¿De quién es el hotel Habana Libre / Hilton?

Dmitri Prieto Samsónov

Paris Hilton y Fidel Castro Díaz-Balart en una fiesta habanera. Foto: AP

HAVANA TIMES — La publicación reciente de una foto donde aparecen juntos Fidel Castro Díaz-Balart y Paris Hilton, en contexto de la normalización inter-gubernamental entre EEUU y Cuba, levantó especulaciones sobre la posibilidad del retorno de la cadena hotelera Hilton a Cuba en el futuro próximo.

Habana Libre, el emblemático hotel del Vedado donde se hospedaron parte de los “barbudos” al arribar a La Habana en enero de 1959, se denominaba en aquel entonces Havana Hilton, y fue de los primeros que la empresa operó fuera de EEUU.

Quizás hoy muchos piensen que hay un interés por los antiguos propietarios de recuperar su negocio habanero.

Pero hay un problema.

La empresa Hilton no era la propietaria del actual Habana Libre; sólo lo administraba.

El Havana Hilton se construyó con el dinero de las cajas de retiro del Sindicato Cubano de Trabajadores de la Gastronomía. Y no con dinero robado de esas cajas: era un negocio legal en que el Sindicato invertía el dinero de las cuotas de retiro de sus trabajadores en la construcción de ese hotel, que –una vez en operación y siendo propiedad del Sindicato- generaría más dinero para pagar sus pensiones, bajo un contrato de administración firmado por la organización obrera con la empresa Hilton.

El Hotel Habana Libre. Foto: Elio Delgado Valdés

De manera que el Estado post-insurreccional no le expropió el hotel a “los americanos”, sino al propio sindicato cubano.

Esto coloca a la conjeturada relación de la Hilton con el gobierno cubano ante un dilema legal: la empresa podría alegar que para ella el titular legítimo -de esa propiedad que antes de su nacionalización administraba en La Habana- no es el Estado, sino el Sindicato con el que firmó el contrato para comenzar la explotación del hotel. El Sindicato, o sus sucesores legales.

De hecho, en Cuba ha existido un Sindicato de Trabajadores de la Gastronomía, el Comercio y los Servicios, que forma parte de la CTC oficial: probable sucesor legal de la entidad que firmó con la Hilton antes de 1959.

Esto puede parecer un aspecto más en la intrincada madeja de dificultades alrededor de la “normalización” de relaciones inter-estatales Cuba-EEUU, pero me parece que es un buen punto de partida para comenzar a debatir sobre el rol potencial de las organizaciones obreras, y en general sobre la defensa de los derechos de quienes trabajan, frente a las consecuencias de tal “normalización”.

 

 

 

 

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


14 thoughts on “¿De quién es el hotel Habana Libre / Hilton?

  • el 25 julio, 2017 a las 1:35 pm
    Permalink

    Muy buen articulo, detallado y con información que muy pocos manejamos.Es una pena que no respetamos la opinión ajena. No hay necesidad de agredir verbalmente la opinión que se deja escrita aqui, muchas veces me pregunto que ha pasado con nosotros los cubanos? Pero de igual forma la esencia es el artículo y es muy bueno, gracias por compartirlo!

  • el 21 octubre, 2016 a las 4:16 pm
    Permalink

    Qué gran farsa lo de Cuba. Vivo felizmente en Italia y en Cuba jamás pondré las patas. De allí salí esclavo en 1967 y en el 2016 soy un hombre libre y soberano con doble ciudadanía, italiana y americana y a mucha honra. Cubita os la regalo para que continuéis haciéndo de ella una vergüenza. Hasta Bolivia, país regido por un coprófago dispone de mayores riquezas.

  • el 12 octubre, 2016 a las 3:06 pm
    Permalink

    Me encanta que hayas sacado a la luz esta historia.El Hotel Hilton cuando lo volvi a ver despues de tantos anos me entristecio mucho,pero en el fondo tengo la esperanza de que algun dia vuelva a las manos del Sindicato y sus miembros.Graacias por tan buen artiuclo.

  • el 17 septiembre, 2015 a las 12:05 pm
    Permalink

    En ese hotel trabaja Reinaldo Castiñeira Rodríguez q es el padre de Gisel Castiñeira,residentes de Ciudad Habana entre Lincoln y Martí No 208.Necesito su correo electrónico por favor.

  • el 1 abril, 2015 a las 8:59 pm
    Permalink

    Muy interesante informacion

  • el 30 marzo, 2015 a las 11:49 am
    Permalink

    Me asombra tu capacidad deductiva, mira cuantas conclusiones has sacado al enterarte de que las cajas de retiro se usan en muchos lugares para invertir y a veces especular. Funcionan como un banco. Pero lo que me maravilla de tu ignorancia supina es que tampoco sabes que las cajas de retiro al entrar en esos negocios, tambien quiebran o tienen pérdidas, sin contar los defalcos, que dejan a esos “trabajadores con derechos” con una mano delante y una detrás y sin jubilación porque esa sociedad,como tu dices “sus grandes logros,sus grandes promesas,en fin a la sociedad real,agil,progresista que edificaba una cuba con todos y para el bien de todos en libertad” cuando eso pasa se desentiende del problema. Es una pena, que no leas a Cuevas, Fidel o Vitier, serías mas instruido y escribirías menos sandeces.

  • el 26 marzo, 2015 a las 2:15 pm
    Permalink

    Pensandolo bien podrian usar de nuevo ese modelo de geation a ver se le sacan aunque sea diez dolares al mes a cada jubilado.

  • el 26 marzo, 2015 a las 11:56 am
    Permalink

    Si solamente se hubieran robado las propiedades de los cubanos… pero no, nos quitaron la libertad, la familia, la dignidad y el tiempo (que ese si que no se recupera). Nada, tremendos ladrones. Es triste.

  • el 26 marzo, 2015 a las 9:46 am
    Permalink

    Interesante información ahora que se habla de la convivencia con “formas no estatales” de propiedad. Igual puede hacerse con los fondos actuales de la seguridad social si se contabilizaran en una institucion de ahorro separada del gran barril sin fondo que es la actual caja central del estado.

    Por ejemplo en Ecuador el instituto de seguridad social tiene su propio banco que hace crecer los fondos de las pensiones ofreciendo prestamos blandos para vivienda y consumo a los afiliados que por ley son todos los trabajores del país. También le presta al gobierno para sus gastos con intereses bajos.

  • el 26 marzo, 2015 a las 7:10 am
    Permalink

    me alegra mucho de que,al fin!!,los jovenes cubanos vayan abriendo la mente a la verdadera historia de cuba,donde todo no era explotacion,robo,peculado,donde los trabajadores no eran seres sin derechos.Abrir los ojos a la pasada sociedad,ver sus grandes errorers,sus grandes logros,sus grandes promesas,en fin a la sociedad real,agil,progresista que edificaba una cuba con todos y para el bien de todos en libertad.Dejar atras la Historia de Cuba del profesor cuevas,de fidel castro,de el vitier de “ese sol del mundo moral”vergonzoso,esa seria la senal del comienzo del fin.

  • el 25 marzo, 2015 a las 5:39 pm
    Permalink

    Se me asemeja a esas empresas que se poseen por acciones sin que haya una persona que posee el 51% de las acciones. De modo que los dueños eran los miembros en activo y retirados del Sindicato de los gastronómicos y no la familia Hilton.

    Como bien dices la CTC es parte orgánica del Estado cubano, por lo que una devolución no debería encontrar contratiempos. A menos que la rama gastronomica de la CTC no fuera la genuina sucesora del sindicato de los gastronomicos y sus retirados. Quizá el mismo Dmitri u otra persona conocedora de los pormenores pueda aclarar estas dudas.

    Lo que si queda claro es que la expropiación más que afectar a la familia Hilton afectó a los retirados del sindicato. Lo que me parece una gran ironía, dado el carácter socialista que el Estado Cubano se atribuía en aquel entonces.

  • el 25 marzo, 2015 a las 4:48 pm
    Permalink

    También lo desconchinflaron?

  • el 25 marzo, 2015 a las 1:05 pm
    Permalink

    Si es como tu dices no veo el problema ya que el sindicato de los trabajadores responde al gob no a los trabajadores sino al gob asi que el Habana Libre seguira siendo propiedad del gob

  • el 25 marzo, 2015 a las 12:01 pm
    Permalink

    Sea de quien sea, te lo regalo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *