El combate del río Ciego

Elio Delgado Legón

Foto: Elio Delgado Valdés
Foto: Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — En la mañana del tres de noviembre, 1958, después de despedirnos de nuestro compañero, caído la noche antes en el ataque al tren militar, partimos, ya en pleno día, para alejarnos de la carretera y buscar donde establecer un nuevo campamento, pues ya no regresaríamos al anterior. La marcha tuvo que ser casi a paso doble, porque en los alrededores no había ningún monte donde escondernos si venía un avión de reconocimiento, lo cual era muy lógico después de lo ocurrido la noche anterior.

Ya cerca del mediodía, llegamos a la finca de un campesino, colaborador de la guerrilla, que tenía cerca de su casa una arboleda donde pudimos ocultarnos durante el resto del día. Todos estábamos muy cansados por la larga jornada de la noche anterior, y muy tristes por la pérdida del compañero Sabino.

En la casa, aunque llegamos sin avisar, nos prepararon comida, que nos fue repartida antes de que oscureciera. Así pudimos reponer nuestras energías para emprender la marcha, pues no comíamos nada desde el mediodía anterior. Al marcharnos, un hijo del campesino, de sólo 15 años quiso irse con nosotros y fue necesario convencerlo de que no era posible, pues además de que era menor de edad, no había armas para todos los compañeros.

Después de caminar toda la noche, como era nuestra costumbre para no ser vistos, llegamos a la finca Baracaldo e hicimos contacto con el mayoral de la finca, que no era de mucha confianza, pero esperábamos que no nos delatara y nos permitiera establecer el campamento en un monte bastante tupido por el cual pasaba un río, conocido como río Ciego, lo que nos garantizaba agua para beber y cocinar y también para bañarnos; sin embargo, según analizamos posteriormente, el lugar era pésimo desde el punto de vista militar, pues el monte estaba delimitado por una línea de ferrocarril y por un camino, por el que podían circular camiones, y nuestro campamento quedó ubicado entre la línea, el camino y el río; es decir, tres frentes que podían ser tomados fácilmente por el ejército y sólo les quedaba cortarnos la retirada por el monte y empujarnos hacia los tres frentes tomados y nos habrían aniquilado, pues no contábamos con armas ni parque para establecer un combate prolongado.

Después de varios días en ese campamento, en la tarde del 11 de noviembre, después de una reunión en la que se decidió expulsar a un compañero que había tenido una actitud sediciosa, tratando de convencer a otros guerrilleros para que se fueran con él a formar otra guerrilla, el capitán Chaviano, acompañado de su padre, tomó su fusil Springfield y su canana con 100 balas y se encaminó hacia el río para bañarse; sin embargo, no pudo llegar a su destino, pues al acercarse al río casi chocan con unos guardias que venían avanzando por la ribera, al parecer con la idea de tomar ese frente, pues ya tenían tomados el de la línea de ferrocarril y el camino.

La sorpresa fue total, tanto para los guerrilleros, como para los guardias, que ante los disparos del revólver de Felipe Chaviano, retrocedieron por la orilla del río hacia el puente, donde tenían emplazada una ametralladora, que abrió fuego y, según supimos después, mató a varios soldados. El tiroteo se generalizó desde los dos frentes tomados, hacia el campamento rebelde.

En el retroceso bajo las balas de la ametralladora del puente, a Chaviano se le cayó la canana con 100 balas de su Springfield, que era la única arma que contaba con cierta cantidad de parque. Al darse cuenta de lo sucedido, Chaviano nos pidió a Lázaro Muñoz y a mí que lo acompañáramos a rescatar la canana, lo que hicimos bajo el tiroteo, pues tuvimos que llegar hasta cerca del río, recoger la canana y regresar hasta donde estaban el resto de los compañeros.

La decisión del Estado Mayor de la guerrilla fue dividirnos en tres grupos para romper el cerco por distintos lugares. Dos grupos tratarían de cruzar el camino y el tercero avanzaría por dentro del monte, alejándose de la línea del ferrocarril. La orden era cruzar esa noche la carretera central y avanzar hacia el sur, hasta una finca nombrada El Plátano, donde podríamos reunirnos de nuevo y decidir dónde establecer el campamento.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


17 thoughts on “El combate del río Ciego

  • el 3 julio, 2015 a las 5:01 pm
    Permalink

    Se utiliza mezclado con arena o gravilla para pavimentar caminos y como … usado como aglomerante para la construcción de carreteras, autovías o autopistas,,ahora Elio Delgado que no le creo esa historia porque en 1958 usted estaba estudiando en la escuela de Comercio,,no puede estar en dos partes a la misma vez,,,aqui va mi pregunta,,las calles en Cuba estaban antes del 1959 tan desbaratadas asi como lo estan ahora???no me diga que el bloqueo,,en Cuba hay gravilla y hay asfalto natural bastante,,en Cuba hay un tipo de derivado del petroleo que solo sirve para eso,,,no se traia de Miami antes del 1959??? Por qué usted siempre esta diciendo porque yo se la verdad absoluta porque vivi antes del 1959?

  • el 8 marzo, 2015 a las 12:26 pm
    Permalink

    Que clase de pujo

  • el 8 marzo, 2015 a las 11:29 am
    Permalink

    Elios, por favor actualizate,,,,,!!!!!!!!!!

  • el 5 marzo, 2015 a las 3:09 pm
    Permalink

    “La evasión al pasado es una muestra de la alienación del individuo bajo el capitalismo, y una característica de la literatura de la burguesía decadente”

    (Un diz que profesor de literatura en una escuela cubana)

    Que “Apapipio tiratiros” se aplique el cuento, ajajajajajajaja

  • el 3 marzo, 2015 a las 5:21 pm
    Permalink

    No Isabela , el tipo es el agua, nos va a desgastar a nosotros

  • el 3 marzo, 2015 a las 12:58 pm
    Permalink

    JAJAJAJA… así mismo… y ni que decir que cualquier bronca en Párraga tiene más de “combate” que el cuento de este señor; pero bueno, así hay muchos viviendo del cuento de sus “hazañas” y “heroicidades”, como caerle a tiros, desde lejos, a una guagua donde podían viajar mujeres y niños y hoy presumir de ello.

  • el 3 marzo, 2015 a las 9:48 am
    Permalink

    ya yo me resigné caballero: “sólo el agua desgasta la piedra más dura a base de perseverancia (obviamente Elio no es la piedra…..)

  • el 3 marzo, 2015 a las 6:46 am
    Permalink

    Isidro tal vez sea una cañada (como decimos en Cuba) a esos hilos de agua que son un poco mas ancho que una zanja…..

  • el 3 marzo, 2015 a las 2:39 am
    Permalink

    Elio:

    Sugiero especificar ubicaciones geográficas porque no me entero dónde está el río Ciego. Y…¿faltan muchos capítulos para enero de 1959?

  • el 2 marzo, 2015 a las 9:12 pm
    Permalink

    Y cuando sale pepito en toda esta historieta?

  • el 2 marzo, 2015 a las 8:01 pm
    Permalink

    Seguro: En el “Salón Mambí” batían el cobre mucho más que estos cuatro gatos de manigua acosadores de civiles.

  • el 2 marzo, 2015 a las 4:34 pm
    Permalink

    Y que les cocinó el guajiro? Lecho asado y yuca con mojo?

  • el 2 marzo, 2015 a las 4:04 pm
    Permalink

    Esto esta muy por debajo de llamarse combate, incluso esta por debajo de una bronca en tropicana.

  • el 2 marzo, 2015 a las 2:26 pm
    Permalink

    Senores, dejen a Elio que se recuerde de su juventud ya que del presente no quiere acordarse

  • el 2 marzo, 2015 a las 1:14 pm
    Permalink

    Y vuelve la mula al trigo!.. como dicen los mejicanos. Que Señor tan necio y atormentador con estas historias tan aburridas y mal contadas, además que todas son inventadas.

    Porfa Circles, comunícale al señor que termine el libro completo y después haga la tirada.

  • el 2 marzo, 2015 a las 12:49 pm
    Permalink

    ¿Compadre, usted no se cansa de repetir las mismas tonterías de siempre?… ¡Qué manía la de estos viejos de seguir con los mismos cuentos, contándoles a todos las mismas “batallitas”, como si a alguien le importara algo que supuestamente sucedió hace más de medios siglo y si para algo sirvió fue para convertiurnos en lo que somos ahora, en una nación destruída, dividida y donde el único sueño de la mayoría de los jóvenes es largarse de aquí, no importa a dónde ni por qué medios.

    Convénzase de una vez: ¡A usted no lo lee nadie, y mucho menos, lo siguen!

  • el 2 marzo, 2015 a las 10:50 am
    Permalink

    Que tángana con estos artículos, eso está bien para un blog de historia pero aquí se esperan artículos sobre la actualidad. Además, periodísticamente es muy malo, es un pedazo de un libro, se refiere a un Estado Mayor que no dice quiénes eran, un río que no dice en que provincia está, en fin, creo que publican estos artículos buscando equilibrar la balanza entre los artíclos críticos y los no tan críticos, pero este es un desastre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *