Cuba no es propiedad de Estados Unidos

Elio Delgado Legón

Mike Pompeo habla de crisis en Cuba, de la que debe ocuparse la OEA, pero yo le recuerdo que ni esa organización, ni Cuba, son propiedad de Estados Unidos. Foto: radiotelevisionmarti.com

HAVANA TIMES – Cuando escuché la intervención del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, criticando a la OEA porque se estaba ocupando de los derechos reproductivos de las mujeres,  anunciando que le reducirían la asignación monetaria por esa razón, y opinando que la OEA tenía que ocuparse de las crisis en Cuba, Venezuela y Nicaragua, no pude evitar sentir una gran repulsión por ese personaje del imperio, similar a la que profeso cuando veo al secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Para mí, son dos seres aborrecibles, el primero por su prepotencia al creerse dueño de Cuba, Venezuela y Nicaragua y además de la OEA; el segundo, por su sumisión al imperio, haciendo de la organización que dirige un verdadero ministerio de colonias, como la calificó muy acertadamente en su momento nuestro Canciller de la Dignidad, Raúl Roa García.

Para inmiscuirse en los asuntos internos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, califican a sus gobiernos de dictaduras y violadores de los derechos humanos; sin embargo, en cualquiera de los tres países hay más democracia que en Estados Unidos, un país donde gobiernan los consorcios internacionales, donde la corrupción está tan arraigada que ya no la ven como tal.

Pongamos solo un ejemplo: cada año mueren en ese país miles de personas, víctimas de disparos con armas de fuego, grandes sectores de la ciudadanía claman por leyes que, al menos, limiten y controlen la venta de armas de fuego; pero la Asociación Nacional del Rifle soborna a los legisladores y hasta a los candidatos presidenciales para que se mantenga la libertad de poseer armas de fuego, sin limitaciones, todo ello basándose en la segunda enmienda de la Constitución, que data del siglo XVIII, cuando existían otras condiciones. Eso, en cualquier país, es corrupción, por lo tanto, no tienen moral para llamar corruptos a los dirigentes de otros países, sin ninguna prueba.

En cuanto a democracia, entendida como gobierno del pueblo y para el pueblo, en Cuba hay más democracia que en Estados Unidos, donde no se tienen en cuenta las opiniones de la población. El hecho de que haya varios partidos políticos no garantiza la democracia. El sistema cubano, sin partidos electorales, ha sido aprobado por la inmensa mayoría de los ciudadanos, al refrendar la nueva Constitución, con más del 86 por ciento de los votos, y todas las leyes y decisiones importantes son consultadas con el pueblo y se tienen en cuenta sus opiniones.

En Venezuela y en Nicaragua, también sus presidentes fueron elegidos en primera vuelta por amplia mayoría. Lo que le molesta al amo imperial de estos gobiernos es que se preocupen más por los trabajadores, por los pobres, por los explotados de siempre, que por las grandes empresas trasnacionales, que lo único que hacen es saquear las riquezas de nuestros países.

A Cuba la amenazan con aplicar totalmente el Título III de la ley Helms-Burton, lo que reforzaría más el bloqueo que tiene ahogado al país, pues más que un blo      queo es una guerra económica genocida que viola todos los derechos de una nación.

Las agresiones de Estados Unidos a Cuba han ocasionado más de tres mil muertos y casi tres mil mutilados. Además, han introducido en el país plagas para acabar con el sustento de los ciudadanos, como la plaga de la fiebre porcina africana, que eliminó todos los cerdos de la Isla, una de las principales fuentes de proteínas en la dieta del cubano.

Otras plagas han causado enormes daños en diversos cultivos, perjudicando sensiblemente la producción de alimentos. Sería interminable señalar todos los daños ocasionados a la economía, pero no puedo dejar de mencionar la introducción del virus del dengue hemorrágico, que costó la vida a 101 niños y también a varios adultos. Es un hecho criminal que no tiene calificativo, pero que debe pesar sobre la conciencia de las Administraciones que autorizaron semejantes fechorías.

Aun así, como si no recordáramos todas esas agresiones, Mike Pompeo habla de crisis en Cuba, de la que debe ocuparse la OEA, pero yo le recuerdo que ni esa organización, ni Cuba, son propiedad de Estados Unidos.

 

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 234 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

6 thoughts on “Cuba no es propiedad de Estados Unidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *