¿Pueblos originarios en Cuba?

Dmitri Prieto

Mercedes Quesada, una natural de Jiguaní que conserva algunos rasgos de los indígenas, confesó hace varios años que en los lugares en los que ha vivido nunca ha faltado el caney. Foto: Juventud Rebelde
Mercedes Quesada, una natural de Jiguaní que conserva algunos rasgos de los indígenas. Foto: Juventud Rebelde

HAVANA TIMES — El pasado 20 de octubre –Día de la Cultura Cubana- asistí a un evento interesante en la sede central de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), dedicado a los pueblos originarios cubanos.

Ese foro, organizado por la sección de literatura histórico-social de la Uneac, abordó un tema poco conocido en Cuba, que -para quienes saben de él- resulta controversial y polémico.

Casi todos los textos sobre historia nacional que se usan en escuelas y universidades de diversos niveles, establecen que la población nativa que habitaba Cuba en el momento de la llegada de los españoles, desapareció casi completamente en pocas décadas, por exterminio, enfermedades, suicidios, condiciones de sobre-explotación y maltrato, todo ello producto de la colonización del archipiélago por el Imperio Español.  No deben confundirse esas comunidades nativas con indios yucatecos, traídos a Cuba por el gobierno colonial desde México, en siglos posteriores, ni con la presencia de amerindios floridanos y del sur.

Lo interesante del evento fue que –con carácter hasta hoy excepcional- se expusieron públicamente evidencias de que en la Isla hoy viven algunas comunidades que no sólo remontan sus genealogías “biológicas” a ancestros indígenas prehispánicos, sino que también se definen tales.

Una de ellas incluso ha elegido un cacique a cargo de la autoridad tradicional del grupo, según explicó el profesor de la Universidad de La Habana, Antonio Martínez, mostrando al público numerosas fotografías.

Se acepta, generalmente, que los indios, aborígenes, indígenas (estos son los nombres con que se les llama) de Cuba aportaron a su actual cultura numerosos topónimos (nombre de lugares), términos agrícolas, botánicos, zoológicos y arquitectónicos para denominar hechos especiales de estas tierras.

También les debemos técnicas de cultivo, platos típicos (como el casabe) y algunas plantas cultivadas, de las cuales la más famosa es el tabaco. De esos aspectos de la presencia cultural aborigen habló en el evento el lingüista Sergio Valdés Bernal.

En el momento de la conquista, Cuba era poblada, principalmente, por aruacos, pueblos antillanos de la familia lingüística tupi-guaraní (que agrupa etnias del enorme espacio entre el Caribe y el Paraguay), que eran conocidos entre los conquistadores y sus descendientes bajo el nombre de “taínos”. Hay testimonios de la presencia en la Isla de nativos de otras etnicidades (siboneyes, guanahatabeyes), pero actualmente sus diferencias con los aruacos son cuestionadas.

Cuando sobrevino la conquista, la población originaria disminuyó tremendamente. Y la versión más aceptada hasta hoy afirma que las comunidades indígenas que quedaban se mezclaron con los colonizadores ibéricos y los africanos esclavizados, traídos a Cuba como fuerza de trabajo.

Estudios genéticos recientes -mencionados por los ponentes- sugieren que un gran porcentaje de cubanas y cubanos de hoy hereda por línea femenina genes del ADN mitocondrial amerindio (que solo las madres y nunca los padres, transmiten a su prole). Y es que las mujeres nativas fueron, probablemente, las madres de las primeras poblaciones criollas de este archipiélago: de España venían fundamentalmente varones, y podemos imaginarnos cómo las relaciones de género en aquellos tiempos estuvieron cargadas de violencia por estas tierras…

Hubo acciones de rebeldía, verdadera guerra de guerrillas irregular, con formidables líderes, no solo hombres como Hatuey y Guamá, sino también mujeres, como Anacaona. De esa guerra de resistencia olvidada habló el historiador Rolando Rensoli.

El problema de la herencia aborigen hoy queda planteado así: ¿existe en Cuba solamente un legado amerindio cultural, insertado en el “ajiaco” transculturado de la nación toda o hay también poblaciones cubanas que –como lo/as afrodescendientes, lo/as hispano/as, o lo/as cubano/eslavas- portan rasgos propios, venidos directamente de ancestros aruacos? Según explicaron lo/as antropólogo/as Jesús Guanche, Ivette García y Avelino Couceiro, la primera parte de la pregunta actualmente tiene una rotunda respuesta positiva, y ya no es objeto de discusión. Lo confirmó también José Matos, quien mostró evidencias de presencia de rasgos indígenas en el culto de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona católica de Cuba. Pero queda la segunda parte.

Muchos arqueólogos cubanos, como Gerardo Izquierdo y sus colegas del Instituto de Antropología, han defendido la opinión y escrito libros sobre cómo en realidad los indígenas de la Isla no desaparecieron en pocos años, y no deben tratarse solo como pasado exótico, sino constituyen parte de una historia de luchas y una realidad cultural que debe respetarse. Así, por ejemplo, el 27 de noviembre de 1492 ocurrió frente a las costas del Oriente de Cuba la primera acción de resistencia anticolonial en Las Américas: un grupo de indios inconformes tirotearon con flechas las embarcaciones de Colón.

Sin embargo, siempre pareció anómalo –y es una novedad para la mayoría de quienes habitamos el país hoy- la propuesta de que “esos indios” están ahí, ahora, con su propia identidad, y conviviendo con nosotros. Mientras en muchos países de Las Américas los movimientos de pueblos originarios reclaman derechos culturales y dignidades cívicas, Cuba tradicionalmente se ha visto ajena a ello, pues “todo el mundo sabe que los indios cubanos fueron exterminados”…

Y entonces, aparece el cacique Panchito y su hija, actualmente al frente de su comunidad por el extremo Oriente cubano, y reclaman ancestralidad indígena y el derecho a posicionarse como tales. Y aparecen activistas del grupo Kagüeiro, gente que estudia las raíces indígenas de nuestras Américas, y que defienden la presencia actual de comunidades originarias acá en Cuba.

Fue grato escuchar todo eso en la Uneac como un hecho respectado. En el debate, una interesante opinión fue dicha: si no se les exige a quienes practican la rumba o las religiones afroancestrales o el baile español, y que se identifican con ancestros ibéricos o africanos, que nos presenten pruebas de continuidad de esa trasmisión cultural durante siglos – si no se ve como algo raro que alguien retorne a la praxis cultural de “sus raíces” después de generaciones de padres y abuelas “modernas”, sin interés por la tradición –  ¿por qué, entonces, hay quien le pide a quienes en Cuba se definen como “indígenas”, que certifiquen con lujo de detalles su ascendencia? ¿Por qué hay quien ve esa reivindicación como una amenaza al “ser cubano”?

Una nueva censura es derribada. Total: no negarán que “Cuba”, nombre de esta hermosa tierra, viene del idioma de nuestras comunidades aruacas.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.



6 comentarios sobre “¿Pueblos originarios en Cuba?

  • Dmitri, en efecto, aun hoy existe evidente presencia indodocubana en el extremo oriental de la Isla -sobre todo en sus montañas -, algo que suele pasarse por alto. De comprobarlo de primera mano me encargué en el año 2000, buscando a la familia Rojas y allegados en Guantánamo, incluidos Panchito y familia.

    Muchos hechos han conspirado en contra del reconocimiento de la identidad cultural indígena en Cuba, desde su virtual aniquilamiento a partir de la colonia, la colaboración de muchos de ellos con los últimos vestigios del Imperio español en Cuba contra los independentistas, hasta los estudios en nuestro país de antropólogos soviéticos, quienes en los años 70 del siglo XX llegaron a la conclusión de que todos nuestros indios tenían entonces un ADN “mezclado” con otros componentes étnicos, así como los actuales temores en el Gobierno de que estos descendientes de “pueblos originarios” comiencen a hacer reclamos territoriales, a semejenza de Centro y Suramérica, amparados por el Consejo Mundial Taíno, que por rara ocurrencia tiene su sede en Nueva York.

    Me parece positivo que la Uneac comience a reparar en ello.

    Respuesta
  • Ademas del interes historico y academico, cuales son las implicaciones practicas?
    Si bien en casi todo el continente americano, la huella indigena esta, en mayor o menor grado presente, en Cuba, posiblemente por las razones que se mencionan y por el tamano relativamente pequeno con respecto a los asentamientos indigenas en el resto del continente al llegar los europeos, no es tan palpable en el dia de hoy. El cubano de hoy es una mezcla de todos esos ingredientes nativos y foraneos. Cuba fue, en su momento, un pequeno “melting pot” y a ello nos debemos hoy en dia.

    Respuesta
  • Ponerse a clasificar a los cubanos por sus genes es algo totalmente absurdo, pero si existen personas que se reconocen culturalmente como indigenas es un derecho que debe respetarse.

    En los censos que he visto hacer en Suramerica a pesar que hay millones de personas que por sus rasgos físicos son claramente indígenas, igualmente el encuestador les pregunta como se reconoce y hay miles de casos que responden mestizos. Eso ocurrio en el último censo en Bolivia donde técnicamente han desaparecido miles de indígenas aunque sigan usando poncho y trenzas. En el Ecuador multicultural recientemente han reconocido un nuevo grupo que se identifican como Montubio que son mestizos viviendo en el monte con sombrero y machete en la cintura todo el tiempo, su música es similar a la decima repentista y que en Cuba los llamamos simplemente guajiros.

    https://youtu.be/kI3hm9YRmVs

    En Cuba bien pudiera crearse alguna asociación reconocida jurídicamente donde se agrupen personas que se reconozcan indigenas y no creo que tengan ningún problema siempre que la directiva no comience a reclamar justicia histórica territorial, derechos y libertades y reconozcan al estado gobernante. Para comenzar en el próximo censo pudiera aficionarse una casilla con la palabra indígena o simplemente indio.

    Respuesta
  • I HOPE CUBAN PEOPLE MADE THE BIGGEST MONUMENT IN HONOR TO THE THEIR PRSIDENT OF CUBA. A SO LOVED LEADER LIKE NO OTHER IN THE WORLD

    Respuesta
  • Excelente articulo, preciso , profundo y sobre todo imparcial y amoroso .Como cubana que soy lo felicito desde mi ser .
    Gracias .Gracias.Gracias.

    Respuesta
  • interesante y polémico

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Estación Jordan, Ontario, Canadá. Por Joe Edwards (Canada). Camerá: teléfono móvil

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com