Racismo en Cuba – ¿también para los perros?

Dmitri Prieto

018HAVANA TIMES — El lunes de la semana pasada, ansioso por saber de la Asamblea Nacional, encendí el televisor y me puse atentamente a hacerle caso a lo que decían desde la pantalla.

Fue sorprendente después de las noticias parlamentarias oír algo así como “concurso panamericano de todas las razas”. Será de nuevo algo de integración racial, pensé, pero ¿por qué un término tan explícitamente biologicista?

Resulta que era un asunto de perros. Un concurso de todas las razas de perros, de estéticas, habilidades, y otros detalles de perros, según razas y categorías.

Obviamente, no había ahí perros satos, o mestizos, como dice el término políticamente correcto. En un país de mestizaje tornado casi en identidad nacional, para los perros panamericanos sólo se admitían razas puras. El Führer hubiera soltado saliva, agradeciendo tal gratuito seguimiento…

Y – ¿cuánto cuestan los ejemplares? Silencio. La pregunta no se hace. No molesten a los perros, que hay que peinarlos, acondicionarles el pelo… ahí van los orgullosos dueños. Respetable público.

Mientras la tv cubana ponía en pantalla el complejo tratamiento de estética canina, la finura de los rostros de los perros y de los atuendos de sus dueños, yo pensaba en la exclusión social. Mezcla de hipercompetitividad, burguesismo derrochador mal tapado, estética de “exclusividad” y poder de estatus.

Ese sentido de jerarquía que –llevado a lo institucional- simplemente impide de manera automática a un niño de barrio pobre llevar a su amigo de cuatro patas al festival “de todas las razas”.

Ese sentido de jerarquía que al que los burócratas, jerárquicos por naturaleza, autorizaron a conspirar abierta y descaradamente contra el más sincero AMOR.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


5 thoughts on “Racismo en Cuba – ¿también para los perros?

  • el 9 marzo, 2013 a las 7:52 am
    Permalink

    Lo más triste, he visto muchos perros de raza abandonados en los parques. O he visto que se compran un perrito muy bonito y cuando crece y se hace insoportable dentro de la casa lo mantienen amarrado en el patio.

    Si alguien quiere tener su perro de raza y llevarlo a competencias no me parece mal. Pero yo no lo llamaría macota, sino inversión. Sería algo así como tener un caballo y entrenarlo y participar en las carreras de su categoría para tratar de ganarle algo. Luego cogerle crías y venderlas.

    Para mascota debería incentivarse la adopción como primera opción, antes que la compra de un cachorro de raza. Y entender que el perrito crecerá, comerá más, se orinará y hará caca toda la vida. Hay que bañarlo, hay que darle sus medicinas. Hay que comprender que exige tiempo y dinero. Como dice mi hijo, es un miembro más de la familia.

  • el 7 marzo, 2013 a las 10:03 pm
    Permalink

    El que ama a los perritos, no tendrá distinción de raza, lo que cuenta es el cuidado y cariño que le pueda brindar a su mascota, hoy en día, ya nadie se fija si es un perro fino o de raza como se dice, o es mestizo, esas ideas ya cambiaron y lo que cuenta es ver a un perro sano, cuidado médicamente y querido, que se vea a un perro sano y contento, eso es lo q cuenta hoy en día, sea fino o mestizo.
    En mi país se adoptan los perros mestizos y se les cría con mucho amor y cuidados, por eso recomiendo adoptar perritos o gatitos, si son en abandono mejor, verán que su ato de bondad, serán devueltos por estos animalitos.
    Saludos y que vivan los animalitos!

  • el 7 marzo, 2013 a las 3:12 pm
    Permalink

    ….ese es uno de los ejemplos de que Cuba esta “avanzando” y poniendose al dia con las tendencias actuales…son una tendencia mundial los hoteles y spas ,moda y joyas ,comidas gourmet y toda clase de derroches para perros,gatos y otras mascotas …. una muestra de hasta donde pueden llegar en este aspecto el ego y la estupidez humanas…los perros,sean satos o de raza,solo necesitan nuestro amor para seguir dandonos el suyo…

  • el 7 marzo, 2013 a las 9:56 am
    Permalink

    Horrible. Como “mamá” de un perrito satisimo detesto esas competencias racistas.
    Por suerte aqui se ha puesto muy de moda adoptar en un shelter y no comprar. Y cada dia son mas los satos con hogar.

  • el 7 marzo, 2013 a las 7:08 am
    Permalink

    Te entiendo, lo más jodido del caso es que a la gente no parecen preocuparle esos temas. en vez de verlo como una manifestación más de exclusión social lo ven como algo divertido, solo una cosa de perros, el tema es como una serpiente que se muerde la cola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *