De Mina Carlota a San Blas

Elio Delgado Legón

En las montañas del Escambray cerca de San Blas.  Foto: 5deseptiembre.cu
En las montañas del Escambray cerca de San Blas. Foto: 5deseptiembre.cu

HAVANA TIMES — La estancia de nuestra columna en Mina Carlota en las montañas del Escambray duró 10 días. Poco después de llegar a ese campamento, el comandante Anastasio Cárdenas salió con una tropa para atacar el cuartel de Trinidad. Al día siguiente llegó la noticia de su muerte en combate y del fracaso de la acción.

Durante esos días hicimos amistad con algunos guerrilleros, que nos contaron de las atrocidades que cometían algunos jefes del llamado Segundo Frente del Escambray, incluyendo el asesinato de personas inocentes que subían a las lomas para luchar contra la dictadura de Batista.

El capitán Luis Vargas les planteaba a nuestros jefes que teníamos que quedarnos con ellos y si queríamos irnos teníamos que dejar las armas; sin embargo, cuando llegó la orden de que nos trasladáramos hacia San Blas, zona ocupada por las guerrillas del Movimiento 26 de Julio, que era nuestra organización, nos dispusimos a salir a la mañana siguiente, con nuestras armas en las manos, costara lo que costara.

Nuestra salida de Mina Carlota fue tensa, pues no sabíamos lo que podría ocurrir, pero nadie se nos interpuso en el camino y a media tarde, después de subir y bajar varias lomas, llegamos a San Blas, un pequeño caserío situado frente a la loma La Ventana, una de las más altas del Escambray.

En esa época, en San Blas había un secadero de café, una planta eléctrica, una herrería y una bodega. También, en una nave con techo de fibrocemento, un médico guerrillero, del cual no recuerdo su nombre, tenía su enfermería para atender a los guerrilleros que llegaran heridos o enfermos y también a la población del lugar, aunque carecía de los más elementales recursos.

En el camino hacia San Blas nos encontramos con un destacamento perteneciente al Directorio Revolucionario 13 de marzo, que ocupaba otra zona, entre la del Segundo Frente y la del Movimiento 26 de Julio; este encuentro fue sin tensiones. Nos saludamos como correspondía a dos destacamentos guerrilleros que luchábamos por el mismo fin: derrocar a la sangrienta tiranía de Fulgencio Batista.

En San Blas, debimos esperar varios días hasta que regresara el capitán Chaviano, que estaba, desde nuestra llegada al Escambray, en el campamento de El Pedrero, con el Che Guevara, analizando la situación de la guerra y esperando las órdenes para mover nuestra columna. Mientras tanto, acampamos en una loma algo alejada del caserío, a la que llamaban El Piquito, tal vez por lo empinada que resultaba.

A El Piquito tuvimos que subir por un estrecho sendero, que cuando llovía se ponía resbaloso, pero era un lugar que nos permitía defendernos si el ejército llegaba hasta allí. En lo alto de la loma había buena vegetación, que nos permitía amarrar las hamacas y cocinar nuestro “rancho”, mientras las bajadas y subidas de la loma nos servían de ejercicio para las acciones futuras.

Justo al lado del sendero que subía hacia la montaña, vivía un campesino que tenía varias hijas y, algunos de nosotros, al pasar frente a la casa, nos deteníamos a saludar y a conversar con las muchachas; La más joven estableció conmigo una amistad muy estrecha, y aunque no llegamos a ser novios, me regaló una pañoleta con los colores de la bandera del Movimiento 26 de Julio: rojo y negro y tuve que prometerle que cuando terminara la guerra regresaría, lo que no cumplí. De esa amistad solo conservo un buen recuerdo y algunas fotos en que aparezco con la pañoleta sobre los hombros, pues la tela la guardé pero se deterioró completamente.

El día 12 de diciembre regresó el capitán Chaviano y nos informó que tenía orden del Che Guevara de que nos trasladáramos inmediatamente para El Pedrero, pues estaba reuniendo todas las tropas para lanzar una ofensiva.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


19 thoughts on “De Mina Carlota a San Blas

  • el 15 abril, 2020 a las 4:35 pm
    Permalink

    Bueno lo q escribe este Señor Elio s mi me interesa xq es una forma de entender en pasado. Pero no x eso creoq sea un buen guerrillero de seguro fue de los a mas corrio en el escambray. Bueno leyendo lo que Elio escribe. El pertenecia a la Tropa de anastacio Cardenas quien era muy amigo de Eloy Guitierrez Menoyo quien el personalmente y Anastacio llevaron a cabo la entrada a Trinidad el 2 de diciembre de 1958. Esta accion fallo es cierto y murieron 5 combatientes entre ellos Anastacio. Lo q este señor deja ver ed q habia una desunion en ese frente Enorme si tu eras del segundo frente eres de ahí no del 26. Cuando tu te alsastes quien te dio ayuda, comida y un rifle fue el 2FNE no fue el 26 no fue el Che ni un carajo. A mi me gusta escuchar o leer estos relatos para entender q fue lo q paso mal en ese frente. Y la verdad es q Eloy Guitierrez Menoyo no supo poner orden en sus filas. Despues del combate de charco azul dividio el frente en guerrilas para ocuparan mas terreno y se hicieran sentir. Eso fue un error si nos fijamos en fidel. Fidel demoro mas el adoctrinamiento de sus cuadros antes de permitir q sus tropos se ramificaran. Y el primero q el dio una tropa entera fue a raul. Aunke el Che ya era comanfante antes q Raul. Las pocas oersonas q el che tenia bajo du mando no hacia ni un peloton. Ya por ahi Eloy falló dio grados a quien no merecia y no adoctrino a du tropa pues cada quien aunke se subordiban firectamente a Eloy al final recibian ordenes de su organixacion política. Es x eso q pompilio Viciedo realmente nunca estuvo a las ordenes de Eloy y si del PSP. Eloy manfo a Rolando Cubela a la ginca de los Naranjo para q se recuperara de su enfermedad y resulta q a kos pocos meses ya cubela tenia un destacamento armafo bajo sus ordenes y cuando Faure Chomon se aparecio en el escambray desistiendo de su locura de volver asaltar palacio puesa esa hira queria usarpar el frente.
    Buenoestas preguntas se las hago al autor para q las rrsoknda si no se ha muerto aun de coronavirus.
    1… El tal Capital Luis Vargas no se estara refiriendo a usted a esa tal Luis Vargas que era un cuatrero que fue hallado culpable de la muerte de Enrrique Villegas. El cual despues huyo de la tropa de Eloy y se fue asilar con el comunista de pompilio Viciedo. Estamos hablando del mismo Luis Vargas o es otro? Porque si fuera el mismo ese tipo nunca fue capitan. Era un cuatrero q artola le dio entrada al frente xq conocia esas montañas muy bien.
    2do …. Usted estaba bajo las ordenes de Anastacio o a las ordenes de Victor Bordon? Xq en san blas quien estaba eran las tropas de Bordon.
    3ro….. Usted llego a tener cosifo en su camisa la insignea del 2FNE en su hombro o no,
    Y 4to. Te recuerdo que mas gente Fusiló raul Castro y fidel en sus frentes qur Jesus carreras. Cuando un alzado llegaba a la sierra maestra Fidel le quitaba du arma y lo mandaba psra la escuela de adoctrinamiento. Y ahi si que nadie. Nadieee podia tener otro brazalete q no fuera el del 26. Usted nunca de entero de eso?

  • el 9 agosto, 2015 a las 11:50 pm
    Permalink

    Yo hago lo mismo, divertirme con los comentarios porque Elio se abstrae de la realidad para vivir en un pasado que ya no existe,que ha traido la desgracia al pueblo cubano, y que no aporta nada al presente dificil de su pais Da pena lo que escribe, mas de lo mismo, casi 60 años de este tipo de historias, pero no conozco ningun libro que la “revolucion” le publicara a Elio. Ojala algun dia Granma le de por imitar el sentido democratico de Havana Time y tenga un articulista opositor.

  • el 8 agosto, 2015 a las 3:39 pm
    Permalink

    Bobo abela,esta buena tu recomendación,se le acaba la película a Elios y todavia no se ha enfrentado al ejército, jajaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *