Desarrollo de la ciencia en Cuba

Elio Delgado Legón

HAVANA TIMES – Con la presencia de más de 2 mil delegados de 60 países, se celebró en La Habana, del 12 al 16 de febrero, el Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2018.

La participación de decenas de rectores y ministros de Educación, así como de profesores de alto nivel científico, es una demostración de que Cuba se ha convertido en un referente para la educación, en un mundo donde impera la enseñanza de élite.

La cita resultó ser un espacio para importantes reuniones, debates académicos de absoluto carácter científico y para establecer programas conjuntos de intercambio.

El congreso reafirmó, además, el reconocimiento a la colaboración que presta la Isla en otros países, así como a la calidad de la enseñanza, resultado de la voluntad del Gobierno y de la aplicación de políticas públicas que entienden la formación educacional como un bien público y un derecho social.

Y la calidad de la educación superior cubana tiene mucho que ver con el desarrollo de la ciencia en la nación, pues esta no importa científicos, como sucede en otros países, sino que los forma y los instruye para resolver la mayoría de los problemas que debe enfrentar la ciencia en los tiempos actuales, tanto en nacionalmente como en los demás estados donde se presta colaboración.

El desarrollo de la ciencia en Cuba es algo de lo que los cubanos podemos sentirnos orgullosos, pues responde a lo planteado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en fecha tan temprana como el 15 de enero de 1960, cuando expresó: “El futuro de nuestro país tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, un futuro de hombres de pensamiento”. En ese mismo discurso hace referencia a la necesidad de incorporar legiones de cubanos al desarrollo de las ciencias, porque si no hay un desarrollo científico, no puede haber un desarrollo económico sostenible.

Hoy, las ciencias en el país son regidas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medioambiente y por la Academia de Ciencias de Cuba; esta última cuenta con 265 académicos de las ciencias agrarias, técnicas, naturales y exactas, sociales y biomédicas.

No existe en la isla una rama del saber que no tenga uno o varios centros científicos enfocados en el desarrollo. Sería interminable nombrar todos los centros investigativos existentes. En el campo agropecuario, se puede partir de los institutos de biotecnología de las plantas, de investigaciones hortícolas, del arroz, de la caña de azúcar, de ciencia animal, de pastos y forrajes, de viandas tropicales, además del de investigaciones fundamentales en agricultura tropical, por solo señalar los más importantes.

En las investigaciones biomédicas, se partió del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), adscripto a la Universidad de La Habana y desde allí se fueron formando y especializando los científicos que fundarían decenas de instituciones que han logrado verdaderas hazañas científicas.

Estos incluyen la obtención de numerosos reactivos para diagnosticar enfermedades, vacunas contra enfermedades mortales, como la hepatitis B, vacunas terapéuticas contra varios tipos de cáncer, incluido el de pulmón, con muy buenos resultados y que fue objeto de interés de científicos estadounidenses, con la finalidad de aplicarla en su país.  

También se han desarrollado medicamentos únicos en el mundo como el Heberprot-P, para la cicatrización de las úlceras del pie diabético y que ya ha evitado la amputación de miembros inferiores a miles de personas en Cuba y en varias regiones del planeta. Y estos son solo algunos ejemplos para no hacer demasiado largo este comentario.

Solo quiero agregar que como resultado de las investigaciones realizadas, también se ha logrado la construcción de equipos médicos como los electrocardiógrafos, que se encuentran en uso en todo el archipiélago; el Sistema Ultramicroanalítico (Suma) para realizar análisis de diversas enfermedades además del glucómetro y los sensores para determinar el nivel de glucemia, que puede hacerlo el paciente en su casa, y muchos otros.

Un país pequeño, sin grandes recursos naturales, también puede desarrollarse si forma los científicos y los técnicos que pueden lograr un alto desarrollo de la ciencia.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


4 thoughts on “Desarrollo de la ciencia en Cuba

  • el 22 febrero, 2018 a las 9:50 pm
    Permalink

    Un avance cientifico impetuoso y no pueden ni siquiera abastecer de papa el mercado.

  • el 22 febrero, 2018 a las 12:14 pm
    Permalink

    Ño! Tremendo empacho. Este texto Me recordó un amante que tuve , que dicho sea de paso era aquel tiempo funcionario público, el cual decía “todo en Cuba está bien, tenemos profesionales y una cantera que forma nuevos todos los años por tanto este país va a salir pronto de los problemas Economico y financieros…”
    10 años después de yo mandarlo a freír tusas, supe por un amigo en común que vive ahora en Uruguay, cuando le pregunté cómo paró allá este amigo me dijo” lucho, el se convenció de que esto no tiene solución y se quedó en otro país donde puede tener algo más que un carro, un trabajo de esclavo ovejiente y una vida de mentira.

  • el 22 febrero, 2018 a las 4:53 am
    Permalink

    Javier, y no es solo eso. Muchas investigaciones se hicieron respondiendo a intereses personales y no del pais. Yo trabajaba en investigaciones y tengo muchos ejemplos de cientificos que proponian un proyecto solo para recibir el entrenamieno en el exterior y luego ellos mismos bloqueaban el trabajo. En nombre de la ciencia se han cometido horrores en el pais. Es indudable que se formaron muchos cientificos. Averiguen hoy donde estan y que hacen. Cuba los reproducia y no les daba oportunidades de desarrollo,pleno. Luego acusan a otros de robo de cerebros

  • el 21 febrero, 2018 a las 4:43 pm
    Permalink

    Elio, el talon de Aquiles de muchas investigaciones en Cuba es a la hora de la implementacion. El ciclo muchas veces no se cierra. En el caso de biotecnologia, esto no sucede porque los centros de investigacion trabajan directamente con las plantas productoras. Pero en muchas otras ramas no es el caso. En muchas industrias el foco ha estado en sustituir importaciones, pero frecuentemente se hacen estimaciones incorrectas del beneficio o ahorro real y sobre todo, si a largo plazo son sostenibles. Tambien tienes el problema que la industria cubana es reacia a implementar ideas y tecnologias “propias” cuando ya existen disponibles en el resto del mundo y estan mas que probadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *