Alegría y tristeza en los médicos que regresan de Brasil

Elio Delgado Legón

El presidente Miguel Diaz Canel recibiendo los médicos regresando de Brasil. Foto: Estudios Revolución

HAVANA TIMES – Dos sentimientos antagónicos como la alegría y la tristeza invaden a todos los médicos cubanos que están regresando de Brasil, ante las amenazas y ofensas del presidente electo de ese país, Jair Bolsonaro, quien ha puesto en duda la calificación de los profesionales que participaban en el Programa Más médicos, impulsado por la expresidenta Dilma Rousseff, en coordinación con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), con médicos de otras nacionalidades, del propio Brasil y de Cuba, de donde era la mayoría.

Alegría por el regreso a la Patria y el reencuentro con sus familiares y compañeros de trabajo, pero tristeza por tener que dejar abandonados a sus pacientes, muchos de los cuales quedaron a mitad de tratamiento de distintas enfermedades y que si no se siguen atendiendo pueden morir sin asistencia médica, pues el alto índice de pobreza que hay en todas las zonas donde trabajaban los cubanos, les impide acudir a un servicio médico brasileño, que les resulta muy caro.

Innumerables son las anécdotas que narran los galenos a su regreso a la Patria, sobre la inmensa pobreza que existe en los campos remotos de ese extenso país, o en las favelas de las grandes ciudades, lugares a donde los médicos brasileños no quieren ir a trabajar.

Ilustrativos son los datos que ofrece la declaración del Ministerio de Salud Pública de Cuba, al dar por terminada la participación en el Programa Más médicos, acordada con la Organización Panamericana de la Salud.

“En estos cinco años de trabajo, cerca de 20 mil colaboradores cubanos atendieron a 113 millones 359 mil pacientes, en más de 3 mil 600 municipios, llegando a cubrirse por ellos un universo de hasta 60 millones de brasileños en el momento en que constituían el 80 por ciento de todos los médicos participantes en el programa. Más de 700 municipios tuvieron un médico por primera vez en la historia.

“La labor de los cubanos en lugares de pobreza extrema, en favelas de Río de Janeiro, Sao Paulo, Salvador de Bahía, en los 34 Distritos Especiales Indígenas, sobre todo, en la Amazonía, fue ampliamente reconocida por los gobiernos federal, estaduales y municipales de ese país y por su población, que le otorgó un 95 por ciento de aceptación, según estudio encargado por el Ministerio de Salud de Brasil a la Universidad Federal de Minas Gerais.

“No es aceptable que se cuestione la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos que, con el apoyo de sus familias, prestan actualmente servicios en 67 países. En 55 años se han cumplido 600 mil misiones internacionalistas en 164 naciones, en las que han participado más de 400 mil trabajadores de la Salud, que en no pocos casos han cumplido esta honrosa tarea en más de una ocasión. Se destacan las hazañas de la lucha contra el ébola en África, la ceguera en América Latina y el Caribe, el cólera en Haití y la participación de 26 brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Desastres y Grandes Epidemias “Henry Reeve” en Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, entre otros países.

“En la abrumadora mayoría de las misiones cumplidas los gastos han sido asumidos por el Gobierno cubano. Igualmente, en Cuba se han formado de manera gratuita 35 mil 613 profesionales de la Salud de 138 países, como expresión de nuestra vocación solidaria e internacionalista.”

Es ampliamente conocido que el señor Bolsonaro siempre se opuso a la implementación del Programa Más médicos, pues no le importa en absoluto la salud y el bienestar de los pobres de su país y mucho menos de los indígenas de la Amasonía, que jamás han contado con ese servicio y tampoco lo tendrán a partir de ahora.

Ríos de lágrimas han corrido por las mejillas de pacientes y médicos en las tristes despedidas. Madres que han visto morir a sus hijos de enfermedades curables y los médicos cubanos les han salvado otros con la misma enfermedad, se sienten desamparadas con la partida de los galenos de la Isla.

Algún día habrá que escribir un libro que recoja las vivencias de los profesionales cubanos en medio de la extrema pobreza de un inmenso país, que tiene grandes riquezas en manos de unos pocos privilegiados y de consorcios trasnacionales. Esas son las bondades del capitalismo latinoamericano, que algunos trasnochados quieren volver a implantar en Cuba.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


3 thoughts on “Alegría y tristeza en los médicos que regresan de Brasil

  • el 9 diciembre, 2018 a las 4:29 pm
    Permalink

    Vamos a traducir a Elio: “Ríos de lágrimas han corrido por las mejillas de los médicos cubanos al perder la fuente de ingresos con la que mantenian a su familia en Cuba. Madres que han tenido que dejar sus hijos por detras en aras de “resolver” las necesidades mas perentorias. Una vez mas los medicos cubanos se sienten desamparados ante la perspectiva de regresar a la Isla.

    Algún día habrá que escribir un libro que recoja las vivencias de los profesionales cubanos en medio de la extrema pobreza de su país, que cuyas riquezas estan en manos de unos pocos privilegiados. Esas son las bondades del socialismo-comunismo del Caribe, que algunos trasnochados quieren implantar en sus paises.”

  • el 6 diciembre, 2018 a las 9:26 am
    Permalink

    No conozco a persona alguna en la isla que salga del pais y no este pensando en lo que va a traer de vuelta o se quede, incluyendo a ministros. Objetivo principal: Pacotilla. Todo lo demas es secundario.

  • el 5 diciembre, 2018 a las 10:31 am
    Permalink

    Tristeza por dejar los dolaritos!!!!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *