Demasiado tarde

Elio Delgado Legón

Foto: Caridad
Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Mi amigo Javier no fue un hombre feliz; lo supe por la historia que me contó unos minutos antes de morir. Aunque fue mi mejor amigo, casi como el hermano que nunca tuve, jamás imaginé que en su vida faltara ese componente tan necesario que es el amor.

Todo comenzó cuando él tenía 22 años y conoció a una muchacha que le robó el corazón. Fue su primera novia, pero sus relaciones apenas duraron unos meses. Por un malentendido y falta de comunicación -quizás por falta de experiencia- se separaron y no se vieron más. Cada cual siguió su vida. Ella se casó y tuvo hijos, él hizo lo mismo, pero nunca se olvidaron.

Después de cinco años, se encontraron un día por casualidad y de nuevo sintió ese dolor del amor perdido. Aunque apenas pudieron hablar unos minutos, fue suficiente para saber que ella pronto se iría del país con rumbo a Estados Unidos. En ese momento sintió que posiblemente no la vería nunca más.

La vida siguió su curso y pasaron 50 años durante los cuales mi amigo Javier estuvo buscando el amor, pero siempre recordando aquel primer y único gran amor de su vida.

Cuando me contó su historia, hacía casi dos años que ella había aparecido de nuevo, al comunicarse con él a través de Internet. Ambos estaban solos, añoraban el tiempo pasado y lamentaban los años perdidos. Comenzaron entonces un nuevo idilio por correo y ella prometió venir cuanto antes para encontrarse con él y vivir lo que no pudieron 50 años atrás, pero problemas familiares la obligaron a posponer una y otra vez el viaje y solo alimentaban su amor con una correspondencia electrónica diaria.

Al cabo de casi dos años, cuando ella pudo resolver sus problemas, le anunció su viaje y le dijo que al fin podrían tener esa luna de miel que tanto habían deseado. Pero cuando faltaba menos de un mes para el encuentro, él enfermó gravemente y a través de mí le envió un correo informándole de su enfermedad y en qué hospital estaba. Después me encargó varias veces que le escribiera y le dijera exactamente el lugar donde se encontraba por si quería venir a verlo cuando llegara, lo cual ella prometió.

El día que estaba previsto el viaje, el me pidió que lo acompañara en el hospital y me contó toda su historia, pero ya su salud se había deteriorado mucho y se esperaba un desenlace de un momento a otro, y él lo sabía.

Me enseñó un papel que había escrito la noche anterior y me pidió que si ella no llegaba antes de su muerte, se lo entregara. Lo puso debajo de la almohada. Tomó mi mano y la apretó suavemente. Cerró los ojos y sentí cómo se estremeció levemente. Me quedé un instante observando su pecho y noté que ya no respiraba. En ese momento, se abrió la puerta del cuarto y entró ella, que había venido directamente desde el aeropuerto.

Acaba de morir, le dije. Ella se quedó mirándolo y tomó su mano, todavía tibia. Entonces le extendí el papel que extraje de debajo de la almohada. Ella lo leyó y me lo mostró diciéndome: vine demasiado tarde. El papel decía lo siguiente:

Despedida

Cuando me llegue la muerte
y a su designio sucumba
yo me llevaré a la tumba
solo el dolor de no verte.
Si tenerte o no tenerte
fue el dilema de mi vida,
en mi última despedida
quiero que pongas, por eso,
una lágrima y un beso
sobre mi frente dormida.”

Ella le dio un largo beso sobre la frente mientras por sus mejillas las lágrimas corrían incontenibles.

 

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


12 thoughts on “Demasiado tarde

  • el 18 noviembre, 2015 a las 10:18 pm
    Permalink

    jajjajaj, ay Dios mio, qué gracia me dan los comentarios a los posts del senor Elio.

  • el 6 noviembre, 2015 a las 5:35 am
    Permalink

    A este señor se le ha pasado que el sistema que el defiende en muchas historias que el cuenta, se escribian dos personas (una aqui en Cuba y otra en Estados Unidos y por carta ordinaria o llamada de muy corto tiempo), cuando ibas a buscar trabajote preguntaban de familias o conocisdos en el extranjero y si mantenias relaciones con ellos y con decir que si era suficiente para no te permitieran trabajar. Este personaje es un sirverguenza al cual todo lo que escribe solo veo todo lo que el con su consentimiento y aceptacion ciega, ha permitido que suceda en mi Patria.
    Es por eso que no creo en nada de lo que escribe, ni por mucha prosa que escriba lo dejare de considerar un mercenario (muy barato por cierto…. un poco de internet una casa y quizas un lada… todo dependiendo de su nivel de complicidad)

  • el 3 noviembre, 2015 a las 7:27 pm
    Permalink

    La ficción del relato desborda el espacio que está escrito y evidencia el objetivo político del autor. Demasiada cursilería en pocos párrafos.

  • el 27 octubre, 2015 a las 10:52 am
    Permalink

    Es una lastima que por los”‘motivos que sean” la muchacha se haya tenido que ir, a “nadie sabe donde”.
    A saber que gobierno irresponsable los separo.

  • el 27 octubre, 2015 a las 8:32 am
    Permalink

    No creo que hayan sido años perdidos como dice en el relato, cada cual hizo su vida a su forma, se casaron, tuvieron hijos, en fin vivieron la vida normal de millones de personas en el mundo. en otro orden de cosas, qué tiene que ver la foto del campo con el caballo en toda esta historia?, fue allí, en ese prado donde se encontraron por vez primera Javier y su Dulcinea?

  • el 27 octubre, 2015 a las 4:02 am
    Permalink

    En fin, Elio se esta recalificando: ya el ENEMIGO DEL NORTE al que le pagaban por atacar, se ha convertido en el VECINO DEL NORTE. Un buen guion para un culebron de los buenos. Pense que iba a hacer algun comentario sobre la comentada Federacion Cubana de Golf en ciernes, pero el por nada del mundo juega ni con la cadena ni con el mono.

  • el 26 octubre, 2015 a las 5:40 pm
    Permalink

    Elio , !que tiempo has perdido comiendo mierda revolucionaria! , esto te quedo genial.

  • el 26 octubre, 2015 a las 4:34 pm
    Permalink

    Iba a escribir algo sobre la historia pero por respeto al difunto Javier prefiero abstenerme.

  • el 26 octubre, 2015 a las 12:51 pm
    Permalink

    esto es el colmo de la cursileria, hasta cuando este señor va a estar deteriorando la imagen y la calidad de este sitio tan serio

  • el 26 octubre, 2015 a las 9:36 am
    Permalink

    Se me erizó la piel leyendo esto, está muy emotivo.

  • el 26 octubre, 2015 a las 7:35 am
    Permalink

    Muy bonito poema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *