El valor de elegir

Armando Chaguaceda

Era abril de 2002 y las confusas y tristes noticias venían de Venezuela ratificaban lo peor: la extrema derecha deponía al gobierno democráticamente electo y echaba por tierra la Constitución más popular y participativa de la historia del continente. Mientras eso, ocurría un grupo de amigos marchamos en silencio a depositar unas flores en la estatua de Bolívar en un parque de la Habana Vieja.

Nadie nos había convocado oficialmente, nadie pasaría lista verificando ausentes y disciplinando la combatividad revolucionaria. Fue visible la reacción de sospecha del agente que custodiaba el lugar cuando ante su interrogatorio le explicamos que acudíamos allí como latinoamericanos y ciudadanos libres. No puedo olvidar su rostro sorprendido, el mismo que hemos visto multiplicar durante estos años ante actividades organizadas por colectivos de amigos en diversos  barrios de la Habana: 2004, 2005, 2006…..

Foros abiertos en parques, conmemoraciones de mártires populares olvidados por efemérides tradicionales, acompañamiento a eventos y performances de grupos artísticos alternativos están entre los mejores recuerdos que me traje de Cuba.

En todos ellos el valor de la autonomía, de elegir un pensar, un sentir y un hacer, no venia de la mano  de privilegios institucionales, sino de sentirse parte de un colectivo vivo, de una espiritualidad trascendente y, a la vez, concreta.

Los “ruidos” y temores de funcionarios y amigos ante posibles provocaciones de con grupos disidentes antigubernamentales  y acosos policíacos, las desorganizaciones y criticas propias, los disensos y la capacidad de entrar y salir libremente de esas redes, las broncas y relajos formaron parte de esta escuela de ciudadanía que construimos en los parques Almendares, la Ceiba y 21 y H, o en Cafés Literarios y bibliotecas públicas. Y la práctica de “debatir por invitación”, tan cara a ciertos espacios de la intelectualidad metropolitana, quedó, como regla consensuada, desterrada de nuestros espacios.

No todo era idílico: la cubanidad brotaba entre acaloramientos, asaltos a la palabra ajena y retiradas in-tempestuosas. A veces la solidaridad emergente reunió el dinero para la merienda que no llegó, o los volantes que escaseaban, en ocasiones los cuatro gatos demostraban una mala convocatoria. Cuando caíamos en la densidad filosófica, alguien soltaba un chiste y nuestros diletantismos se evaporaban.  Pero no había mucho lugar para la fama y el aplauso y eso me gustó siempre.

Cierto que los espacios nacen, crecen y mueren, muchas veces por propia dinámica y antes de agotar todas sus posibilidades. Pero no hay mejor promesa que saber que en quienes los impulsamos queda más de  un recuerdo hermoso y el aprendizaje en aquellos más jóvenes que, seguramente, sabrán hacerlo mejor.  Los reinos gemelos de la libertad y compromiso los necesitan para vivir y perdurar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Un hombre y su perro, La Habana. Por Charlie Lockwood (Reino Unido). Cámera: Canon:6D Mark II

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com