El Dios de las pequeñas cosas

Armando Chaguaceda

Cheburashka and his friend crocodile Guena
Cheburashka y su amigo el cocodrilo Guena

Llevo  semanas convertido en una especie de “maquila intelectual,” atenazado de trabajo, informes burocráticos y  proyectos que parecen no despegar nunca.  Cansado de sostener un precario equilibrio entre los compromisos y los sueños. Contento de hacer lo que me gusta y enfermo de pensar en mi gente y mi isla.

Y es en estas horas, en los pocos ratos de ocio frente a la PC, que “me doy permisos” para navegar por la web buscando recuerdos.

Hoy he descubierto una página salvadora (http://munequitosrusos.blogspot.com/) que reúne aquellos animados que disfrutamos y sufrimos, cada día, los niños de mi generación ochentera. En los 80 tempranos mis amiguitos y yo apenas conocíamos algunos viejos cartoons  (Pixie, Dixie y el gato Jim) heredados de la etapa pre-revolucionaria.

Y empezábamos a caer seducidos por la magia japonesa, con sus mega-robots Voltus y Mazinger, sus novelones de “Ositos  Polares” perdidos y niños que buscaban “El Dorado.”

Pero el plato fuerte de cada mediodía (antes del noticiero) y de las 6pm eran los “muñequitos rusos.” Ese  era el nombre genérico que  le dábamos a los animados producidos en la antigua Unión Soviética y los países del Pacto de Varsovia.

Generosamente exportados a sus hermanos caribeños, algunos eran insufribles por su ritmo lento, su estética atrasada y su factura rudimentaria – “Los muñecos de Nieve”-, otros  portaban  ingenio, gracia y agradables diseños -“El antílope dorado”- y  todos forman parte del recuerdo vivo de, al menos, tres generaciones.

Mejores eran a nuestros ojos los húngaros y polacos (Aladár el niño cosmonauta, Bolek y Lolek, los amigos traviesos),  aunque gozábamos con algunos soviéticos donde el lobo amenazaba con un “Deja que te coja¡¡¡” a la astuta liebre o donde  “Los Músicos de Bremen” vestían jeans para cantar, rock mediante, a la amistad.

Hoy todos esos cartones, casi sin distinción, son venerados por su huella en nuestras historias personales, en las bromas que hicimos, los motes que nos pusieron, la admiración o fobia que suscitaban. Y en el blog en cuestión se pueden leer  comentarios que desbordan nostalgia, humor y aquellas pequeñas cosas que ayudan a vivir y conforman nuestros Dioses veladores, según nos cuentan trovadores y escritoras.

Me asaltan preguntas. ¿Estaremos volviéndonos patéticamente idealistas al paso de los años y la distancia?  ¿Podrá atesorar la generación del Nintendo, el telecable y la cyber-cultura la sensación de comunidad que, a merced de monopolios estatales y bloqueos,  la mía guarda consigo?  ¿Es más liberadora la “plural” oferta  de cultura de masas con la  que buena parte de nuestra TV y el mercado clandestino de la imagen (antenas y video-bancos) compiten entre sí?

No creo tener respuestas ante este dilema de la falsa “elección consumidora” y la “administración -estatal- de la virtud.” Pero sé que no dejo de volar con aquellos muñes  a mis borrosos recuerdos, y que siempre recibo, en esos viajes, enormes transfusiones de alegría, aderezadas por una furtiva lágrima.  Y eso, a la tropa de http://munequitosrusos.blogspot.com/.., se lo agradeceré siempre.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

El Malecón, La Habana, Cuba. Por Brian Okiec (EUA). Cámera: Olympus E-M10MarkII

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]