Nueva esperanza del futbol cubano – ¿o del dominio del balón?

Dmitri Prieto

Fredo de Jesús Sánchez

HAVANA TIMES 4 ene — El niño avileño Fredo de Jesús Sánchez (11 años) acaba de ser proclamado como estrella ascendente del futbol cubano.

A raíz del reciente centenario de la oficialización de ese deporte en Cuba, publicaciones digitales TVavila y Invasor así como el noticiero televisivo nacional, dieron cuenta de los logros del muchacho, quién batió un record del dominio del balón dándole 2 220 toques al implemento, en poco más de 20 minutos.

Resulta que en Ciego de Ávila existe inclusive una Escuela Provincial de Toques del Balón (EPTB).

Cuando vi por la tv la entrevista con Fredo de Jesús, sentí cierta frustración. El adolescente dice que le gusta el fútbol, se considera fanático de ese deporte y confiesa que su sueño es jugarlo con un nivel de rendimiento mundialista.

De hecho, manifestó haberse enamorado del futbol durante el Mundial 2010.

Pero su ocupación deportiva actual es el dominio del balón, y los adultos presentes en la entrevista no ocultaron sus pretensiones para que Fredo se vuelva una estrella de esa manifestación deportiva.

En un post del 2010, ya toqué el tema (link: record en dominio del balón, pero donde están los goles, texto mío en HT durante mundial 2010) de que Cuba posee recordistas en eso de darle a la pelota de futbol en diversas posiciones, pero lamentablemente no tiene buenos resultados cuando se juega al futbol como tal.

Hay quienes insisten en la existencia oficial en Cuba de una “escuela del dominio del balón.” Los records correspondientes –normalmente fijados en prestigiosos hoteles, de lo cual el de Fredo no fue una excepción- son presentados como grandes logros del deporte cubano.

Para mí, sin embargo, constituyen muestras de un exotismo curioso, que lastra la creciente popularidad del futbol en nuestro país.

Siendo esas acciones como algo folklórico, sensacionalista y frustrante.

Claro, en el libro Guiness hay lugar para todo;  y resulta admirable el esfuerzo de dominadores o dominadoras del balón – pero creo que pocos aficionados cambiarían el sueño de ver a Cuba en un evento mundialista por la satisfacción de compartir el éxito de tales recordistas.

En su entrevista a la TV avileña, Fredo confiesa: “Es verdad que domino bien la pelota, pero me gusta más jugar fútbol… Quiero ser como Messi, de lo contrario pretendo seguir los pasos de los hermanos Douglas y Eric Hernández en el dominio del balón.”

¿No es frustrante ver cómo los intereses adultos configuran los destinos de nuestros chicos?

¿Cuál de sus dos opciones dará más felicidad a Fredo y a sus compatriotas “de a pie”?

¿Cuál parece encajar más en jugarretas estadísticas de los falsos logros de las que tanto gustan “nuestros” burócratas y medios masivos?

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *