Fidel Castro es de los muertos que nunca mueren

Por Elio Delgado Legón

Dicen que has muerto, pero no concibo
imaginarte inerte en campo santo.
No morirá jamás quien hizo tanto,
tú seguirás eternamente vivo.

Fidel Castro. Photo de archivo: Javier Galeano/AP

HAVANA TIMES – Estos versos los escribí el 26 de noviembre de 2016, cuando supe la noticia del fallecimiento el día anterior del líder histórico de la Revolución cubana.

Fidel Castro es un hombre que ha sido calumniado y odiado por los enemigos de la Revolución y el socialismo; pero admirado y amado por todos los revolucionarios del mundo, y respetado por los que, aun sin ser revolucionarios, desean para sus semejantes el bienestar y la felicidad por los que luchó él durante toda su vida.

Siendo un brillante abogado, con propiedades suficientes para vivir una vida cómoda, bajo un régimen capitalista, no se dedicó a ganar dinero como abogado, sino a defender causas justas de personas humildes que eran atropelladas por los ricos y explotadores durante las llamadas democracias representativas que padeció nuestro país desde la frustrada independencia, hasta el 10 de marzo de 1952, cuando Fulgencio Batista, con un golpe de Estado, hundió más a nuestro pueblo en una dictadura sangrienta, que costó más de 20 mil vidas de lo mejor de nuestra juventud.

Hombre altruista al fin, dedicó todos sus esfuerzos  -arriesgando su vida en numerosas ocasiones- a darle al pueblo cubano la felicidad y el bienestar que siempre le habían negado. Claro que tratándose de un peq         ueño archipiélago a 90 millas del país imperialista más poderoso del mundo, que nunca ocultó sus apetencias de tener a Cuba bajo su égida, esa era una tarea titánica; pero indudablemente, Fidel fue un titán.

Cuando decidió atacar la segunda fortaleza militar del país, para comenzar una guerra contra la dictadura, él estuvo al frente de sus hombres; cuando vino desde México en un pequeño yate cargado con 82 hombres, viaje arriesgado y titánico, él estuvo al frente de sus hombres; cuando en la Sierra Maestra logró organizar el ejército rebelde para luchar contra el ejército de la dictadura, estuvo al frente de sus soldados en las principales batallas; cuando el gobierno de Estados Unidos organizó un contingente de mercenarios para invadir a Cuba y crear las condiciones  para una invasión del ejército norteamericano, estuvo al frente de los hombres que derrotaron la invasión en menos de 72 horas.

Cuando el ciclón Flora se ensañó con la provincia de Oriente y la convirtió en un mar, que cobró cerca de dos mil vidas humanas, Fidel estuvo allí al frente de las operaciones para salvar todas las vidas que fuera posible, arriesgando la suya propia; cada vez que en Cuba había un peligro por el ataque de un ciclón, él era el primero en llegar al lugar más afectado, para tomar las medidas necesarias.

Los enemigos de la Revolución y del socialismo, encabezados por el imperialismo norteamericano, no dejaron de fraguar planes de magnicidio, durante los casi 50 años que Fidel estuvo al frente del gobierno cubano. Durante todo ese tiempo no dejaron de acusarlo injustamente de dictador. Sin embargo, su vida austera, su moral, sus principios, su amor al pueblo, con el que mantuvo permanente contacto, desmienten esas calumnias.

A un año de su fallecimiento, que se cumple este 25 de noviembre, su gloria se agiganta cada día más. Sus ideas cruzan fronteras y llegan a cada rincón de la tierra donde haya una injusticia contra  la cual se deba luchar como él luchó. Por eso todos los revolucionarios         que asumimos sus ideas como nuestras, afirmamos que Fidel no ha muerto, porque sus ideas están y estarán vivas en cada ser humano honesto del mundo.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


36 thoughts on “Fidel Castro es de los muertos que nunca mueren

  • el 11 diciembre, 2017 a las 9:44 am
    Permalink

    Pero no les daba ni comida, ni casa decente, ni juguetes…por eso se hicieron pingueros y jineteras, ja ja ja ja ja ja

  • el 10 diciembre, 2017 a las 4:36 pm
    Permalink

    Te doy la rason aun despues de muerto sigue haciendo danno

  • el 9 diciembre, 2017 a las 7:45 am
    Permalink

    He ahí precisamente, en tu última frase el nivel chusma, pueblerino y resentido de la turba de Miami… qué pena!

  • el 9 diciembre, 2017 a las 7:35 am
    Permalink

    ay Robertico, que educadito y medido eres, te educaron en cuba por casualidad? porque alli lo que impera es la ley del palo y la cabilla, con la mala palabra para reforzar la represion. no jodas anda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *