Matar a Hitler: “Ve y mira”

Dmitri Prieto

Para Quentin Tarantino, se trata de la mejor película sobre la Segunda guerra mundial (The 50 greatest World War II movies: part six with Time Out Film). La volvieron a poner (aunque no sé si la habían puesto ya, así que a lo mejor fue un estreno) en la TV cubana hace unos días, justo en vísperas del cumpleaños de aquel frustrado Führer.

Fue un buen gesto para poner la justicia histórica en su lugar, mucho mejor que armar ceremonias bonapartistas [ref]. Hoy es 9 de Mayo, día de la Victoria para quienes habitan o han nacido al este del meridiano que cruza Berlín, así que recuerdo y escribo estas líneas.

Para mí, esta fue increíblemente la primera vez que vi “Ve y mira.” Aun cuando era un niño viviendo en Rusia cuando la filmaron y después muchos amigos y amigas acá en Cuba me la habían recomendado… Un film que no deja de impresionar, y que mucha gente acá asocian en sus mentes con aquella época de apertura en los ´80 que Irina sabe describir mucho mejor que yo, porque mi tendencia era encuevarme en mis propios traumas y no abrir mi corazón a los estímulos tan fuertes…

Pues cuando aquello pusieron “Ve y mira” en los cines de por acá, y la gente se quedaron impresionadas por una narrativa tan distinta de la clásica forma soviética de hacer películas sobre la guerra.

A mis amistades cubanas les impresionó la estética expresionista de la obra de Elem Klimov, que no deja de ser casi documental al tiempo que descubre modos de hacer comunes al gran realizador ruso Tarkovski y a algunos grandes realizadores cubanos.

Realista hasta la médula, este film mete a quien lo ve en la mente de un muchacho bielorruso que vive en una aldea, en medio de la guerra. No hay miramientos. Los tradicionales estereotipos –excepto los que se unen al antagonismo básico entre ´los nuestros´ y ´los fascistas´- se han ido.

La maldad humana aparece en su forma más destilada y proteicamente variable. Si no fuera por el ethos soviético que irremisiblemente lleva entre sus fotogramas, la película habría sido una clásica muestra de cómo el arte sirve para trasmitir la espiritualidad de la masacre. Es decir: la espiritualidad de la masacre no deja de estar; sólo que pervive ALGO más allá de ella.

Quizás yendo a buscar el éxito de caja, en España precisamente “Masacre: ve y mira” fue el título escogido para la traducción; no así en Cuba, donde se tradujo el original, tomado del Apocalipsis (6:7-8, el pasaje después del paso de los Cuatro Jinetes). El título original fue “Matar a Hitler.”

La censura pidió al realizador Elem Klimov el cambio de título junto con otra serie de cambios en aras de “humanizar” la obra. Klimov sólo les concedió cambiar el título y más nada. Quizás una única vez la censura soviética hizo algo bueno.

Pero matar a Hitler es quizás el propósito de “Ve y mira.” Después de que los nazis queman la aldea y masacran a casi todos sus habitantes, el protagonista adolescente que vemos envejecer ante nuestros ojos se ensaña a tiros con un poster del Führer.

Con el retrato sucede lo inverso que con el muchacho: el tiempo hitleriano corre al revés, y después de unas escenas de los congresos del Partido Nazi en los ´30 y de las marchas con antorchas en los ´20, vemos a un Hitler niño en brazos de su mamá. El envejecido huérfano bielorruso baja el rifle y se niega a seguir disparando.

Quizás acá entre Tarantino y Dostoievski valga terminar el texto. Hoy es 9 de Mayo. La maldad humana a veces puede ser derrotada. “Ve y Mira” nos muestra los costos de esas derrotas. Las preguntas silenciosas que nos hace son: ¿cómo fue posible llegar a ese punto? ¿Sabremos bajar el fusil a tiempo? Y, sobre todo: ¿qué hemos de hacer con el Hitler que llevamos dentro?

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

3 thoughts on “Matar a Hitler: “Ve y mira”

  • Querido Dmitriy, soy Ariadna, pues antes de empezar, tengo que presentarme. Vivi quince años en Cuba, concretamente, en La Habana, y fue en los años ochenta cuando en la ancha pantalla pusieron “Ve y Mira”, una película excepcional, absolutamente inolvidable. Los cubanos que tienen una percepcion muy acertada y profunda que es innata en ellos, de las imagenes visuales (y no solo visuales) mirando la pelicula, estaban mas bien dentro de ella, no eran espectadores, sino algo mucho mas… Tampoco se me olvida la reaccion del publico cubano ante La batalla de Moscu, creo que asi se titulaba aquella pelicula sovietica, con tan querido Mijail Ulianov… Pregunta, como reaccionaban ellos ante las peliculas de Costa Gavras, “Zeta” y “Estado de sitio”…. aplaudiendo DIEZ minutos en algunos episodios. Le deseo todo lo mejor, desde Madrid, pero La Habana era mejor…. Si le interesa, mi e mail es adita2004@yandex.ru

  • Dmitri, la película ya la habían puesto por televisión al menos una vez. A mí tambien me gusta mucho. La tengo digital, por si la quieres. Saludos.

  • Solo puedo decir, excelente. Excelente film, excelente artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *