Y las nuevas cooperativas cubanas, ¿qué?

Dmitri Prieto

Cuentapropista. Foto: Elio Delgado

Recién salió la nueva legislación, autorizando más ocupaciones a ser desempeñadas por trabajadores “autoempleados” (“por cuenta propia”). La tv trasmitió fragmentos de una conferencia de prensa con los ministros de trabajo y seguridad social, transporte, finanzas y precios, y el presidente del Instituto Nacional de la Vivienda.

Aumenta a 50 la cantidad de comensales permitidos en las paladares; los transportistas privados se liberan de los pagos mientras su auto está en reparación. Aparece la especialidad de agente de seguros y de gestor de fiestas, entre otras.

Y lo que para mí es el meollo del asunto: todos los “cuentapropistas” ya podrán contratar fuera de trabajo asalariada. Antes, sólo quienes desempeñan algunas ocupaciones específicas estaban autorizados a hacerlo.

Está claro para mí que la persona que contrata trabajadores asalariados no es ya más un cuentapropista: es un pequeño negociante, un micro-empresario capitalista, un burgués.

Y no está para mí claro dónde se metieron esas cooperativas, tan anunciadas y promocionadas durante la discusión de los “Lineamientos….”

A partir de ahora, el único mecanismo para que los sujetos económicos independientes del Estado (excepto las cooperativas del agro) puedan incrementar su envergadura e involucrar a más personas, es el salarial.

Relaciones verticales en vez de horizontales; subordinación en vez de cooperación; pujantes gérmenes de capitalismo privado en vez de…

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


4 thoughts on “Y las nuevas cooperativas cubanas, ¿qué?

  • el 17 septiembre, 2011 a las 11:42 am
    Permalink

    Dimitri lo de los calzoncillos es una manera de decir que si uno no se adegua a los cambiamentos economicos que hay en Cuba se queda atras, lo de las cooperativas es una buena idea pero no se si en estos momentos se pueda lograr, las personas estan ocupadadas en resolver sus problemas para pensar en las cooperativas en estos momentos hay mucho egoismo, en cuanto a las clases sociales y al papa mercado lo siento por ti pero quien mueve la economia mundial son las leyes de los mercados y esta ya esta radicada en la sociedad cubana, era un cambiamento inevitable, en cuanto a tu foto en calzoncillos te doy las gracias de todo corazon pero no me parece una buena idea

  • el 17 septiembre, 2011 a las 6:26 am
    Permalink

    Lagiraldilla, dejar q las cosas sencillamente ‘sucedan’ contradice lo q yo entiendo por democracia. Prefiero una postura activa. Y sinceramente no entiendo q tienen q ver los calzoncillos en todo esto. Si deseas una foto de ellos te los puedo enviar, pero me imaginaba q tú eras una comentarista seria con capacidad para respetar al interlocutor, en un medio de dialogo como HT. Los ‘cambiamentos’ esos de los q tú hablas deben incluir una mayor capacidad de respeto en el dialogo entre cubanos. Algo a lo q, por cierto, la agresivamente nueva e implacable división clasista (los ‘burgueses’) no va a ayudar. Como tampoco ayuda a ello reducir el debate a las ofensas personales.
    Ya hemos estado lo suficiente dependiendo de decisiones ‘arriba’, del papa Estado como para ahora comenzar a depender del papa Mercado.
    Las cooperativas existen en casi todos los países, Italia no es una excepción, pero lo anómalo es ir de lo sublime a lo ridículo… No me opongo a que exista la contratación privada, pero deben existir también vías más solidarias de hacer economía, si no las logramos los que deberán andarse por el planeta en calzoncillos son nuestros nietos con el calentamiento global y todo eso.

  • el 16 septiembre, 2011 a las 10:44 am
    Permalink

    La Giraldilla Dimitri esta hablando de cooperativas reales, estas no tienen nada que ver con las CCS, las UBPC y demás fenómenos que creo el “socialismo real” con el que creo estás vinculando a Dimitri (y sus ideas). Las cooperativas existen también en los países capitalistas y funcionan muy bien. El año 2012 ha sido declarado por la ONU como el año de las cooperativas, no creo que la ONU sea socialista.
    Las cooperativas son una forma que las personas tienen de trabajar, comprar y crear con más ventajas y libertades para sí. No han sido en la historia un poducto de un sistema o estado (aunque si dialecticamente hablando) sino de la iniciativa de ciudadanos comunes y corrientes que se autoorganizan para realizar actividades cogestionadamente.
    Mira creo que en Italia donde vives hay una muy buena experiencia en el tema de las cooperativas, si ves un ejemplo de cooperativas en Italia te vas a dar cuenta que no tienen nada que ver con las cooperativas agrícolas cubanas. Así entenderás se acalará el malentendido.

  • el 16 septiembre, 2011 a las 7:32 am
    Permalink

    No entiendo p’q te asusta tanto los burgueses y los empresarios capitalistas, cosa creias que con la liberacion del mercado en Cuba las cosas no iban a cambiar ???????? que iban a seguir siendo socialistas ????? Despiertate, p’q ya Cuba no es la misma Cuba de cualque ano atras, las mentalidades de las personas han cambiado y ese socialismo utopico que tanto sonabas no va a existir mas nunca, asi que sino te quieres quedar atras arremangate las mangas y empieza a ir al paso de los cambiamentos sino te vas a quedar en calzoncillos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *