Un hombre de vergüenza

Elio Delgado Legón

Los tanques de la victoria. foto: juventudrebelde.cu
Los tanques de la victoria. foto: juventudrebelde.cu

HAVANA TIMES — Al triunfar la Revolución, los oficiales y combatientes rebeldes fueron situados, según sus grados, en los distintos cuarteles, con la misma estructura que tenía la Guardia Rural y la Policía de gobiernos anteriores. Además de los soldados rebeldes, se sumaban a las huestes revolucionarias algunos combatientes de la clandestinidad del lugar y pequeños grupos que se habían alzado en armas en la zona, durante las últimas semanas de la tiranía.

La plaza militar de Colón, en la provincia de Matanzas, era un sitio importante, con una amplia zona de atención que incluía a los poblados de Amarillas, Calimete, Manguito, Perico, Los Arabos, San Pedro, San José de los Ramos y Banagüises.

Precisamente en Colón fue situado mi jefe, el capitán Julio Chaviano, con una parte de su tropa y algunos combatientes de Oriente, para que organizara el Escuadrón 43 de la Guardia Rural, que entonces le llamamos Policía Rural.

A nuestra fuerza se fueron incorporando algunos combatientes locales y jóvenes que expresaron su deseo de pertenecer al Ejército Rebelde. Algunos los mandamos a estudiar a la escuela de cadetes.

Entre los que se presentaron ante el capitán Chaviano había dos hermanos que estuvieron alzados los últimos meses de la tiranía de Batista y que, además, tenían su historia de lucha clandestina.

Los hermanos Raúl y Felo no pretendían ingresar al Ejército Rebelde, sino colaborar desde sus posiciones en la vida civil.

La relación con ellos fue cordial y fluida durante varios meses. Creo que todo el año 1959 y parte de 1960. Todo marchaba bien, hasta que un día Raúl desapareció. Felo nos fue a ver muy preocupado y nos comunicó que no sabía dónde estaba su hermano, pero que seguiría indagando.

A los pocos días, Felo nos informó que su hermano estaba alzado de nuevo, pero esta vez contra la Revolución. Se veía muy afectado por eso y pidió permiso para tratar de convencerlo de que depusiera las armas. Se le autorizó y quedamos a la espera de los resultados.

Felo mandó algunos mensajes a Raúl, pero la respuesta fue negativa. Entonces pidió autorización para ir al campamento y entrevistarse con él, con la esperanza de que personalmente su gestión fuera más fructífera. También se le autorizó.

Pasó toda una semana sin que Felo regresara a su casa, y cuando lo hizo, vino inmediatamente a vernos y a contarnos sus discusiones con su familiar que, según él, estaba confundido, pero no estaba dispuesto a deponer las armas y seguiría alzado.

Se veía muy afectado y apenado por no haber tenido éxito ante su hermano, cuya actitud él no compartía.

Ese día nos dijo que tenía el corazón destrozado. Tratamos de darle ánimo, pero se marchó muy abatido.

Al día siguiente muy temprano recibimos una llamada que nos conmovió a todos. Felo había sido encontrado muerto en su cuarto con un cuchillo clavado en el corazón. Fue la forma que encontró para suicidarse, porque, sin duda, era un hombre de vergüenza.

A las pocas semanas supimos, por informaciones de inteligencia, que Raúl había abandonado el país hacia Estados Unidos.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


11 thoughts on “Un hombre de vergüenza

  • el 22 noviembre, 2015 a las 2:20 pm
    Permalink

    Creo que Elio está ido, anda un poco fuera de la Vía Láctea en sus últimos escritos. Me recuerda a algunas mini reflexiones emanadas de punto de cero en el 2012, sobre la moringa, el yoga, y el origen del universo.

  • el 21 noviembre, 2015 a las 9:51 am
    Permalink

    Elio tengo una pregunta para ti: Tu lees los comentarios y opiniones acerca de tus escritos?, si lo hicieras no hablarias tanta m_____!, eres sordo, tambien mudos, te escuchas a ti mismo y te hablas a ti mismo, te paracer tanto a El que no puedes engañarnossssss!!!!!

  • el 19 noviembre, 2015 a las 2:14 pm
    Permalink

    Elio y cuál es su opinión acerca de la actual situación de los cubanos en Centroamérica? Centrémonos en el presente que también se están librando cruentas batallas en esta dimensión espacio – tiempo.

  • el 18 noviembre, 2015 a las 3:46 pm
    Permalink

    tiene que haber sido asi, no hay otra explicacion al “teque” este de Elio

  • el 17 noviembre, 2015 a las 6:46 pm
    Permalink

    A mi lo que me parece que el Felo no estaba bien de la cabeza, pienso que una persona en sus cabales al no poder convencer al otro simplemente hubiera seguido su vida normal en el pueblo o, si le daba tanta veguenza, arrancaba para La Habana o cualquier otro sitio; resultado, Felo se jodió y Raúl ahora es “emigrado”, fin de la historia.

  • el 17 noviembre, 2015 a las 5:30 pm
    Permalink

    Igual pasó con Camilo y lo desaparecieron, pero parece que a Elio le ha cogido la vejez con seguir con las mentiras, y lo más lindo de todo es que el se piensa que alguien le cree, no se que mas tiene que presenciar para darse cuenta que de esa revolución lo que salió fue una mierda.

  • el 17 noviembre, 2015 a las 2:59 pm
    Permalink

    Bueno al parecer el hermano alzado le demostró con sobradas razones que la revolución había sido traicionada por los hermanos Castro. Mucha gente que se jugó el pellejo y que dio su sangre en la lucha contra Batista fue traicionada y se volvió contrario a los falsantes y nuevos tiranos de Cuba. Huber Matos que era uno de los comandantes más destacados de la guerrilla valientemente le exigió a Fidel Castro que cumpliera con el programa de la revolución y de respuesta obtuvo 20 años de prisión en una mazmorra castrista.

    Ya en 1960 debió haberse restablecido la Constitución de 1940 que era la supuesta Primera Ley Revolucionaria prometida por el mayor embustero y tirano de la historia de Cuba, Fidel Castro.

  • el 17 noviembre, 2015 a las 1:59 pm
    Permalink

    Traducción y resumen del cuento:

    Raúl y Felo son hermanos.
    Raúl se va con los alzados, Felo se queda con los rebeldes.
    Felo visita a Raúl y se produce este diálogo:
    Raúl: Hermano esto es una m….. y tú lo sabes.
    Felo: Hay que salir echando. Cómo hacemos?
    Raúl: Tengo una lanchita lista en el Río Almendares. El lunes a la 5 am, ok?
    Pero ese día hubo cambio de hora y Raúl salió a las 4 am.
    Felo se berreó tanto que se clavó un cuchillo.

    Elio se creyó el otro cuento o lo dejaron colgado también a las 5 am y tuvo que inventar esta versión que hoy nos muestra en HT.

    The end

  • el 17 noviembre, 2015 a las 11:13 am
    Permalink

    que clase de manipulador es este individuo, asi que Felo “es un hombre de verguenza” porque se clavo un cuchillo en el corazon porque su hermano se alzo contra un gobierno que ya tenia pintas de despota. y este cuento nos los hace 6 decadas despues todavia con el mismo lenguaje de 1960, la verdad que con esta gentuza no hay arreglo, no hay entendimiento, ni dialogo posible, todavia sigue viviendo en el pasado con las foticos de cuando los destructores de la nacion entraron en la capital.
    Mira bien Elio cuantos carteles de cuantos negocios de cubanos, negocios que TU ayudaste a eliminar y prohibiste ejercerlos, para hoy ir con la cola entre las piernas a pedirle a los americanos que comercien contigo por favor porque necesitas reconstruir el capitalismo y los negocios privados.
    No hay verguenza y si mucha hipocresia en la patria. Estamos perdidos.

  • el 17 noviembre, 2015 a las 10:09 am
    Permalink

    Tragedia griega con toques de Corin Tellado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *