Ana Belén Montes: un caso de conciencia

Elio Delgado Legón

“Yo espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba fundamentada en el amor al vecino”. Ana Belén Montes.
“Yo espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba fundamentada en el amor al vecino”. Ana Belén Montes.

HAVANA TIMES — A través de la historia, muchas veces se ha dado el caso de que las personas que han asumido una actitud moral y ética correctas, al oponerse a las inmoralidades y a las acciones éticamente condenables de ciertos gobiernos, han sido considerados traidores o acusados de espías o de antipatrióticos.

Me vienen a la memoria diversos casos de estadounidenses que han sufrido prisión por oponerse a las guerras de agresión de su país, principalmente la que llevaron a cabo contra Vietnam.

Más recientemente está el caso de Edward Snowden, que por las mismas razones dio a conocer los casos de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos contra gobernantes de otros países, y tiene que vivir exiliado, pues de lo contrario tendría que enfrentar gravísimos cargos. Es otro caso de conciencia, que incluso ha sido propuesto candidato a Premio Nobel de la Paz.

Me he referido a estos antecedentes, porque veo una similitud con el caso de Ana Belén Montes, una analista de inteligencia del Pentágono que, inconforme con los planes de agresión que se fraguaban contra Cuba, se sintió moralmente obligada a alertar al Gobierno cubano sobre dichos planes.

Fue descubierta y acusada de Alta Traición, por lo que podía ser condenada a muerte y se vio obligada a negociar con la fiscalía y declararse culpable de espionaje a favor de Cuba, fue sancionada en el año 2002 a 25 años de prisión, que ha estado cumpliendo en las más difíciles condiciones que se puedan imaginar. Sobre eso ampliaré en un próximo trabajo.

Ana Belén Montes, igual que los casos mencionados anteriormente, no actuó por motivaciones económicas ni políticas ni ideológicas, sino porque su conciencia le indicaba que hacía lo moralmente correcto, pues lo inmoral, lo incorrecto era lo que se estaba organizando para agredir a la Isla.

Sus motivaciones y su sentido de la ética están contenidos en sus declaraciones en el juicio, como veremos a continuación:

“Honorable, yo me involucré en la actividad que me ha traído ante usted, porque obedecí mi conciencia más que obedecer la ley. Considero que la política de nuestro Gobierno hacia Cuba es cruel e injusta, profundamente inamistosa, me consideré moralmente obligada a ayudar a la Isla a defenderse de nuestros esfuerzos de imponer en ella nuestros valores y nuestro sistema político.

“Nosotros hemos hecho gala de intolerancia y desprecio hacia Cuba durante cuatro décadas. Nunca hemos respetado el derecho que tiene esa nación a definir su propio destino, sus propios ideales de igualdad y justicia.

“No entiendo cómo continuamos tratando de dictar cómo Cuba debe seleccionar sus líderes, quiénes no deben ser sus dirigentes y qué leyes son las más adecuadas. ¿Por qué no los dejamos decidir la forma en que desean conducir sus asuntos internos, como ha estado haciendo el propio Estados Unidos durante más de dos siglos?

“Mi mayor deseo sería ver que surja una relación amistosa entre los dos países. Espero que mi caso, en alguna manera, estimule a nuestro Gobierno para que abandone su hostilidad en relación con Cuba y trabaje conjuntamente con La Habana, imbuido de un espíritu de tolerancia, respeto mutuo y entendimiento.

“Hoy vemos más claro que nunca que la intolerancia y el odio –por individuos o gobiernos– lo único que disemina es dolor y sufrimiento. Yo espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba fundamentada en el amor al vecino, una política que reconozca que Cuba, como cualquier otra nación quiere ser tratada con dignidad y no con desprecio.

“Una política como esa llevaría nuevamente a nuestro gobierno a estar en armonía con la compasión y la generosidad del pueblo estadounidense. Permitiría a los cubanos y estadounidenses el aprender cómo compartir unos con los otros, que Cuba abandone sus medidas defensivas y experimente cambios más fácilmente, que los dos vecinos trabajen conjuntamente y con otras naciones para promover la amistad y cooperación en nuestro “país mundial” y en nuestra única “patria mundial”.

Una persona que exprese estos sentimientos y afronte los peligros que afrontó Ana Belén por lo que ella consideró ética y moralmente correcto, no merece estar presa, merece ser condecorada por todos los países libres del mundo y ser propuesta también para el Premio Nobel de la Paz.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


23 thoughts on “Ana Belén Montes: un caso de conciencia

  • el 10 febrero, 2016 a las 5:06 pm
    Permalink

    Razón de más para que te preocupes, porque el cuartico de pollo se te pone cada vez más difícil.

  • el 10 febrero, 2016 a las 4:08 pm
    Permalink

    Bueno tenerte por acá Rolo, saludos para ti.

  • el 10 febrero, 2016 a las 8:52 am
    Permalink

    !Lo increible! Coincido con Elio en este asunto.

    Ante todo, Ana Belen esta encarcelada con todas las de la ley. Cometio un delito de traicion.

    Mi sentimiento a su favor se basa en que la mujer renunció a las ventajas de un trabajo muy bien

    remunerado por lo que considero su deber y que, aun presa, no reniega. En la película

    Espias sobre el puente, curiosamente, el espia sovietico resulta ser un personaje positivo

    por arriesgar la piel por lo que considera justo. Elio, Por que el gobierno de Cuba no trata de

    sacar a Ana Belen de sus miserias? ¿La consideran un elemento desechable?

  • el 9 febrero, 2016 a las 8:34 pm
    Permalink

    Lo bonito de los canes amaestrados es que ladran solo cuando el dueño se lo ordena, hasta ahora en 20 años , nadie hablaba de esa señora

  • el 9 febrero, 2016 a las 2:40 pm
    Permalink

    Como decía me he tomado un tiempo y leído el artículo y como podrán ver encuentro frases inverosímiles cuando menos:
    “inconforme con los planes de agresión que se fraguaban contra Cuba, se sintió moralmente obligada”. OJO DEBIO RENUNCIAR A LO QUE HACIA Y NUNCA COMETER LA TRAICION
    “podía ser condenada a muerte y se vio obligada a negociar con la fiscalía y declararse culpable de espionaje a favor de Cuba”. NADIE SE VE OBLIGADO A NADA Y CUANDO SE ES TAN PATRIOTA COMO LA PINTA A ELLA, PUES DEBIO ENFRENTAR LO QUE VINIERA, AUN LA PENA DE MUERTE.
    “ha estado cumpliendo en las más difíciles condiciones que se puedan imaginar”. PARECE NUNCA HABER VISITADO UNA PRISION DE ACA, YO TAMPOCO QUE CONSTE, PERO LOS CUENTOS DE PRIMERA MANO SON TRISTES, Y VIENDO COMO LLEGARON LOS ESPIAS LINBERADOS AQUÍ, PUES NO PARECE SER TAN MALAS, ADEMAS TV POR CABLE, PINTAN, ESCRIBEN CORREOS…..ALLI ES COMO DE VACACIONES COMPARADAS CON LAS DE ACA.
    “no actuó por motivaciones económicas ni políticas ni ideológicas”. NO LO CREO, IDEOLOGICAMENTE ES EVIDENTE QUE ESTA EN LA MISMA LINEA DEL GOBIERNO DE ESTE PAIS.
    “lo moralmente correcto”. LO MORALMENTE CORRECTO ERA HABER RENUNCIADO Y APARTADO DE LO QUE HACIA, Y NO TRAICIONAR.
    “obedecí mi conciencia más que obedecer la ley.” PUES ENTONCES TRASTROCASTE LAS COSAS, Y DEBES ENFRENTAR LO QUE TE TOCA, DEBISTE OBEDECER LA LEY Y OIR TU CONCIENCIA.
    En fin todo manipulado, todo lo que no tiene evidentemente justificación.

    Tiene este Sr. un error conceptual y es el mismo de todos los de esa época y esas creencias, que cuando las cosas la “hacen los buenos” (para ellos) es correcto, y cuando no, pues es reprochable.
    Así ve y celebra a Edward Snowden, sin embargo quizás encuentre mal (estoy seguro de ello) lo que hicieron Rafael del Pino, Alcibíades Hidalgo y otros. A estos seguro que los tilda de mil maneras y nunca pondrá: “inconforme con los planes del gobierno, para con el pueblo, además de los de Angola, bla, bla, bla…. se sintieron moralmente obligados…..” en fin ahí lo dejo.

  • el 9 febrero, 2016 a las 1:27 pm
    Permalink

    No lo core, aun hay mucho carnero suelto

  • el 9 febrero, 2016 a las 12:01 pm
    Permalink

    Hum…, parece que apareció uno nuevo en la jauría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *