En Cuba, un Primero de Mayo diferente

Elio Delgado Legón

Foto: Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — Cuando digo diferente me refiero a dos aspectos de lo que fue este Primero de Mayo en Cuba. Diferente de los anteriores porque esta vez la fiesta de los trabajadores ha estado dedicada principalmente a los jóvenes, por su papel protagónico en todas las tareas de la Revolución y por ser la fuerza que relevará a las anteriores generaciones, que hicieron y han mantenido la Revolución por casi 60 años, siempre hacia adelante, a pesar de la guerra que ha mantenido el imperialismo para destruirla.

También digo diferente porque la celebración del Primero de Mayo en Cuba, fue una verdadera fiesta del pueblo, que manifestó su apoyo incondicional a la Revolución y a sus dirigentes y un compromiso de seguir las ideas del recién fallecido Comandante en Jefe Fidel Castro, magistralmente resumidas en su concepto de Revolución, expresado, precisamente el primero de mayo del año 2000. No ocurre así en otros países, donde los trabajadores aprovechan los actos por la fecha para reclamar sus derechos, que les son arrebatados. No pongo ejemplos porque son numerosos y los lectores saben a lo que me estoy refiriendo.

En Cuba, la semana anterior al Primero de Mayo se celebraron actos y desfiles en todos los municipios, donde se evidenció el respaldo del pueblo a su Revolución y el rechazo al bloqueo genocida que mantiene Estados Unidos contra nuestro pueblo por más de medio siglo.

Los desfiles realizados este Primero de Mayo en todas las capitales provinciales, han sido los más masivos y combativos de los últimos años, entre otras razones, porque es el primero que se realiza después del fallecimiento del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, y todos quieren expresar su sentimiento de cariño, de respeto y de apoyo a sus ideas.

Del exterior, han estado participando más de mil 600 delegados de más de 70 países de todos los continentes, como una prueba más del apoyo y la solidaridad del movimiento obrero mundial a los trabajadores cubanos y a su revolución. Esto tiene un mérito especial, por cuanto todos los delegados sufragan sus gastos de viaje y estancia en Cuba. También participaron en los actos provinciales y en la capital, numerosos turistas, muchos de los cuales viajan cada año para compartir con los cubanos el entusiasmo por la celebración de la fecha de los trabajadores, lo cual, manifestaron algunos entrevistados, no se ve en sus países.

En la Plaza de la Revolución José Martí, en La Habana, estaban en la tribuna presidencial, como en años anteriores, los principales dirigentes del Estado y el Gobierno, encabezados por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, acompañado de Danny Faure, presidente de la República de Seychelles.

El desfile en la capital, bajo el lema Nuestra fortaleza es la unidad, comenzó después de la alocución del Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba, Ulises Guilarte, y fue encabezado por un bloque de cinco mil jóvenes, entre los que había estudiantes, científicos, militares y trabajadores de todos los sectores, los que mostraron su entusiasmo y alegría durante todo el desfile.

Foto: Elio Delgado Valdés

Les siguieron a los jóvenes varios bloques, representativos de los 17 sindicatos, junto a los cuales participó el pueblo de la capital, portando pancartas, confeccionadas por ellos mismos, en las que manifestaron su total respaldo a la Revolución. También expresaron, lo mismo en la capital que en el resto del país, su apoyo incondicional a la Revolución Bolivariana de Venezuela y al gobierno de Nicolás Maduro, ante la arremetida de una oposición fascista, que ha dejado ya numerosos muertos y cuantiosos daños materiales. También expresaron el respaldo a los demás procesos revolucionarios de América Latina, ante la reacción neoliberal, que trata de arrebatarles las conquistas a los pueblos.

En numerosas pancartas, los trabajadores continuaron reclamando el fin del bloqueo norteamericano contra Cuba y la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo. Después de una hora y media de desfile en la Plaza de la Revolución de la capital, el desfile cerró a ritmo de conga.

Como siempre sucede, los detractores de la Revolución dirán que los trabajadores asisten a los desfiles porque se sienten obligados. Pero cualquier observador inteligente que vea el entusiasmo y la alegría con que desfilaron los trabajadores y sus familias, tiene que coincidir conmigo en que esas manifestaciones espontáneas no pueden ser por obligación, sino por conciencia revolucionaria.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 237 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

47 thoughts on “En Cuba, un Primero de Mayo diferente

  • De la ceguera de Elio no se puede esperar otra visión del asunto.Está troquelado por el discurso oficial.
    La mentalidad de represores de quienes denigran la protesta de Daniel LLorente en una sociedad en la que no se permite entrevistar el descontento, es bien sintomática de los prejuicios y los estereotipos contra la libertad de expresión.
    Isidro es una expresión de una persona que solo ha vivido en países dictatoriales de partido único comunista: Cuba y China: los problemas están en las personas no en los sistemas.

  • bueno, cada cual piensa a su manera…pero aunque sea pedirlo, muestra inteligencia…..!!!!

  • los “yumas” no van a ayudar a nadie, porque ya se han cansado de esa cantaleta, van alli, ponen el muerto, resuelven el potaje, los nativos no hacen nada pero quieren autogobernarse, 10,20 o 30 años despues vuelven a tener un dictador que los maltrata y vuelve la cantaleta “saquenos de esta por favor”, la respuesta es Buena “resuelvansela como puedan o quitenselo de encima con testiculos”.

    Es el mismo cuento del camaron encantado, lo que sucede es que ya arribamos a la parte donde el camaron se canso del apendejamiento del marido. asi que ya sabe, aguantar el Yugo o sacudirse a los tiranuelos.

  • te felicito, captaste (creo yo )el mensaje : delante de las “masas” que han probado estar locos por la Yuma, pero callan y esperan, despues de tantos anos de repression el mensaje esta clarisimo : Yuma, ayudanos, te amamos y te queremos…ayudennos, again, a tener Patria y esperanzas !!!

  • Isidro: yo particularmente evito usar banderas extranjeras, pero la gente lo hace comúnmente, sin racionalizarlo, porque se ponen cualquier cosa que consiguen. Aquí no hay animadversión por los símbolos de ningún país, ni siquiera de los EUA. Ese señor que salió abrazado de una bandera de los EUA quiso llamar la atención y lo consiguió. Pero si aún no lo hemos escuchado no podemos saber exactamente qué significó su protesta. En un país normal, con libertad de expresión, ya todos hubiésemos visto sus entrevistas y supiéramos todo, pero la gente aquí en Cuba ni sabe que eso sucedió. Así que no te preocupes que no ha trasmitido un mensaje anexionista. En primera porque dudo mucho que ese señor sea anexionista o quiera trasmitir eso. Te repito que en 1902, con el país analfabeto en mayoría, los anexionistas eran una minoría tan insignificante que con el país ocupado por los EUA no lograron su propósito. Después de la guerra de secesión dejaron de ser un grupo fuerte en Cuba, porque lo fueron principalmente los esclavistas que veían en el sur esclavista su zona de confort y soñaban con unírseles. Nuestra bandera actual fue antes la de los anexionistas. Pero al ganar el norte y abolirse la esclavitud se perdió el interés y trocaron su política hacia el independentismo. Oriente siempre fue independentista, pero las villas y Camagüey provenían del anexionismo e impusieron su bandera sobre la de Céspedes en Guáimaro. El anexionismo es pasado, ese hombre posiblemente jamás haya pensado en eso. Ahora lo que existe es pro-norteamericanismo, que es simpatía hacia ese país y creencia en la conveniencia de una relación imbricada y de que sin su apoyo Cuba no puede crecerse sola, ni en la lucha por su libertad ni en lo económico. Es errado usar ese término, anexionista, porque no refleja la realidad. El mensaje que entendí fue: “no todos estamos mansamente controlados por el gobierno para desfilar hipócritamente, pido a los EUA que nos ayuden a conquistar la democracia”. Pero como tú dices, es un acto que tiene cuestionamientos éticos y patrióticos, por la historia vivida entre ambos países y porque Martí mismo tildó de “sietemesinos” a los que no tenían fe en su propia tierra. Yo jamás aprobaría un acto así, pero lo respeto, porque cada cual es libre de expresar lo que quiere de la forma que crea mejor. Pero reitero que no tiene nada que ver con el anexionismo, eso es algo ajeno a nuestra realidad actual.

  • Elio: no sé en qué radica la diferencia de este desfile con los anteriores. El título hubiese sido más justo así “En Cuba, otro primero de mayo igual de masivo”. Da igual si los jóvenes van dispersos entre muchos bloques o los mandan a concentrar en uno solo, para resaltar su presencia, como supuesto protagonismo, como símbolo de un relevo garantizado. Si hiciéramos una encuesta entre esos jóvenes del bloque puntera, los que no tienen pasaporte es porque no han tenido dinero para sacarlo y si se los ofreces lo aceptan corriendo, y en un país donde hay que trabajar un año para poder comprar un pasaje a México, que es cerca, y eso si se junta todo lo ganado íntegramente, el que sueña con viajar casi siempre está pensando en emigrar. Fíjate como estas ansiosos de alcanzar el sueño de Fidel, que arriesgaban la vida atravesando selvas y océanos para vivir en el seno del enemigo jurado del finado comandante; y dejan a sus hijos, hasta de meses, por trabajar en misiones en el exterior por el 20% de lo que pagan allá, que representa 50 o más veces lo que se les paga aquí. No te engañes, que una persona capaz de escribir como tú escribes y de narrar la historia como tú la narras, no se deja meter esa pastilla de “coge-bobo”. Tú al igual que la dirección histórica saben las estadísticas y saben en qué cosa pueden confiar con esta juventud, que es excelente y ya tendrá tiempo en Cuba de demostrar su valía, como lo demuestra en el extranjero, trabajando como mulos, levantando negocios, prosperando, ayudando a sus familiares que aún quedan en Cuba, desfilando ni se sabe por qué. Apuesto que más del 80% de los miles de jóvenes que han emigrado, desfilaron en el primero de mayo anterior a su viaje.

  • De acuerdo. Una de las victorias del desgobierno de Cuba es que ha logrado que los cubanos identifiquen los simbolos patrios con “ellos”. Una pena…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *