Diferencias en la política entre capitalismo y socialismo

Por Elio Delgado Legón

Foto: Patricio Fernández

HAVANA TIMES – Cuando veo en las noticias, diariamente, los hechos que ocurren en el mundo capitalista, le doy gracias a la vida por vivir en un país que ha llevado adelante una revolución socialista y estar acompañado de un pueblo que se mantiene unido, defendiendo el sistema y respaldando a los políticos revolucionarios, en un alto porcentaje.

Al comparar las características de los políticos en el socialismo y el capitalismo, las diferencias saltan a la vista. En el primero los políticos se destacan por sus cualidades morales, éticas y de eficiencia en su trabajo; ascienden según sus resultados. Esto trae como consecuencia que al asumir una responsabilidad de gobierno lo hagan con el máximo de eficiencia y siempre enfocados en hacer lo mejor para el pueblo.

En el capitalismo, en cambio, los políticos son escogidos por sus partidos atendiendo a otras características. Pueden ser la fortuna personal, si ha tenido éxito en los negocios, si tiene carisma para conquistar el voto de los electores. No importa si tiene mucho conocimiento del tema que va a dirigir. Solo debe estar enfocado en hacer lo mejor para los poderosos, los capitalistas, aunque el pueblo esté pasando hambre. Por eso, en épocas de crisis económica, los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

Otra gran diferencia entre la política de ambos sistemas es la unidad en el socialismo y la falta de esta en el capitalismo. Por ejemplo, cuando un gobierno pertenece a un partido y el Parlamento tiene mayoría opositora, no aprueban ninguna política ni ley, aunque sea la más necesaria para el pueblo. Pues ellos solo se enfocan en hacerle difícil gobernar al contrario, para que en próximas elecciones no reciban el respaldo del pueblo. En esa lucha se va el tiempo, mientras el pueblo sufre las consecuencias.

En el socialismo no se da esa dicotomía, pues tanto el Gobierno como su Parlamento tienen el mismo objetivo. Por lo tanto, no hay contradicción, todo lo que se haga es en beneficio del pueblo, no de unos cuantos capitalistas.

Constantemente vemos en los países capitalistas al pueblo protestar por las medidas gubernamentales que los perjudican. No se hace esperar la represión policiaca, con el consiguiente resultado de muertos, heridos y detenidos. No es necesario poner ejemplos, pues todos los días están en las noticias de televisión.

Para los inversores extranjeros es más seguro invertir en países socialistas, que no están sujetos a los cambios de gobierno y de legislaciones.

Cuando el Gobierno de un país firma un convenio, los mandatos sucesivos están obligados a cumplirlos, pero esto es constantemente violado en muchas naciones.

Por ejemplo, el acuerdo de paz en Colombia, que fue firmado por el Gobierno y la guerrilla, fue elogiado por muchos en el mundo, incluso por el secretario general de la ONU. Pero al cambiar la dirigencia, esta comenzó a poner obstáculos para su cumplimiento y el resultado ha sido que diariamente conocemos del asesinato de antiguos miembros de la guerrilla y también de líderes sociales, sin que la actual Administración haga nada por detener esas masacres. Los paramilitares se han apoderado del terreno dejado por la guerrilla y no cesan en sus desmanes. Mientras tanto, los campesinos sufren las consecuencias, pero eso a los políticos no les preocupa.

Un último ejemplo es el que sucedió con el cambio de gobierno en Estados Unidos en 2016. Pues el presidente Trump les dio marcha atrás a todas las políticas del presidente anterior.  Abandonó todos los convenios internacionales, que habían costado mucho esfuerzo y negociaciones, incluyendo el acuerdo de París sobre cambio climático, y el acuerdo nuclear firmado con Irán. Ahora el próximo mandatario tendrá que rehacer todo lo deshecho por Trump, que habrá tenido mucho éxito en sus negocios, pero como gobernante fue un rotundo fracaso.

Estas cosas no suceden en un sistema socialista, he ahí algunas de las principales diferencias entre ambos sistemas.

Lea más del diario de Elio Delgado Legón.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 236 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

6 thoughts on “Diferencias en la política entre capitalismo y socialismo

  • Oye, Elio, cuán triste me he puesto leyendo las idioteces incautas que escribes. Verdad es el dicho que dice que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Vete a la calle y escucha, escucha al pueblo. Me das lástima, profunda lástima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *