 pm
    Permalink

    ¿Por qué no haces un artículo sobre la divisibilidad al infinito? Creo que sería de más provecho.
    En cuanto a éste. Bueno aquí hay una cuestión, o varias, primero, sólo podemos tratar como tú quieres a los que no son peligrosos para nosotros. Convendrás conmigo que no podemos tener cocodrilos suertos en 23 y M, luego convendrás también que si están sueltos en las ciénagas y alguien por turismo va a allí podría estar en peligro de lo que se deduce que el mejor lugar es Guamá y similares. Aquí hay una cuestión esencial, es si los cocodrilos y similares animales nos van a gobernar a nosotros o viceversa. Si me sales con el argumento sofístico que ni lo uno ni lo otro, diré entonces que estarás prefiriendo la desprotección de tus iguales por la protección de otros menos parecidos, lo cual sabes que no es posible porque si ves a un humano fajado con un cocodrilo intervendrás en favor del humano. Si dices que cada uno en su espacio, ¿Quién lo asegura?

    Sobre los mansos. Aquí ya es una cuestión puramente de poder, porque en la anterior se puede llegar a través de la razón a saber que es lo mejor, aquí en cambio es duduso. Es decir, hay variantes y dependiendo de la organización de la ciudad (política) se toma una u otra. Primero tenemos permitir que se negocien, sacrifiquen y coman los animales mansos, luego variantes similares combinadas hasta llegar a la negación de todas.

    Voy a tomar una. La menos polémica. ¿Se puede o no comer animales? A mí me parece que lo más tolerante, si es lo que se busca, es que cada uno individualmente decida si comerlos o no. Si dices que bien podemos vivir de vegetales te diré que de la misma forma que tú determinas que no son lo suficientemente parecidos a ti, los vegetales, habrá otras personas que concideren que los animales, excepto humanos, no son lo suficientemente parecidos a ellos como para no comérselos.

    De aquí vemos que unos y otros divergen en cuanto a ésto. ¿Cuáles tienen la razón y cuales no? Convendrás conmigo que es una cuestión de fuerza de mayoría. Así como las demás cuestiones que pasé por alto, éstas son, sacrificios y negocios. Menciono sólo éstas porque no veo mucha divergencia en la cuestión de tener cocodrilos sueltos en 23 y M.

    Si me dices que podemos llevar la ilustración a todos para convencerles de tú verdad. Pues diré que lo mismo quisieron hacer en los paises musulmanes sin resultado alguno.

    De todo esto se llega a que la cuestión se reduce a la verdad de quien tenga en sus manos la…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *