El regreso a la guerra fría

Elio Delgado Legón

El presidente Donald Trump en Miami el 16 de junio de 2017.  Foto: AP

HAVANA TIMES — Estuvo rodeado de lo más reaccionario y retrógrado de la derecha llamada cubano-americana, de asesinos y terroristas que han ocasionado miles de muertos y mutilado al pueblo de Cuba y de hijos de torturadores de la dictadura batistiana, de tan triste recordación por el pueblo cubano.

El presidente de Estados Unidos pronunció un discurso, el viernes 16 de junio, en la ciudad de Miami, en el que habló de Cuba, sin conocerla, solo para complacer a ese selecto auditorio y con un fin, según analistas, bien definido: obtener en el Congreso los votos de los reaccionarios congresistas de origen cubano, que tampoco conocen a la Isla.

Darle marcha atrás a la rueda de la historia, retomar una política, que el gobierno del expresidente Barack Obama calificó de fracasada y rezago de la guerra fría no es, de ninguna manera, un acto inteligente. No se puede esperar menos de quien pretende dirigir a una potencia nuclear como si se tratara de un negocio inmobiliario.

Donald Trump pretende eliminar algunas de las medidas adoptadas por el gobierno anterior y prometió aplicar en toda su magnitud las leyes del bloqueo. ¿Con qué objetivo? Según él, lograr que en Cuba se respeten los derechos humanos y que se cambie el sistema político actual por uno a imagen y semejanza del de Estados Unidos.

En cuanto a lo primero, ya el Gobierno cubano ha reiterado que estamos dispuestos a discutir, de igual a igual, sobre el respeto a los derechos humanos en los dos países, porque la mayor violación a los derechos humanos de los cubanos es precisamente el bloqueo comercial, económico y financiero que mantiene Estados Unidos sobre Cuba. Además, el lugar de Cuba donde no se respetan los derechos humanos es en el territorio que ilegalmente ellos mantienen ocupado con la Base naval de Guantánamo, donde se tortura a los prisioneros y se mantienen sin juicio, por tiempo indefinido, algo completamente ilegal e inhumano.

Además, si vamos a discutir sobre derechos humanos, les podemos recordar la discriminación racial y los asesinatos de ciudadanos negros por policías blancos; los millones de personas que en su país no tienen acceso a la atención médica; la explotación de que son objeto los inmigrantes, haciéndolos trabajar jornadas interminables con bajos salarios; la discriminación laboral de las mujeres, que ganan menos que los hombres aunque hagan igual trabajo; la explotación del trabajo infantil; la violencia con el uso de armas de fuego, que cada año deja miles de muertes inocentes.

Podríamos reprocharles también el mal uso que hacen sus gobiernos del dinero que aportan los contribuyentes y que se gasta a manos llenas para agredir e intervenir en otros países, donde mueren millones de personas inocentes y también jóvenes soldados estadounidenses que no saben por qué van a esas guerras. Los que no mueren regresan traumatizados para el resto de sus vidas y además son abandonados, porque el Estado no les garantiza la atención médica que necesitan, lo que lleva a muchos al suicidio. Un país con todas esas debilidades no puede ser juez para nadie en relación con los derechos humanos.

En cuanto a nuestro sistema político, es el que el pueblo eligió cuando refrendó la Constitución de 1976, porque es el más democrático que existe, sin fraudes, sin gastos innecesarios en propaganda electoral, sin demagogia, sin partidos políticos ni personajes de la politiquería que tuvimos en el pasado y que nadie quiere ni recordar, o recordar solo para no volver a él.

Que nuestro sistema político es mejor que el de Estados Unidos lo demuestra el hecho de que el actual presidente Donald Trump no recibió la mayoría de votos de su pueblo, pues sacó casi tres millones de votos menos que su contrincante.

Si Donald Trump quiere discutir con Cuba para lograr un mejor acuerdo, como ha dicho, tendrá que escuchar todas las verdades, sobre nuestro país y también sobre el suyo. Veremos quién tiene más razón y si es inteligente de su parte el regreso a la guerra fría.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


14 thoughts on “El regreso a la guerra fría

  • el 21 junio, 2017 a las 7:35 am
    Permalink

    atila:

    Elio no tiene historia de “luchador” porque, si a sus relatos me atengo, la tiene más bien de terrorista de manigua, cuando, escondido en un matorral, tiroteaba ambulancias y a civiles para que no ejercieran su libre derecho al voto.no lo sigas defendiendo que, con amigos como tú, de verdad que no necesita enemigos.

  • el 21 junio, 2017 a las 6:35 am
    Permalink

    ¡ Que valiente y guapo no ha salido este combatiente! ¿Por que no te embullas y nos cuentas tu historia de luchador durante todos estos años? Al menos Elio lo hizo

  • el 21 junio, 2017 a las 2:49 am
    Permalink

    Elio se escucha un grito desde el fondo de la cueva: ” estamos en guerra carajo !!!!” porque es que siempre fue asi Elio, no hemos dejado de pelear contra ustedes, abusadores de poder, dictadores de siempre.

  • el 20 junio, 2017 a las 3:49 pm
    Permalink

    el articulejo de este Elio es una total critica a eeuu, por que de una vez no se llenan del valor del cual tanto alardean y deciden que no van a tener mas relaciones con eeuu, de tan malo, violador y asesino que es, para que tener relaciones con un pais asi? pero nah, es que hacen falta los dolaritos americanos al desastre de pais que han hecho estos comunistas aventureros terroristas del pasado, ellos no son tan tontos como para apretarse la soga ellos mismos.

  • el 19 junio, 2017 a las 12:52 pm
    Permalink

    Elio, cuando un grupo de jóvenes universitarios se pronuncia en contra del gobierno abusador que son..??? antes del 59′ eran revolucionarios, si lo hacen ahora son mercenarios del imperio.

    si un grupo de jóvenes financiados con dinero del extranjero andan con armas robadas y asaltan radio reloj, el palacio presidencia, un cuartel etc etc que son..??? antes del 59′ eran revolucionarios, si lo hacen ahora que serian..??? mercenarios de la CIA. Solo ver las consecuencias de hoy a quien se pronuncia en contra del gobierno da la idea de la realidad.

    gracias a ustedes Cuba es el puticlub del caribe, ron, salsa, fiesta y pachanga para los capitalistas con dolares y para ti y tus carneros companeros, desfile, mesa redonda, lineamientos, reuniones y muela, mucha muela…

  • el 19 junio, 2017 a las 12:38 pm
    Permalink

    El gobierno de Cuba nunca ha dejado la guerra fría ¿Cuál es el cuento?

    “Que nuestro sistema político es mejor que el de Estados Unidos lo demuestra el hecho de que el actual presidente Donald Trump no recibió la mayoría de votos de su pueblo, pues sacó casi tres millones de votos menos que su contrincante.”

    Casi me caigo de risa ¿De verdad, Elio? ya quisieran por un día de fiesta tus dirigentes que sus votos tuvieran nada más que la mitad de la limpieza de los votos con que salió Trump. Tendrían que empezar por hacer elecciones de verdad; y njo el circo que montan de cuando en cuando.

  • el 19 junio, 2017 a las 12:24 pm
    Permalink

    Elio, eres patetico, es cierto que el sistema electoral de los EE.UU. no es perfecto pero al menos hay un sistema electoral…

  • el 19 junio, 2017 a las 11:26 am
    Permalink

    Elio, el hecho de que le hayas disparado a civiles indefensos para aterrorizarlos hace de ti, simplemente, un terrorista. No sé por qué dices que no te gustan los terroristas, si tú lo eres.

    Además, este es el momento que los revolucionarios tanto habían esperado. Rompan relaciones con los Estados Unidos, y, de forma coherente, dejen de comerciar con ese país. Total, ya una vez dijeron que no necesitaban ni querían a los cubanos que se iban, con seguridad mucho menos van a querer comerciar con el Imperio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *