¿Una Cuba festiva aún más sincrética?

Dmitri Prieto

Una-Cuba-festivaHAVANA TIMES — La foto es de la convocatoria de una actividad cederista… de TRABAJO VOLUNTARIO (¡!) en homenaje (¿?) al Día de Reyes (6 de enero). Fue tomada en 2013, en pleno Vedado capitalino.

El Día de Reyes es la fecha hispánica tradicional de los regalos de fin de año. Gaspar, Melchor y Baltasar –los 3 Reyes Magos- son los equivalentes tradicionalistas de Santa Claus en las áreas donde la geopolítica del poder festivo aún balancea a favor de la hispanidad.

Hasta finales del XIX, también era ese el día en que los cabildos afrocubanos salían con sus comparsas a las plazas. Y se relaciona, incluso, con la misteriosa sociedad Abakuá, que según algunos estudiosos fue constituida en esa fecha.

En tiempos de Revolución, los reyes tomaron unas vacaciones bien largas… como los demás santos. Al menos, no se les veía por la calle (una vez, la Embajada de España… pero eso es otra historia).

Ahora, de repente, nada parecía indicar que el cronograma festivo tuviese cambios, pero… la costumbre cubana de mezclar ideas y espiritualidades prevalece una vez más.

Al menos un CDR de La Habana (ver foto) hizo una rifa infantil (¿es válido estimular la [hiper]competencia para promover el mercado?) para estimular la asistencia a un trabajo voluntario (¿es válido estimular la [hiper]competencia para promover el compartir solidario?) el 6 de enero pasado.

Mezcla de dos tradiciones: una, de activismo desde una organización barrial cuyos sentidos históricos esenciales muchos hoy cuestionan, y otra, de una espiritualidad sincrética que seguramente nadie “mandó” a rescatar.

Por otra parte, en los barrios ricos ya se celebra Halloween (ese si no tiene nada que ver con los Abakuá, ni con el mexicano Día de los Muertos).

Y, desde que Navidad es nuevamente feriado oficial, muchas familias que siempre fueron ateas y “revolucionarias” se reúnen a comer en Nochebuena.

¿Qué es la tradición? ¿Dónde se guarda cuando parece que ya no está? ¿Cómo vuelve a aparecer?…

Y, sobre todo: ¿para quiénes es útil?

 

 

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

One thought on “¿Una Cuba festiva aún más sincrética?

  • La sociedad del espectáculo Dimitri. Ahora el Estado piensa administrar el tema religioso para su provecho, llegaron a la conclusión que es mejor administrar que prohibir. El cambio de cara de la dominación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *