Un documental sobre (la falta de) Internet en Cuba

OFF-LINEDmitri Prieto

HAVANA TIMES — Un fantasma recorre Cuba: el fantasma OFFLINE. Todas las fuerzas conservadoras de la vieja Cuba hacen todo lo posible para mantener el fantasma como residente permanente en el país, mientras que quienes nos identificamos con una Cuba nueva deseamos exorcizarlo ahora y para siempre.

OFFLINE: fuera de línea: estatus y síndrome alargadamente transitorio de inconexión digital masiva. Causa de quebraderos de cabezas, piedra de tropiezo para burócratas de mentes estulturadas durante el socialismo “de palo”, para artistas innovadores, para nuevos burgueses y alegadores de la “seguridad nacional”.

OFF-LINEOFFLINE es el título de un reciente documental, que –ya que casi [email protected] [email protected] [email protected] de abajo estamos justamente OFFLINE- se propaga con una velocidad explosiva de USB a USB, de flash a flash, de mirada a mirada. Un documental sobre (la ausencia de) internet en Cuba.

Justo había yo recibido una llamada de la realizadora para que fuera a buscar mí copia, y aún antes de tenerla en mis manos una colega del trabajo me habla de esa nueva pieza de valiente crítica social.

Y es que OFFLINE es un fantasma cubano que ya es viral.

OFF-LINEDirigido por la joven realizadora Yaima Pardo, OFFLINE es una propuesta de reflexionar juntos sobre sueños y pesadillas de (la falta de) internet en Cuba.

Una gráfica bien agresiva a lo V-J, que coloniza hasta los cuerpos de las personas entrevistadas en el film, envía a los hemisferios cerebrales del espectador códigos digitales tomados de los más recientes softwares, websites y videos publicados en la Red.

El equipo de realización renunció a la táctica tradicional del debate sobre internet en Cuba: su propuesta evita involucrar a los mega-promocionados bloggers de las distintas posturas políticas, no toca las polémicas de turno, sino va al fondo del asunto: posiciona la falta de internet en perspectiva histórica de lo que ha sido Cuba en el tiempo. Van a quienes somos los clientes potenciales de un medio esencial que no está.

OFF-LINEUn hallazgo duro y veraz, pienso yo.

El discurso visual de OFFLINE equipa las múltiples voces de las entrevistas con sugerencias casi subliminales de efectos posibles, de escenarios en el tapete, de trayectorias de Cubas futuras enfrascadas entre robots de palo y tanques de guerra callejeando entre muchedumbres.

No faltan las pañoletas ni la palabra Revolución – pero queda claro que la lógica de lo que para cualquier buen sentido la revolución es ha faltado, sigue faltando, y por su esencia faltará en las agendas de nuestra entrañable burocracia.

OFF-LINELa entrevista de un decisor clave no aparece en el documental. No la dio. Sale clara, en cambio, la prueba documental de tal negativa prorrogativa de un estado de excepción digital.

Dice Yaima que quisiera para su creación la misma suerte que todos deseamos para 1984 (la famosa novela de Orwell): que pierda actualidad lo antes posible y pase a reposar en la pacífica placidez de no se sabe qué archivos.

Entre lo que comparto con Yaima está también ese deseo.

El deseo de que de una vez y por todas internet en Cuba deje de ser un fantasma.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


8 thoughts on “Un documental sobre (la falta de) Internet en Cuba

  • el 17 octubre, 2013 a las 8:10 pm
    Permalink

    Gabril no te das cuenta que el dinero no es lo que le interesa ni lo que le preocupa, sino, que se les salga de las manos el control de que hace cada quien. Eso si asusta y es el verdadero fantasma

  • el 17 octubre, 2013 a las 6:05 am
    Permalink

    Pues para gustos los colores. No se pongan bravos o si lo hacen propongan un decreto ley para prohibirlo.

  • el 16 octubre, 2013 a las 10:12 am
    Permalink

    Usar el newspeak de la izquierda orwelliana desdora el artículo: [email protected] [email protected] [email protected]; además es muestra de ignorancia, porque el género en un lenguaje es (obviamente) gramatical, no sexual; así la frase “todos los cubanos” incluye a Pepe, Juana y a su hermana, sin necesidad de la ominosa @.

    Por favor, ahórrenos sufrir esa jerga izquierdosa parida por el feminismo más cerril -que ya sin ella el español isleño da lástima.

  • el 16 octubre, 2013 a las 9:50 am
    Permalink

    Es posible poner Internet en Cuba a toda velocidad mañana mismo a funcionar, de un plumazo y sin costarle ni un peso al gobierno cubano; al contrario, generándole ingresos al gobierno cubano que los podría usar para fines sociales.

    Simplemente hay que legalizar el Internet satelital por la vía privada. Es decir, hay que legislar para que cualquier empresa le pueda ofrecer Internet a los cubanos por vía satelital; de modo que el gobierno cubano cobrase un porcentaje de los beneficios de esas empresas. Si se permitiese un buen sistema de competencia los precios serían mucho más bajos que los actuales en Cuba.

    Otra solución más barata, pero más lenta, sería la de permitir que cualquier empresa le pueda suministrar Internet a los cubanos por vía terrestre. De nuevo, al gobierno cubano le saldría completamente gratis. Esas empresas —para poder ganar dinero— antes tendrían que invertir en cables submarinos, de manera que todas las inversiones en infraestructuras tendrían que pagarlas esas empresas, con lo que el tema sería completamente gratuito para el gobierno cubano, que solo tendría que cobrar impuestos. Al final, si se permitiese un sistema competitivo, conduciría a los mismos precios baratos que hay en los países extranjeros.

    Curiosamente el gobierno cubano está optando por imponer su monopolio para poder cobrar precios altos por el acceso a Internet; lo cual le obliga a realizar inversiones carísimas; cuando no se dan cuenta de que se ahorrarían todas esas inversiones y terminarían ganando más dinero dejando que sean empresas privadas las que invierten y cobrándoles después impuestos.

  • el 15 octubre, 2013 a las 7:54 am
    Permalink

    Ayer lo vi y está muy bueno, lo que deberían es subirlo a la red, pero claro, como están OFFLINE :)

  • el 12 octubre, 2013 a las 1:05 am
    Permalink

    que alguien lo suba ala red para que podamos verlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *