Un logro de la unidad “desde abajo”

Dmitri Prieto

Una comunidad en sintonía logró su objetivo. Foto: Irina Echarry

Hace ya un tiempo, escribí un post sobre cómo en las asambleas barriales de mi pueblo –Santa Cruz del Norte- se generó un pedido unánime de paralizar las gestiones, que ya se estaban ejecutando para retirar de nuestra comunidad los servicios hospitalarios especializados.

La administración argumentaba que tales servicios deben estar centralizados en un centro urbano más grande, pero la gente objetaba que tal centralización generaría un sinnúmero de complicaciones, que redundarían en nuestra salud y calidad de vida.

Debo decir hoy que me siento muy contento, pues hace unos días nos informaron que las especialidades de nuestro hospital se quedan en Santa Cruz.

Una amiga de la familia nos contaba, incluso, que por fin fue activado el quirófano, y ya los cirujanos santacruceños han hecho varias operaciones acá en el pueblo. Obviamente no se trata de cirugías complicadas, pues lo casos más complejos se remiten a La Habana o a Güines, pero ya el sólo hecho de que se hagan esas intervenciones acá, cerca de casa, es una ventaja tanto para los pacientes como para sus familias, porque les ahorra traumas adicionales por estrés y las dificultades del transporte (así como por acompañar a los pacientes ingresados lejos del hogar).

Recuerdo con dolor y agradecimiento cómo en los últimos meses de vida de mi mamá tuvimos que recurrir varias veces a las ayudas semi-urgentes de un cirujano santacruceño que por aquellos días se convirtió en amigo de la familia.

Una vez tuve que llamarlo a las 4 de la mañana, y el doctor vino, y resolvió el problema… Jamás hubo ningún aporte material de parte nuestra, el doctor consideraba que era su deber ayudar, y por lo demás estaba adscrito a nuestro hospital donde aún no existía la unidad quirúrgica. Recuerdo cómo ese médico se lamentaba que no podía ejercer su especialidad, que le gusta mucho,  porque no estaban allí las instalaciones del quirófano.

Estoy contento por ese buen médico, que ya ha hecho unas cuantas intervenciones acá en mi pueblo, y también estoy contento –por supuesto- por los pacientes. Pero sobre todo me motiva a más reflexión y compromiso el hecho de que el pueblo de mi comunidad, mediante una acción consciente, logró impedir que unos burócratas le generaran más problemas.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


One thought on “Un logro de la unidad “desde abajo”

  • el 12 diciembre, 2010 a las 10:35 pm
    Permalink

    …y yo también estoy contenta…qué bueno…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *